Impureza

Lo siguiente son palabras dichas por Jesús:

“¿No comprenden que nada de lo que entra de fuera de una persona puede hacerla impura?…Lo que hace impura a la persona es lo que ha salido de su propio corazón: de ahí proceden la inmoralidad sexual,…, infidelidad matrimonial, codicia, maldad, vida viciosa, envidia, injuria, orgullo y falta de sentido moral, todas estas maldades salen de dentro y hacen impura a la persona” (Mc 7, 18-23)

…………………………………………………………………………………………………


¿Conclusión?

La inmoralidad sexual y otras impurezas proceden del corazón. No provienen de afuera.

Si nuestro corazón está lleno de Dios, no puede salir de nosotros esas impurezas. Debemos buscar llenar nuestro corazón de Dios para que salgan cosas buenas: bondad, sentido de la moral, prudencia, amor, etc.

 

¿Cómo lleno mi corazón de Dios?

Con oración, lectura de Su Palabra, Sacramentos. En definitiva, lo lleno con su Amor.

Tiene 103 años, pasó 84 encerrada en un convento y ahora sale para ver al Papa

Sor Teresita tiene 103 años y entró a los 19 al convento de Buenafuente del Sistal, del que solo salió unos días durante la guerra civil española. El viernes será recibida por Benedicto en Madrid.


Después de pasar en un convento los últimos 84 años, una monja española saldrá brevemente del claustro para ver al papa Benedicto XVI en Madrid durante la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) que arranca hoy en la capital española.

Sor Teresita tiene 103 años, nació en Valeria, e ingresó al convento de Buenafuente del Sistal, algo más de cien kilómetros al noreste de Madrid, en la provincia de Guadalajara, a los 19 años. Entró allí el mismo día en que nació Joseph Ratzinger, el Papa Benedicto XVI, el 16 de abril de 1927.

Ahora, tras 84 años, abandonará el claustro -del que solo había salido unos días durante la Guerra Civil española (1936-1939)- para encontrarse con el Papa, que el viernes recibirá a Sor Teresita y a otras religiosas.

“Dice que piensa ir todo el camino con los ojos cerrados para que nada la distraiga”, dijo a la agencia AFP la abadesa del convento.

Entrevistada para el libro “¿Qué hace una chica como tú en un sitio como este?”, de Jesús García, Sor Teresita aseguró que es feliz en el convento al que llegó impulsada por su padre como para huir de la miseria.

“Mi padre, viendo la vida que llevábamos en el campo, y pensando que las monjas no trabajaban, nos decía a mi hermana y a mí si no queríamos ser monjas… Y yo, por contentar a mí padre…”, contó en esa entrevista. La religiosa admite que cuando entró al convento no sabía mucho de las monjas, pero insiste en que ha sabido ser feliz con su vida: “Cada uno es feliz en su profesión. La felicidad se siente siguiendo cada uno su vocación”.


(Fuente: página web diario argentino “Clarin”)

………………………………………………………………………………………………

Destaco la frase que me llamó la atención, ir todo el camino con los ojos cerrados para que nada me distraiga. Bonita forma de expresarse, y también lo podemos aplicar a la vida. Durante todo el camino de la vida, cerrar los ojos a toda situación, imágen o texto impuro. Y de ésta forma no nos vamos a distraer de nuestra meta que es agradar a Dios, serle útil y seguir sus enseñanzas para vivir en gracia con El, en El y para El. Aunque nos critiquen, nos juzguen, nos burlen, nos expliquen de mil maneras lógicas y complicadas de porqué ellos pienan que estamos equivocados. Ya hicimos la elección, somos de El, y para El, y queremos buscar sus cosas, elevarnos a su plano sin dejar lo “terrenal”,,,

como decía San Pablo en una de sus cartas,,, el quería irse con Dios, en el cielo pensaba que iba a estar mejor, pero eso sería una actitud egoísta porque aqui en la Tierra él era muy útil al Señor, sirviendo de instrumento para la difusión de Su Palabra….