Hermanas Mercedarias de la Caridad

La Congregación nació el 16 de marzo de 1878 en la ciudad de Málaga. Está unida espiritualmente, desde 1880, a la Orden de la Merced, antigua Institución religiosa (san Pedro Nolasco, Barcelona 1218).

Posee 7 Provincias, 1 Viceprovincia y 2 Delegaciones: Corea y Colombia, presente en 4 continentes y en 18 países.

El fundador es el Padre Juan Nepomuceno Zegrí y Moreno. Beatificado en 2003. El es un verdadero testigo de que la caridad es la solución a todos los problemas sociales y camino de nueva humanidad.

Escudo mercedario

 

MISION

Liberar de toda opresión y esclavitud.

Servicio de caridad redentora en todas sus formas en orden a la plena liberación del ser humano. Caridad sacramental que se hace gesto: caricia, ternura, bondad, piedad, misericordia, consolación, compasión y perdón.

“Curar todas las llagas, remediar todos los males, calmar todos los pesares, desterrar todas las necesidades, enjugar todas las lágrimas, no dejar si posible fuera en todo el mundo un solo ser abandonado, afligido, desamparado, sin educación religiosa y sin recursos” (Padre Fundador de la Congregación)

Lema:  “Todo para bien de la humanidad en Dios, por Dios y para Dios” 

Pastoral en la cárcel. Bolivia.

 

AYUDAN Y ACOMPAÑAN

En ámbitos rurales y en las ciudades; en la iglesia local y Universal,  porque todo lo que es servicio de caridad redentora entra dentro de su acción evangelizadora.

Ayudan a  hombres y mujeres sin fe, niños y jóvenes, enfermos, sacerdotes, transeúntes, familias desestructuradas, ancianos abandonados, mujeres maltratadas, explotadas y marginadas, los seres humanos violados en sus derechos fundamentales, niños abandonados, presos, personas que salen de la cárcel, desplazados de guerra, etc…

Acompañando a una familia en  India

 

ESTILO DE VIDA

Aceptan el llamado de Dios a convivir con Jesucristo, a aprender de Él la misericordia y compasión divinas, siendo enviadas a sanar y enseñar, compartir, sufrir y gozar con la entera creación, procurando, por todos los medios a su  alcance, la liberación de todas las esclavitudes que hoy, como en todos los momentos de la historia, oprimen a los seres humanos.

Mediante la conversión del corazón, buscan entablar relaciones que dignifiquen a toda criatura y rediman todo sufrimiento.

Convivencia Vocacional en República Dominicana

 

ESPIRITUALIDAD

Gira en torno de tres pilares fundamenteles:

  • Jesucristo Redentor ( amor y esperanza)
  • La caridad redentora, (solución a todos los problemas sociales)
  • María de la Merced, (mujer nueva y discípula; peregrina de la caridad de Dios y testimonio de solidaridad para las Hermanas)

 

VIRTUDES

Caridad, misericordia, humildad, abnegación, disponibilidad, universalidad, gratuidad, afabilidad, sencillez, alegría, acogida.

Paseo con jóvenes en Corea

 

MADRE DE LA MERCED

María, Madre de la Merced, comprometida con la redención del ser humano y de la creación entera, es el modelo sus vidas, en todas las dimensiones de su existencia.

La merced (jaris = gracia, don) de María es la gracia de Dios acogida, engendrada y dada a luz al mundo por ella: Jesucristo. Con María se hacen mujeres libres, y oyente fieles de la Palabra, prontas al servicio y a la comunión, siguiendo al Maestro por los caminos del Evangelio desde el principio hasta el fin (Jn 2 y 19).

Las Hermanas de la Caridad son, bajo su protección y abrazo maternal, portadoras de la caridad redentora de Dios.

Video: Dia Vocacional – Celebrando N. Sra. das Mercêd – Brasil

Fuente. Página web http://www.mercedariasdelacaridad.org

Anuncios

Levántate!

” Y los proteje el poder de Dios, por medio de la fe,…” (1Pe 1, 5)

“Por esto estén alegres, aunque por un tiempo tengan que ser afligidos con diversas pruebas. Si el oro debe ser probado pasando por el fuego, y es sólo cosa pasajera, com mayor razón su fe, que vale mucho más. ” (1 Ped 1, 6-7)

Virgen Dolorosa

Nuestra Señora de los Dolores

Su fiesta se celebra el 15 de Septiembre

Esta advocación representa los siete dolores de la Santísima Virgen María.

Nuestra Señora prometió que concedería siete gracias a aquellas almas que la honren y acompañen diariamente, rezando siete Ave Marías mientras meditan en sus lágrimas y dolores:

1. “Yo concederé paz en sus familias”

2. “Serán iluminadas en cuanto a los divinos Misterios”

3. “Yo las consolaré en sus penas y las acompañaré en sus trabajos”

4. “Les daré cuanto me pidan, con tal de que no se oponga a la adorable voluntad de mi divino Hijo o a la salvación de sus almas”

5. “Los defenderé en sus batallas espirituales contra el enemigo infernal y las protegeré a cada instante de sus vidas”

6. ” Les asistiré visiblemente en el momento de su muerte y verán el rostro de su Madre”

7. “He conseguido de mi divino Hijo que todos aquellos que propaguen la devoción de mis lágrimas, serán llevadas directamente de esta vida terrena a la felicidad eterna ya que todos sus pecados serán perdonados y mi Hijo será su consuelo y gozo eterno”

PLEGARIA A LA VIRGEN DOLOROSA

Madre y Señora Nuestra Dolorosa.

Traspasada de dolor en la profecía de Simeón.

Cuidadosa huyendo de Egipto.

Triste y atribulada buscando a tu hijo perdido.

Afligida y ansiosa, encontrándolo camino del Calvario.

Desecha en llanto pero firme, de pie junto a la Cruz de Jesús.

Agonizante y temblando con tu hijo muerto en los brazos.

Sola y sin alivio, después de enterrar a Jesús.

Acepta, Madre, nuestra compasión y alcánzanos fervor en la oración,

humildad en las aflicciones, fortaleza en las tentaciones,

perseverancia en el bien y una santa muerte,

para alcanzar los frutos de la Redención: el Reino de los Cielos. Amén.

El diablo como un león

“Sean sobrios y estén vigilantes, porque su enemigo, el diablo, ronda como león rugiente buscando a quién devorar. Resístanle firmes en la fe, sabiendo que nuestros hermanos en este mundo se enfrentan con persecuciones semejantes.” (1Ped 5, 8-9)

Fuente: jesusmariasite.org. Texto “Los quadernos 1944” p. 241

El diablo procede como el león. Aprovechando que se ha puesto el sol, gira en torno a nuestras almas. No osa aparecer para asaltarlos mientras el sol está alto en nuestro espíritu. Ruge, pero no asalta. ¿Qué importa si ruge? Deja que ruja de rabia. Quédate bajo el Sol, bajo tu Dios, y no temas ¿Ya no ves el Sol? Más Él existe. Si en una hora de prueba tu vista se niebla y no puedes ver su aspecto, aprende a sentir su calor ¿No sabes que el hielo te mataría si tu Sol estuviera muertopara ti? Si tu espíritu vive, aunque Dios lo haya enceguecido, es porque aún te besa el Sol.

“Me quedo en mi lugar. Aquí, donde me ha dejado, Dios me encontrará porque no cambio la razón de mi fe y de mi amor”

El diablo va rondado en busca del pasaje que le permita extender su garra y aferrar al incauto que está demasiado cerca de la abertura, o sea, de la tentación. O, de lo contrario, espera que salga, como presa voluntariaque se deja atraer por los sentidos. O pone en práctica la insidia más astuta: calla y queda al acecho y el que vive sin estar unido a lo divino , cae en su trampa.

Mientras siga rugiendo, es poco peligroso, pero cuando tras haberse hecho oír, calla, entonces el peligro llega al punto culminante: calla porque ha descubierto nuestro punto débil y nuestras costumbres y ya está listo para arrojarse sobre nosotros.

Vigilar. Si sobre nosotros brilla la luz de Dios, ella nos ilumina y no hace falta nada más. Pero si vives en las tinieblas, permanecer anclados en la fe y no te alejes de ella por ningún motivo ¿Todo te parece muerto y anulado? Decir a nosotros mismos: “No, todo es como antes”. Decirle a Satanás: “No, todo es como antes”.

Cuando el Sol, nuestro Dios, vuelva a brillar sobre nuestras almas victoriosas, que han vencido la atormentada noche, nos quedaremos asombrados al ver la obra liberatoria que el mismo demonio ha cumplido, contra su voluntad, mientras rondaba enfurecido a nuestro alrededor, porque en su furia impotente, al ponernos a la defensiva, ha hecho que las pequeñas imperfecciones, como tiernas hierbas demasiado pisoteadas, murieran definitivamente y que sobre el suelo desnudo descendiera triunfante la luz, para que creciera con más fuerza nuestra flor, nuestro espíritu, creado para vivir en el Cielo.

“Ve en paz. Vuelve a tu cruz y a tus tinieblas, llevando contigo la paz, llevándote el recuerdo de éste sol. Ve. A pesar de que en estas horas, no puedes vernos porque el dolor te enceguece, cree en Mi y en mi Madre”

No teman a las amenazas

1 Ped 3, 13-16

Y ¿quién podrá hacerles daño si se esfuerzan en hacer el bien?

Felices ustedes si incluso tienen que sufrir por haber actuado bien.

No compartan sus temores ni se asusten, sino bendigan en sus corazones al Señor, a Cristo,

estén siempre dispuestos para dar una respuesta a quien les pida cuenta de su esperanza, pero hagánlo con sencillez y deferencia, sabiendo que tienen la conciencia limpia.

De este modo, si alguien los acusa, la verguenza será para aquellos que calumnian la vida recta de los cristianos.

Oración en tiempo de aflicción

Salmo 86

El servidor de Dios, oprimido por el pecado y angustiado por la muerte, pide la ayuda a aquel que es todo bondad.

Escúchame, Señor, y respóndeme, pues soy pobre y desamparado;

si soy tu fiel, vela por mi vida, salva a tu servidor que en ti confía.

Tú eres mi Dios; piedad de mi, Señor, que a ti clamo todo el día.

Regociga el alma de tu siervo, pues a ti, Señor, elevo mi alma.

Tú eres, Señor, bueno e indulgente, lleno de amor con los que te invocan.

Señor, escucha mi plegaria, pon atención a la voz de mis súplicas.

A ti clamo en el día de mi angustia, y tú me responderás.

Nadie hay como tú, Señor, entre los dioses y nada que a tus obras se asemeje.

Todos los paganos vendrán para adorarte y darán, Señor, gloria a tu nombre.

Porque eres grande y haces maravillas, tú solo eres Dios.

Tus caminos enséñame, Señor, para que así ande en tu verdad; unifica mi corazón con el temor a tu nombre.

Señor, mi Dios, de todo corazón te daré gracias y por siempre a tu nombre daré gloria, por el favor tan grande que me has hecho; pues libraste mi vida del abismo.

Oh Dios, me echan la culpa los soberbios, una banda de locos busca mi muerte, y son gente que no piensan en ti.

Mas tú, Señor, Dios tierno y compasivo, lento para enojarte, lleno de amor y lealtad, vuélvete a mi y ten piedad de mí, otórgale tu fuerza a tu servidor y salva al hijo de tu sierva, y para mi bien haz un milagro.

Humillados verán mis enemigos que tú, Señor, me has ayudado y consolado.


Libérate de la pornografía en 11 pasos.

1. DESTRUYA TODO LO QUE TENGA DE PORNOGRAFÍA

Borre inmediatamente todas las referencias y archivos pornográficos en Internet de su computadora.

 

 

2. TOME MEDIDAS RADICALES PARA REORIENTAR SU VIDA

Si usted se encuentra bajo la influencia de un pecado sexual que domina su vida, como la adicción a la pornografía, necesitará tomar medidas radicales para reorientar su vida. Usted deberá desarrollar un plan de protección a fin de evitar las ocasiones remotas y próximas de pecado. Romper con cualquier rutina que pudiera llevar al pecado. Si la tentación es por la televisión puede cancelar ciertos canales de cable – o deshacerse completamente del cable; y/o dejar de “recorrer” canales.

Con relación al Internet, usted necesitará ya sea instalar un buen programa de filtro, o bien suscribirse a un proveedor “limpio” de Internet. Usted también necesitará trasladar la computadora de su hogar a una ubicación más abierta y visible.

No se conduzcan por la carne, poniéndose al servicio de sus impulsos”. Romanos 13,12-14 (Nota: San Agustín dirigió una vez su atención a este pasaje al azar. El hecho de leerlo, lo impulsó a una conversión radical y a apartarse de su estilo de vida licenciosa.)

“Si tu ojo derecho [por ejemplo, el monitor de la computadora y la conexión a Internet] es ocasión de pecado para ti, sácatelo y tíralo lejos” (Mateo 5, 29-30)

 

 

3. BUSQUE A UN SACERDOTE QUE TRABAJE CON USTED

Haga uso frecuente del Sacramento de la Penitencia (confesión). Sea honesto y abierto. Recuerde, un sacerdote no puede diagnosticar una cura a menos que le suministren todos los hechos.

 

 

4. BUSQUE A UN AMIGO RESPONSABLE

Busque al menos un amigo responsable con quien pueda contar 24 horas al día si fuera necesario. Es de incalculable valor para ayudarle a sobrellevar momentos de tentación.

Douglas Weiss, un adicto sexual recuperado y disertante sobre adicciones sexuales reconocido a nivel nacional, ha manifestado, “No he experimentado, ni he conocido a ninguna persona que haya experimentado una recuperación de la adicción sexual por si sola”

 

 

5. COMIENCE UNA VIDA DE LECTURA DIARIA DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS

No existe una manera rápida y fácil de borrar la pornografía de su mente. Solo le llevó unos cuantos “clicks” involucrarse en la misma, pero le llevará cierto tiempo y disciplina mental salirse de ella. Una causa de la extrema dificultad de borrar las imágenes pornográficas de la mente es que, cuando un hombre observa pornografía, una sustancia química llamada epinefrina es liberada en el cerebro. Esta emisión de epinefrina causa una profunda impresión de la imagen visual a ser almacenada en el cerebro. Cuando un acto de auto estimulación acompaña a la observación de pornografía, ocurre una liberación de epinefrina aún mayor, haciendo de esta manera que la impresión de la imagen sea aún más marcada. Dichas imágenes pueden hostigar a un hombre por décadas. Tenga la seguridad que existe una salida para la adicción a la pornografía – pero no se engañe con la promesa de una salida fácil.

Uno de los pocos métodos efectivos de sacarse estas imágenes pornográficas de la cabeza es pasar cierto tiempo leyendo y memorizando las Sagradas Escrituras cada día. Para muchos de ustedes podría ser particularmente provechoso si tuvieran un momento para las Sagradas Escrituras a la mañana y a la noche. Además, usted necesitará iniciar un programa de memorización de las Sagradas Escrituras. En mi experiencia, un plan disciplinado para memorizar las Sagradas Escrituras es necesario para erradicar la corrupción de su cerebro.

“Ocupad vuestras mentes con buenos pensamientos, o el enemigo las llenará con malos pensamientos. Desocupadas, no pueden estar.” – Santo Tomás Moro (Fuente: La voz de los Santos por Francis W. Johnston, Libros TAN, Rockford, IL 1986), pág. 67.

Las Sagradas Escrituras pueden transformar sobrenaturalmente su mente. Esto no es una teoría, ¡realmente funciona!

Cuando la Palabra de Dios, junto con el poder del Espíritu Santo, se encuentre eliminando ciertas imágenes pornográficas profundamente arraigadas, estas imágenes muy subconscientes saldrán a la superficie de su mente. Cuando esto ocurra, usted se encontrará en las etapas iniciales de ser purificado de adentro para afuera.

Una vez que las imágenes desarraigadas vayan a su conciencia, no se atreva a deleitarse mentalmente en ellas. Ore en ese momento, y utilice su disciplina mental para ponerlas fuera de sus pensamientos conscientes. Asegúrese de orar por protección para que estas imágenes no retornen.

Finalmente, centre su atención en Cristo – no en sus problemas. Los programas de recuperación de drogas, alcohol, y de adicción a la pornografía de mayor resultado son aquellos que incorporan el componente vital de la fe.

La lectura, meditación, y memorización de las Sagradas Escrituras le ayudará a redirigir y transformar sus pensamientos y apetitos.

 

 

6. APRENDA A DISCERNIR Y A COMBATIR LOS ATAQUES ESPIRITUALES

Las adicciones sexuales y la pornografía abren a la persona a la influencia de espíritus malignos. Antes de que se inicie un ataque espiritual, usted podría estar luchando con sus propios pensamientos lujuriosos. Un ataque espiritual se inicia cuando un espíritu silenciosamente se inmiscuye en su mente, agregando intensidad a sus pensamientos lujuriosos, o inculcando pensamientos adicionales. Usted podrá detectar que esto ocurre cuando surja la lujuria humana ordinaria y luego, repentinamente, toma vida propia y parece imposible quebrantarla.

Si un episodio de pensamientos lujuriosos abrumadores incluye un ataque espiritual, usted no podrá quebrantarlo solamente con un esfuerzo mental. Es muy fácil desalentarse y sentirse completamente abrumado por la lujuria y el ataque espiritual que la acompaña. No obstante, usted podrá quebrantar rápidamente el poder del ataque primero dándose cuenta de lo que está sucediendo, y luego elevando una oración que pida protección espiritual a su ángel guardián y a San Miguel Arcángel.

Una de las partes más difíciles en la defensa de un ataque espiritual es aprender a ser consciente cuando el mismo está sucediendo.

Pida a Dios que le dé un continuo discernimiento.

 

 

7. USTED NECESITARÁ LA GRACIA DE DIOS…MUCHA GRACIA

Los Sacramentos, especialmente la Eucaristía, son como ríos de agua viva que dan fortaleza a su alma. Aproveche cada oportunidad de recibir la gracia frecuentando a los Sacramentos.

Además, utilice los sacramentales tales como: agua bendita, crucifijos, medallas de San Benito (bendecidas por un sacerdote con la oración de exorcismo), etc. Estos pueden ser muy efectivos para superar o prevenir los ataques espirituales.

 

 

8. LOS VICIOS Y LAS VIRTUDES SE FORTALECEN CON LA PRÁCTICA

Una adicción a la pornografía nunca se encuentra estática. La misma se inicia con lo que parece solamente una pequeña afición a los placeres digitales.

Luego, usted comienza a buscar más pornografía gráfica. A medida que su conciencia se desensibiliza, las imágenes que le repugnaban cuando usted comenzó a observar pornografía se volverán atractivas. El paso más peligroso (a menudo fatal para la vida matrimonial y familiar) es cuando los hombres desean llevar a la práctica las imágenes que han visto.

“La alternativa es clara: o el hombre controla sus pasiones y obtiene la paz, o se deja dominar por ellas y se hace desgraciado”. CIC, Sección 2339.

Si usted observa pornografía, sus vicios se han fortalecido por la práctica repetida, y las virtudes correspondientes de castidad y pureza son muy débiles. Llevará tiempo, pero cuanto más practique la virtud más fácil la misma se tornará. Los cambios que resulten de la práctica de la virtud le darán esperanza y la fortaleza para perseverar.

San Pablo afirmó, “Por eso no nos desanimamos. Al contrario, mientras nuestro exterior se va destruyendo, nuestro hombre interior se va renovando día a día” (2 Corintios 4,16). Cuanto más rompa con su adicción sexual, más fácil será superarla. Tenga en cuenta, no obstante, que eso llevará tiempo, perseverancia, y esfuerzo.

“Déjenme que ajuste mis palabras a su debilidad natural: hubo un tiempo en que hicieron de sus miembros los esclavos de la impureza y de la injusticia, y con eso se hicieron malos. Lo mismo ahora, hagan de sus miembros los esclavos del bien y así llegarán a ser santos”. Romanos 6,19

 

 

9. RECE

Rece el Rosario con frecuencia. En el plan de Dios, la Madre Santísima va a aplastar la cabeza de la serpiente. María puede tener una función vital neutralizando el veneno de la serpiente de la pornografía.

“La súplica del justo tiene mucho poder”. Santiago 5,16

 

 

10. PRECAUCIONES FÍSICAS PRÁCTICAS

Sus defensas espirituales se debilitan cuando usted se permite perder energías por causa de poco sueño, o demasiado trabajo y tensión.

“Sean sobrios y estén despiertos, porque su enemigo, el diablo, ronda como león rugiente, buscando a quien devorar”. 1 Pedro 5,8

Una excesiva cantidad de tiempo ocioso y mucho tiempo de soledad hacen que una lucha contra la pornografía sea más difícil. Llene su tiempo de ocio con servicios edificantes y otras actividades. Usted podría necesitar efectuar otros cambios prudentes a fin de reducir la cantidad de tiempo en que se encuentra solo.

 

 

11. NO SE DÉ POR VENCIDO DESPUÉS DE UNA RECAÍDA

Un arranque abrumador de culpa y desaliento podría ocurrir luego de una recaída.

Luego de una recaída, Satanás estará listo para bombardearle con dudas acerca del amor de Dios hacia su persona. San Pablo dice “tengan siempre en la mano el escudo de la Fe, y así podrán atajar las flechas incendiarias del demonio” (Efesios 6, 16).

Si usted cae, ciertamente no debería dejar la lucha. Acuda al Sacramento de la Penitencia y pida el perdón de Dios. Siempre estará siempre accesible.

“El Señor asegura los pasos del hombre y le interesa sumamente su conducta. Por eso, al caer el bueno no queda en tierra, porque el Señor lo toma de la mano”. Salmo 37,23-24

 

Fuente: Página web catholic.net