El Jazmín

MI   FLOR    FAVORITA


Por su pureza,

por su fresco aroma,

por su delicadeza,

por su belleza,

es mi favorita.

Características

El Jazmín es de origen árabe, aunque pronto fue extendido por Europa.

La mayoría son blancas, excepto algunas especies que son  amarillas.

Sus valores más apreciados son la belleza de su flor y su aroma, por lo que es utilizado para la fabricación de perfumes.

Los especialistas definen el aroma del Jazmín como floral, cálido y especiado.

Significado de la flor jazmín

Es una flor muy apreciada en la India y es símbolo de amor. Se usa para las guirnaldas nupciales.

En China, el jazmín es emblema de la belleza, y en el cristianismo, de felicidad.

Marilyn

Anuncios

No te desanimes mujer.


Que nadie haya sido tan afortunado de descubrir lo valioso de ti, lo que tú eres, no significa que brilles menos.

Que nadie se haya presentado aún para compartir tu vida, no implica que ese día esté lejos.

Que nadie haya notado los avances en tu vida, no te da permiso para detenerte.

Que nadie se haya dado cuenta de la hermosa mujer que tú eres, no significa que no seas apreciada.

Que nadie haya venido a alejar la soledad con su amor, no significa que debas conformarte con lo que sea.

Que nadie te haya amado con esa clase de amor que has soñado, no significa que tengas que conformarte con menos.

Que aún no hayas recogido las mejores cosas de la vida, no significa que la vida sea injusta.

Que Dios está pensando un hermoso príncipe para ti, no significa que tú no seas ya una reina.

Sólo porque tu situación no parece estar progresando por ahora, no significa que necesites cambiar algo.

Sigue brillando, sigue corriendo, sigue esperando, sigue viviendo, sigue exactamente como ya tú eres: ¡Una Mujer Completa!

(Autor Anónimo)

Cómo es el amor?

“EL AMOR ES PACIENTE Y MUESTRA COMPRENSIÓN.

EL AMOR NO TIENE CELOS, NO APARENTA NI SE INFLA.

NO ACTÚA CON BAJEZA NI BUSCA SU PROPIO INTERÉS,

NO SE DEJA LLEVAR POR LA IRA Y OLVIDA LO MALO.

NO SE ALEGRA DE LO INJUSTO,

SINO QUE SE GOZA EN LA VERDAD.

PERDURA A PESAR DE TODO,

LO CREE TODO,

LO ESPERA TODO,

LO SOPORTA TODO. (1 Cor 13, 4-8)



Pureza

Mientras más pura y respetuosa sea tu conducta en el noviazgo, mayores serán las garantías que llevarás al altar, de un matrimonio indisoluble, tranquilo y amoroso.

Algunas veces las chicas ceden ante las exigencias inmorales del hombre a quien aman, no se atreven a resistirle. Por miedo a perderlo, o por no llevarle la contra, llegan más allá de donde su conciencia cristiana les permite. Y después resulta que todo sale mal.

En muchos casos los chicos eligen a una chica en vez que a otra, atraídos precisamente por la pureza que en ella observaron.

La chica fácil resulta vulgar. Chicas así se encuentran en todas partes. Cuando el hombre que vale se enamora, lo hace de una mujer excepcional, que sale de lo corriente, de auténticos valores, sobre todo espirituales, y no de una cualquiera. Lo vulgar no enamora a nadie que tenga buen gusto.

¿Quieres cualidades femeninas que cautiven a los chicos? La sencillez, el encanto, la sonrisa, la delicadeza, la amabilidad, la servicialidad, la dulzura, unidas todas a una sólida piedad y a una pureza intachable.

Es verdad que en el momento de la tentación están fuera de sí, y piden cosas que serenos jamás pedirían. Pero cuando pasa el torbellino, ellos mismos se averguenzan de haber estado así.

El hombre que pide libertades impropias a una mujer antes de la boda, puede hacerlo porque desea con violencia, con pasión desenfrenada, pero no la ama bastante para protejerla contra el animal que hay en la propia naturaleza masculina.

Quien te ame únicamente podrá cegarse en un momento de pasión, pero al chocar con tu rectitud intransigente, reconoce su falta, te pide perdón y se siente orgulloso de tu virtud.

Si Dios pide pureza a las chicas, no es por puro capricho; sino porque es necesario para la felicidad de su matrimonio.

Hay que saber mantener el instinto frenado. El soltero tiene que guardar pureza.

La delicadeza y la ternura son dos de los más importantes componentes del matrimonio. Si faltan antes del matrimonio, no es probable que aparezcan después, y sin ellas el  matrimonio puede acabar en desastre.

(Fuente: texto escrito por sacerdote cristiano, en  web: catholic.net)



“Todo me está permitido, pero no todo me conviene.” (1Cor 6, 12)

“… la mujer soltera y la joven sin casar se preocupan del servicio del Señor y de ser santas en su cuerpo y en su espíritu.” (1 Cor 7, 34)

Mi vida es de Dios

Te entrego toda mi vida Dios

Te entrego todo lo que soy

Te entrego todo… mi mente, mi cuerpo, mi espíritu,

soy tuya, haz de mí lo que Tú quieras,

que sea tu Voluntad en mi,

úsame como un instrumento tuyo,

aunque sea un instrumento  impuro, pequeño a tus ojos,

hasta un pequeño tornillo sirve para una gran maquinaria…

Te entrego mis ojos, para que no vean cosas impuras

Te entrego mis oídos, para que escuchen sólo palabras de alabanza a Ti

Te entrego mi boca, para haga conocerte

Te entrego mis manos, para que trabajen para Ti

Te entrego mis pies, para que caminen a dónde Tú quieras para hacérte conocer

Te entrego mi corazón, para que vivas siempre en el,

te entrego mi cuerpo, para que sea tu Templo, y como tal lo cuide y respete

te entrego mi mente, para que sólo haya pensamientos puros, que me lleven a Ti

Te entrego todo, porque todo es tuyo….

Autora: Marilyn


“¿No saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo que han recibido de Dios y que está en ustedes? Ya no se pretenecen a sí mismos… Procuren, pues, que sus cuerpos sirvan a la gloria de Dios” (1 Cor 6, 19-20)

Santidad

“Si han aceptado la fe, no se dejen arrastrar ya por sus pasiones como lo hacían antes, cuando no sabían. Si es santo el que los llamó también ustedes han de ser santos en toda su conducta, según dice la Escritura: Serán santos, porque yo soy santo.” (1 Pedro, 13-16)

¿YO ESTOY LLAMADO A SER SANTO?

Si, todos estamos llamados a ser Santos. Tu me dirás ¿yo santo? ¡eso no es posible!      ¡yo soy un pecador! ¡esa palabra me queda grande!. Pero no es así, los santos fueron personas ordinarias, que por su forma de vivir se conviertieron en extraordinarias. Los santos eran persones comunes, como nosotros, que le dijeron “SI” a Dios. Que entregaron toda su vida a El, y dejaron que El los guíe y los utilice según su voluntad.

Hay santos niños, como Santa Teresita, hay santos que estuvieron casados. Hasta hay santos que antes de serlo como San Agustin, que se dejaba llevar ciegamente por las pasiones humanas y mundanas, y seguía abiertamente los impulsos de su espíritu sensual y mujeriego, hasta que se convirtió profundamente.

Estamos llamados a ser Santos en nuestra conducta. En todas partes: en el trabajo, en tu casa, con tus amigos.

Me dirán: ¡es muy dificil! ¿REALMENTE SE PUEDE HACER?

Si, se puede, con la ayuda de un corazón con deseos de pureza, con deseos de seguirlo a El, de decirle “Si”, con la ayuda del arrepentimiento, la Confesión, la Comunión, la oración, los sacramentos, la Escritura y las buenas obras—amor, fe y esperanza.

Me dirás: ¿ES VERDADERAMENTE PARA MI?

Sí, la santidad es para ti. No es para personas especialmente elegidas. La santidad es para la gente común y corriente que realizan con gozo la voluntad de Dios, en fe y en verdad.

Me preguntarás ¿QUÉ PUEDO HACER?

“…Fijénse en todo lo que encuentren de verdadero, noble, justo y limpio: en todo lo que es fraternal y hermoso, en todos los valores morales que merecen alabanza.” (Fil 4,8)

Sé fiel a tu estado de vida, seas casado, soltero, religioso o estudiante.

Sé fiel a tu Iglesia. A las creencias, a los sacramentos que son fuente de gracia, a los mandamientos, a las enseñanzas de La Biblia. En definitiva, sé fiel a Dios.

Digamos “SI” a Dios, vivamos según su voluntad, evitemos  las tentaciones. Teniendo como refugio la fe. Evitemos a personas que nos alejan de nuestro propósito de santidad, estemos junto a personas que nos inspiran pureza y bondad. Empieza hoy….


“La pureza del alma se refleja en los ojos de las personas .El espejo maravilloso del ser humano”

Marilyn

Dios es mi Refugio


Yo te amo, Señor, mi fuerza,

El Señor es mi roca y mi fortaleza;

es mi libertador y es mi Dios,

es la roca que me da seguridad;

es mi escudo y me da la victoria. (Salmo 18, 2-3)

Las aguas de la muerte me envolvían,

los torrentes devastadores me aterraban;

las redes de la muerte me cercaban,

ante mí estaban tendidas trampas mortales.

En mi angustia yo invoqué al Señor,

y clamé a mi Dios.

Mi clamor llegó hasta sus oídos

y desde su Templo oyó mi voz. (Salmo 18, 5-7)

Desde lo alto su mano me tomó,

y me rescató de las aguas profundas.

Me libró de enemigos poderosos,

de enemigos más fuertes que yo. (Salmo 18, 17-18)

Tú me das tu escudo de salvación,

tu mano me sostiene,… (Salmo 18, 36)

¡Viva el Señor!

¡Bendita sea mi Roca!

¡Ensalzado sea el Dios que me salva! (Salmo 18, 47)


Dios es mi Refugio en tiempos de tormenta,,, ya estaría “ahogada” si no fuera por El,,, me sostiene, me cuida, me proteje. En momentos de tempestad El me refugia en sus manos, estoy a salvo con El, nada temo, porque El es mi Guardián, mi Protector,,, como dice La Biblia en el salmo 90, aunque caigan mil hombres a mi lado y diez mil a mi derecha, yo estaré fuera de peligro, porque Su lealtad es mi escudo y armadura.

¡Gracias Dios por tu Protección!

Marilyn