¿Qué es la Jornada Mundial de la Juventud?

¿Qué es?

Es un gran evento religioso y cultural organizado por la Iglesia Católica que reúne a la juventud de todo el mundo.

¿Cuál es el lema?

Cambian en cada evento. En esta oportunidad es:

“Arraigados y edificados en Cristo, firmes en la Fe” (San Pablo)

¿Cada cuánto se realiza?

La Jornada Mundial de la Juventud se realiza anualmente en cada diócesis del mundo el día de Domingo de Ramos , con una ceremonia principal en el Vaticano.

Sin embargo, cada dos o tres años, se realiza un gran encuentro internacional realizado en una ciudad sede. Esta ceremonia es presidida por el Papa. Este último encuentro, de varios días de duración, es el que se asocia habitualmente con el nombre de Jornada Mundial de la Juventud.

¿ Dónde se hace?      ¿Cuándo?

En esta ocasión se celebrará en Madrid, del 16 al 21 de agosto de 2011.

¿Para qué se celebra?

Se celebra para compartir con todo el mundo la ilusión de muchos jóvenes que queremos comprometernos con Dios y con los demás.

¿Por qué me puede interesar?

Porque puede suponer un gran estímulo para tu vida cristiana y una oportunidad de vivir en primera persona la universalidad de la Iglesia.

¿Quienes van?

Más de 2 millones de jóvenes de más de 170 nacionalidades diferentes que comparten tus mismas inquietudes y aspiraciones.

Contará con la presencia del Papa Benedicto XVI.

¿Es un encuentro sólo para católicos?

No, es un acontecimiento abierto a todos los jóvenes que quieran compartir un encuentro festivo en torno a Dios.

¿Cómo surgió?

En 1984 durante el papado de Juan Pablo II para incentivar la participación juvenil en la Iglesia.

Fuente (pág web oficial de la Jornada Mundial de la Juventud 2011)

Soñar despiertos

A veces, “soñamos despiertos” ,  imaginamos situaciones, nos imaginamos con personas, lo que queremos hacer y no nos animamos en la vida real, nos vemos en nuestra mente cómo nosotros queremos, no hay límites.

Pero eso trae un problema porque después nos gusta tanto eso, que siempre lo hacemos y teminamos viviendo en un mundo de imaginación, cerramos los ojos y ahí tenemos todo un espacio para crear e imaginar situaciones a nuestro gusto. Y dejamos de lado la realidad.

Deberíamos tratar de poner en la realidad nuestros deseos, siempre que sea acorde a la moral de la religión, sin pasar los limites del sentido común y la prudencia.

Además, estamos  fomentamos los llamados “sentimientos autocreados”, que son emociones que surgen en nosotros a raíz de lo que imaginamos, y de ésta forma nuestro sentimiento por otra persona puede aumentar o decrecer como consecuencia de ésta imaginación.


No es lo mismo soñar lo que queremos vivir, que vivir lo que soñamos.

Autora: Marilyn