Vencer la timidez

Hola queridos lectores, cómo han estado?

Te invito a dejar tu comentario, mencionando sobre qué tema te gustaría leer. Recuerda dejar tu nombre como quieres que aparezca en el articulo del cual seras mi fuente inspiradora.

Comenzamos este 2019 con el comentario de Cele:

“Si te parece bien, a mí me gustaría conocer tu opinión sobre cómo vencer la timidez para hacer el bien. Para mí que es una cuestión de práctica, ¿vos qué pensás? Sé que mucho tendrá que ver la personalidad de cada uno, pero a veces uno se queda algo retraído, porque tiene miedo de “imponer” su ayuda, o qué sé yo, esto siempre considerando que sean personas que uno no conoce. Por lo pronto te puedo decir que a mí me llena de alegría cada situación en la que algún desconocido me dio su buen ejemplo dándome su ayuda, de manera absolutamente espontánea. Pero es muy curioso, a mí se me genera como cierta inquietud al intentar acercarme al otro, más que nada porque no quiero quedar irrespetuosa. Qué sé yo, ¡me encantaría que sepan que lo hago con la mejor intención! “

Nos preguntamos cómo vencer la timidez para hacer el bien. ¿Cómo podemos ayudar al prójimo sin ser inoportunos o entrometidos? Pues bien, creo que primero es importante analizar la situación en la cual quisiéramos ayudar. Teniendo en cuenta la/as personas involucradas. Y qué consecuencias podría tener en nuestra persona, cuidando nuestra seguridad e integridad.

Por ejemplo, en mi país, Argentina, desgraciadamente hay mucha inseguridad. No quiero decir que siempre que vayamos a ayudar a alguien desconocido estemos con miedo que nos va a ocurrir algo malo. Pero es muy importante analizar la zona y el entorno donde te encuentras. Y si hay personas a las cuales puedas recurrir inmediatamente de tener algún inconveniente.

Ahora hablando de cuestiones mas cotidianas. Como ser quizás querer ayudar en una situación difícil a un compañero de escuela, de universidad, del trabajo. Aunque no conozcamos muy bien a esa persona. En ese caso, recomiendo ponernos en oración. Solo basta el deseo de corazón de querer ser instrumento de Dios para poder extender Su Amor al prójimo. El Señor iluminará tu voluntad y tu entendimiento y te mostrará la mejor y mas adecuada forma para poder asistir en esa ocasión.

Por otro lado, siempre tendremos presente que contamos con la asistencia y protección de nuestro ángel guardián. Recuerdo ocasiones en donde por la inocencia de ser una niña tan buena e ingenua, me encontré en situaciones que podían ser peligrosas para mi integridad física. Y realmente sentí la protección de mi ángel guardián y de nuestro Señor a través suyo.

Volviendo al tema, los animo a expresar su generosidad, solidaridad, bondad en aquellos lugares y situaciones donde su corazón les indique necesario y adecuado.

Y en el caso que esa persona lo tome a mal, que es lo peor que puede pasar? que se ofenda? que responda con enojo? Pues bien, el recurso del habla nos los ha dado el Señor para que podamos utilizarlo en estas ocasiones también. Encuentra el momento adecuado para poder decirle a esa persona que no era tu intención incomodarla ni ponerla en ninguna situación de malestar. Que lo que querías era ayudarla, asistirla, con la mejor de las intenciones. Discúlpate si es necesario. Casi siempre, todas las personas responden de muy buen modo cuando observan que la ofensa que ellos han interpretado no es mal que un malentendido.

En conclusión, seamos luz en el mundo. Seres generosos, solidarios, que podamos transmitir amor y bondad con nuestras palabras y acciones. Ese es el verdadero sentido de la vida. Sé el cambio que quieres ver en el mundo!

Los quiero! Abrazo enorme!

La autora: Marilyn . Inspirada en el comentario de Cele 🙂

Recomenzar

Hola queridos lectores, cómo han estado?

He leído todos los comentarios que me han dejado, y es emocionante saber que de tantos países me han escrito para alentarme y que esperan que continúe escribiendo. En este tiempo de ausencia he visto que me han escrito desde diversos países como ser: Rumania, Estados Unidos, República Checa, Chile, Puerto Rico, Brasil, Argentina, entre otros.

Creo que a veces nos disminuimos tanto que pensamos que no somos capaces de poder transmitir la fe, el amor, la Palabra del Señor… por ser un/a joven común con una vida cotidiana estándar. Estudiar, trabajar, reuniones con familia y amigos…. todas las actividades que hacemos normalmente, y va pasando,,,, Te preguntaras: ¿Que va pasando?.. el tiempo….

Pensamos que no podemos dar nada bueno a los demás, porque vemos que nos cuesta aún con nosotros mismos. Caemos en la desesperación, el orgullo, el miedo, la angustia. Y es un circulo vicioso que parece estar persiguiéndonos como un cazador a su presa.

Nos adornamos con palabras bonitas para predicar, pero en la vida cotidiana no podemos amar al prójimo con un amor a semejanza de nuestro Señor. Hablamos de fe, de amor, de servicio, pero queda en palabras. Sentimos que nuestros actos no hacen honor a lo que nuestro corazón siente y desea hacer. Nos sentimos encerrados en una vida que no deja de ser “estándar”.

Y eso es porque tenemos miedo. No nos animamos a salir del molde de la sociedad. Queremos encajar a toda costa en modelos de belleza, de consumismo, de eterna juventud, de falsa “diversión”. Cuando en realidad todo lo que nos trae es tristeza y un vacío enorme en nuestro interior. Que ningún divertimento mundano puede llenar.

Al fin y al cabo, todo lo que queremos es sentirnos amados, y poder amar.

Muy felices fiestas y año nuevo ! Los quiero! Marilyn

PD. Los invito a comentar sobre qué temas les gustaría que escriba. Y como siempre, son bienvenidos a dejar sus mensajes, les responderé a todos 🙂

Hablar mal del prójimo

Hola queridos lectores, cómo han estado? Espero muy bien!

Hoy me gustaría compartir con ustedes este tema tan común en nuestras vidas.

5

En nuestro lugar de trabajo, de estudio, con nuestro grupo de amigos, conocidos, hasta incluso con miembros de nuestra familia. Siempre encontramos a una persona que no nos cae bien, que nos molesta su sola presencia y cada comentario que dice nos fastidia de una forma tan profunda, que hasta nos ponemos nerviosos!. Perdemos nuestro estado de armonía una vez más….

7

Lo primero que queremos hacer es hablar con alguien de forma negativa sobre esa persona, juntarnos para decir: “viste esa persona? que molesta que es!”, “viste lo que acaba de decir? que fastidioso que es!”, “viste cómo se vino vestido, qué ridículo!” Y en ese momento, creo que no estamos ayudando a nadie y nos estamos perjudicando. Generamos un ambiente tenso, de falsedad y comentarios insanos que empiezan a recorrer el ambiente donde estamos.

Pero sobre todo, nos hacemos mal a nosotros mismos al no poner en práctica el mandamiento “amarás a tu prójimo como a ti mismo“. Y eso incluye también a las personas que no nos caen muy bien, a quienes tenemos mas dificultad para poder entablar una buena relación o tener temas en común. A quienes por su forma de ser, de expresarse, de vivir, los solemos hacer de lado o reaccionar de forma hostil a sus comentarios. Y así es como empezamos a tener el habito de hablar de forma negativa de los demás.

 

Te propongo que si nos dicen algo negativo de otra persona, en vez de seguir en esa conversación tóxica, podríamos mencionar algo positivo de ella/él. Aún si nos cuesta encontrar ese aspecto bonito en él/ella. Pienso que todos tenemos algo por más pequeño que sea para ser destacado. Y si realmente no lo encuentras o no se te ocurre, tal vez lo mejor sea cambiar la perspectiva con la que estas analizando a esa persona, en vez de verla como alguien que reacciona de forma negativa simplemente porque es así, podríamos pensar qué le habrá pasado en su vida para ser así, que situaciones habrá vivido para comportarse de esa forma hoy en día. Y cambiando la mirada sobre él, serás compasivo y podrás verlo de forma distinta.

Ojo! No se trata de justificar y avalar comportamientos pensando que tiene que ver con las vivencias que pasó esa persona. Por supuesto, no tenemos que dejar que nadie nos maltrate ni se dirija a nosotros de forma hostil. Lo que me refiero es, en vez de llenarnos de odio y resentimiento ante esa situación, poder cambiar el foco, y poder mirarlo desde otro lugar. Un lugar donde no nos hará daño a nosotros ni al resto. Al contrario, con nuestro accionar podremos ser ejemplo para los demás también.

9

Te animo a poner en practica esta nueva forma de reaccionar ante quienes te generan molestia o fastidio. Evitar hacer malos comentarios sobre ellos, tratar de decir algo positivo en reemplazo. Y si no es posible, cambiar la mirada, y verlos desde un lugar compansivo y de perdón. Sabiendo que quizás en su vida atravesó por momentos difíciles que lo hacen actuar de esa forma. Igualmente recuerda, no dejemos que nadie nos maltrate de ninguna forma! Somos dignos hijos de Dios, nuestro Padre Celestial nos ama infinitamente con un Amor enorme, y quiere que seamos amados y amemos de la misma forma también. Ánimo y a seguir! Amen!

Un abrazo!

La autora: Marilyn

La humildad

Hola queridos lectores,

Hoy quiero presentarles a una joven cantante católica de Argentina, mi país. Se llama Athenas Venica. Pueden encontrar sus canciones y videos en youtube. Les comparto una de ellas que me parece muy inspiradora y tuve el privilegio de escucharla en vivo hoy.

 

Les cuento que hoy tuve la gracia de encontrarla en un grupo de oración al que asistí. Ella estaba como participante también, junto a su marido (que también es un joven músico católico y viajan juntos en sus conciertos por el mundo). Incluso han tocado en la Jornada Mundial de la Juventud en Rio de Janeiro donde asistió el Papa Francisco. Es decir, se puede afirmar que Athenas cuenta con la admiración de muchos, incluyéndome.

Pero lo importante y que me parece destacable para compartir, es la actitud que vi en ella el día de hoy junto a su marido. Estaban sentados atrás de todo, en el último asiento de la Parroquia. Me imagino que ellos acostumbran a asistir y brindar conciertos en grandes e importantes Iglesias y locaciones magnificas. Y estaban allí, en una pequeña Parroquia de barrio, sin mas ornamento que la presencia de Dios allí en el Santísimo expuesto en el Altar. Y ahí es donde me di cuenta que eso es realmente lo que importa, pueden asistir a maravillosas Iglesias y lugares con multitudes siguiéndolos, pero el centro es Dios. Y me pareció hermoso ver como personas tan conocidas como ellos, aún conservan esa humildad característica de fieles seguidores del Señor. No han perdido su foco de servicio, y eso llenó mi corazón de emoción y admiración.

Considero que son un ejemplo a seguir, como jóvenes de fe y como matrimonio también. Seguramente ellos han pasado por momentos difíciles y obstáculos en la vida como cualquier persona los pasa. Pero me parece hermoso como dedican su vida y su matrimonio a servir al Señor, dándolo a conocer mediante sus talentos, que en este caso es la música y el canto. Eso me hizo reflexionar que nosotros también podríamos poner nuestros talentos al servicio del Reino de Dios. Volver a nuestro foco, que es darlo a conocer al Señor, desde el lugar en el que estemos, desde nuestra pequeña contribución. Cumplir nuestra misión en la vida, según Su Voluntad. No distraernos con cuestiones humanas y superficiales, sino centrarnos en Dios, esa parte espiritual y mística tan importante hoy día donde hay tanto vacío existencial.

En el momento de Adoración, verla allí arrodillada, con tanta entrega, tanta emoción con los brazos en alto alabando al Señor, con su corporalidad, su canto, su música. Tocando la guitarra que le ofrecieron, con un gesto de humildad impresionante, allí atrás de todos, sin querer llamar la atención. Fue emocionante para mi y un privilegio realmente poder presenciar su canto en vivo y en directo. Allí es donde experimenté y me di cuenta los hermosos regalos que el Señor me da en la vida. Y estoy segura que en tu vida también te ofrece esos regalos, pero no te detienes a observarlos, a disfrutarlos, a agradecerlos. Yo todos los días comienzo mi jornada, caminando hacia el trabajo, agradeciendo al Señor por un nuevo día que inicia, por tener un trabajo digno y sano, con personas buenas, por tener un amor, una familia, amigos. Por tener salud, y las comodidades esenciales que son comunes para nosotros pero cuánta gente no tiene acceso a cubrir esas cuestiones básicas como ser agua, luz, gas. Cuestiones que pasamos por alto porque estamos acostumbrados, y aquí es donde aplica la frase “sabes lo que tienes cuando lo pierdes”. No esperemos a perderlas para valorarlas, a esas situaciones de privilegio, esos regalos del Señor en nuestra vida. Desde lo más pequeño hasta lo mas grande. Desde el poder respirar, caminar, comunciarnos, ver, etc.

El tema del grupo este día era la Humildad. Y creo que haber visto a Athenas allí fue un claro ejemplo de esa bella virtud. Oremos por que ella y todas las personas dedicadas a extender la Palabra de Dios al mundo, puedan encontrar siempre la Fortaleza necesaria.

Los animo queridos hermanos a poder ser ejemplos para los demás. Que nuestro actuar y nuestras palabras sean siempre a consciencia, sabiendo que los que nos ven se pueden sentir inspirados por el ejemplo que les damos. Y de esa forma podemos ser dignos instrumentos del Señor en el mundo. Animo! Y a seguir!

PD.: Al finalizar la oración me acerque a Athenas y le entregué en un papelito la dirección de mi Blog. La invité a visitarlo. Y si es de su agrado, me encantaría que me ayude a difundirlo también, para la gloria del Señor. Amen! 

Los quiero! Saludos desde Argentina!

La autora: Marilyn

El compromiso

Hola queridos lectores,

Hoy me gustaría reflexionar con ustedes acerca del compromiso. Qué opinan acerca de este tema? Muchos piensan que es algo anticuado, ya pasado de moda. Sin embargo, he visto parejas que se han comprometido y me parece muy bonito realmente.

man in black long sleeved shirt and woman in black dress

El compromiso como gesto de amor 

En mi país, Argentina, se suele usar que el novio entregue a la novia un anillo plateado de compromiso como muestra de amor y deseo de casarse con ella. Generalmente se fija una fecha de boda luego de ese acto.  Algunos piensan que si no se tiene una fecha de boda entonces es innecesario. A mi me parece bonito ese gesto, aún sin tener una fecha.

Pienso que el tema de las parejas es complejo, más hoy en día donde hay tanta exposición en los medios de libertinaje, descontrol y falsa “diversión”. Además, actualmente hay mucha liviandad entre las personas, es decir, el pre concepto de lo temporal, lo “del momento”. Esas actitudes creo que siguen fomentando una realidad en donde vemos parejas de novios que están juntos hace años pero no toman el siguiente paso de comprometerse para casarse luego.

Además, considero que el hecho de querer casarse es un acto de mucha valentía. Puesto que la boda por Iglesia significa una unión para siempre, hasta que la muerte los separe, frente al mismo Dios como testigo de esa promesa.

En mi país, se acostumbra primero casarse por civil (legal) y luego por Iglesia (religión). Para luego realizar un festejo, en la medida de las posibilidades de cada pareja, que consiste en reunir a los seres queridos (familia, amigos) y disfrutar de una noche de banquete y baile.

Creo que desde pequeñas, soñamos con el príncipe azul que viene en un caballo blanco a llamarnos desde la pradera fijando su vista en lo alto, en la torre donde nos encontramos encerradas. Viene a rescatarnos y a proponernos matrimonio para vivir felices por siempre en el castillo encantado. Creo que esas imágenes perjudican mas de lo que benefician, porque si bien es lindo creer y soñar a ese príncipe azul que nos vendrá a rescatar, creo que nosotras mismas debemos ser quienes nos rescatemos y nos amemos de tal forma que nuestra felicidad no depende de otra persona sino de nosotras mismas.

Colocar  las expectativas de nuestra propia felicidad en otra persona no creo que sea la forma adecuada para poder lograr el objetivo que buscamos. Si usamos a otra persona como bastón y algún día se va, quedamos sin poder  caminar. Nunca hemos aprendido a poder trasladarnos por nuestros propios medios. Por lo que, mas que buscar apoyo y aprobación de una pareja, creo que debemos trabajar en nosotros mismos, para poder ser quienes nos alentemos y nos amemos de tal forma que no “necesitamos” a la otra persona para poder ser felices y plenos, sino que “elegimos” a la otra persona para que nos complemente y aliente en la vida.

Por eso, querido hermano/a, si estás en pareja, te aliento a que tengan momentos de conversación sincera y abierta en cuanto a qué espera y que piensa cada uno de esa relación. Conocer las expectativas puede ayudarnos a analizar qué es lo que queremos nosotros realmente y si compatibilizamos con el otro o no.

Hace poco, conocí a un matrimonio de hace muchos años de casados, que ayudan juntos en la coordinación de un grupo de oración al que asisto. Cuando les dije que me parece que ellos son un ejemplo de matrimonio en fe, la señora me respondió “tenemos nuestras diferencias, como toda pareja, pero siempre digo que nuestro matrimonio es de tres: él, yo y Dios en medio”. 

Confíen en Dios. Apóyense en El en momentos de dificultad. Sepan que nada es imposible par El. Todo lo podrán superar siempre que haya amor, respeto y fe. 

Amen!!

La autora: Marilyn

Pentecostés: ¿Qué significa?

Hola queridos lectores, cómo han estado?

Como sabrán, hoy se celebra el día de Pentecostés. En este día, recordamos el momento en el cual los discípulos se encontraban reunidos encerrados, atemorizados, temían tener la misma suerte que Su Maestro. Pero fueron llenos del Espíritu Santo, el Señor les concedió una fortaleza y valentía enorme para poder salir y ser auténticos portadores de la Buena Nueva. Con esa fuerza interior, esa Paz que los colmó se sintieron seguros y confiados para salir al mundo y continuar la Obra del Señor. Repasemos juntos el pasaje bíblico al respecto:

“Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en el mismo lugar. De repente vino del cielo un ruido, como de una violenta ráfaga de viento, que llenó toda la casa donde estaban, y aparecieron unas lenguas como de fuego que se repartieron y fueron posándose sobre cada uno de ellos. Todos quedaron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía que se expresaran (…) y cada uno los oía hablar en su propia lengua. Todos quedaron muy desconcertados.” (Hecho de los Apóstoles 2, 1-6)

Si bien, siempre ha sido representada con figuras tales como una paloma, brisa suave o fuego, en realidad no dejan de ser meras representaciones. En verdad, el Espíritu Santo es Dios. Sabemos que según dogma de fe, Dios es Trino, es decir, tiene tres “personalidades”: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Es uno de los misterios mas difíciles de poder llegar a razonar con la lógica humana limitada con la que contamos. Una vez en un retiro espiritual al que asistí, nos explicaron este Misterio de una forma muy amena y comprensible, que deseo compartir con ustedes en este momento. Así como nosotros tenemos tres “partes” en nuestro ser: mente, cuerpo y alma, Dios también: mente (Padre), cuerpo (Hijo) y Espíritu Santo (alma).

Es así como cuando entregamos nuestro corazón en una oración sincera y de real apertura al poder renovador de Dios, podemos experimentar en nuestro ser Su Presencia. Mas allá de las sensaciones físicas que podamos tener (calor, frío, etc), lo realmente importante son los frutos que deja en nosotros recibir la Presencia Divina en nuestro ser (Paz, Gozo, Tranquilidad, Alegría, Confianza, etc). Así como nosotros lo podemos recibir si tenemos un corazón dispuesto y abierto a dejar actuar la Gracia del Señor, de la misma manera lo recibieron esos discípulos temerosos y escondidos en esa época lejana de la que relata la Sagrada Escritura.

Hoy en día, nosotros somos esos Discípulos atemorizados y encerrados en nuestras casas. Deprimidos, tristes, angustiados con los vaivenes de la vida. Con dudas, incertidumbres, planes que hacemos pero no sabemos si se podrán concretar. Discusiones entre nuestros seres queridos, familias, amistades. Falta de confianza, de amor propio. Falta de seguridad y valentía.

Hoy te vengo a decir que te animes! que el Espíritu Santo ha llegado a tu vida! y si le abres tu corazón en actitud humilde y receptora, podrás experimentar lo mismo que aquellos discípulos de los que habla el Evangelio. Y ya no tendrás mas miedos ni inseguridades, porque muy en el fondo de tu ser, sabrás que el Señor esta dentro de Ti. Que con Su Espíritu te ha colmado de Su Fortaleza y Seguridad, que ha inundado tu Ser de una Paz indescriptible, que ha aliviado tu mente y tus pensamientos, que puedes experimentar como tu ser reposa sobre Su Presencia.

Entregas en El todas tus preocupaciones  y temores. Sal y sé Luz, eres un digno discípulo del Señor, y ya tienes la Fortaleza y la Valentía para poder extender su Paz y Amor al mundo, con tus gestos, acciones, palabras. Para que puedas ser una Luz en la Oscuridad, un Faro en medio de la nostalgia, envión para ti mismo y para los que te rodean. Te animo a salir con la frente en alto y la seguridad plena que Dios Espíritu Santo te cuida y te proeje de todo mal y te inunda de Su Amor para poder seguir. No te rindas! Amen! 

Autora: Marilyn.

El matrimonio

“… el Creador al principio los hizo hombre y mujer y dijo: el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá con su mujer, y serán los dos una sola carne…” (Mt 19, 4-5)

¿De qué se trata?

El matrimonio se define como la alianza por la cual, -el hombre y la mujer- se unen libremente para toda la vida con el fin de ayudarse mutuamente, procrear y educar a los hijos. Esta unión basada en el amor estando bendecida por Dios, hace que el vínculo conyugal sea para toda la vida. Nadie puede romper ese vínculo. (Cfr. CIC can. 1055).

Se caracteriza por ser fiel, unido, total, indisoluble y fecundo. Es decir, ambos deben luchar diariamente por buscar vivir unidos en su corazón, en su mente y en su cuerpo. Y amar al cónyuge en su totalidad, con sus defectos y cualidades, en todas las circunstancias, en lo próspero y en lo adverso, en la salud y la enfermedad.

¿Dónde se celebra?

El matrimonio entre dos fieles católicos se celebra – normalmente – dentro de la Santa Misa. En la Eucaristía se celebra el memorial de la Nueva Alianza, en la que Cristo se unió a su esposa, la Iglesia, por la cual se entregó. Debe de celebrarse ante un sacerdote o un diácono.

¿Qué hay sobre la separación y el divorcio? 

*Separación: Es la interrupción de la convivencia matrimonial. Es decir, viven en casas distintas y hacen vidas separadas. Sin embargo, esto no significa que haya desaparecido el vínculo matrimonial, los cónyuges siguen casados y no pueden contraer un nuevo matrimonio. Puede que la causa de la separación cese y la convivencia se restablezca. (CIC. no. 1152).

*Divorcio: Hay ocasiones en que la pareja se ve obligada al divorcio civil, como medio de protección de los cónyuges y de los hijos, tales como: el cuidado de los hijos, el sostén económico, la separación de los bienes. En estos casos en que el divorcio ayuda legalmente, la Iglesia no se opone. Pero, es importante destacar que aún divorciados legalmente siguen casados delante de Dios y de la Iglesia, hasta la muerte de uno de los dos. Por eso mismo, el casarse con una persona divorciada es un pecado (adulterio), puesto que esa persona tiene todavía un legítimo esposo/a.

¿Qué hay sobre el matrimonio civil? 

El matrimonio civil es el que se contrae ante la autoridad civil. Este matrimonio no es válido para los católicos, el único matrimonio válido entre bautizados es el sacramental. En ocasiones es necesario contraerlo porque es útil en cuanto sus efectos legales. Los católicos casados únicamente por lo civil, deben casarse por la Iglesia.

 

Autora: Marilyn. Fuente: catholic.net seccion “El Sacramento del Matrimonio”