Evita a esa gente

Actualmente hay gente que no entiende, está ciega a las verdades reveladas de la fe, no tienen respeto a la religión y como consecuencia viven sus vidas llevándose por las pasiones y las libertades mal usadas. Jesús nunca obligo a nadie a seguirlo, entonces nosotros tampoco podemos obligarlo. Pero si, podemos alejarnos de ellos si nos hacen alejarnos de Dios y del camino del Bien. Hay que tener cuidado con quienes nos relacionamos, tanto amistades, novio, compañeros de estudio, de trabajo, etc.

Lo que encontramos en la Biblia, no es texto antiguo, que ya no tiene validez. Al contrario, son valiosos consejos prácticos para la vida moderna. Especialmente en el Nuevo Testamento, las enseñanzas de Jesús son muy útiles y nos hacen crecer como verdaderos cristianos y discípulos de su Reino, en este mundo enfermo, principalmente en la juventud.

Sigamos las enseñanzas de la Biblia, la Palabra de Dios!


En Gal 4, 17 Pablo nos enseña: “Esa gente les demuestra mucho interés, pero no es para bien, quieren apartarlos de mi y que se interesen por ellos”

En Tim 3: “Has de saber que en los últimos días vendrán momentos difíciles, los hombres serán egoístas, amantes del dinero, farsantes, orgullosos, chismosos, rebeldes con sus padres, ingratos, sin respeto a la religión, no tendrán cariño ni sabrán perdonar, serán calumniadores, desenfrenados, crueles, enemigos del bien, traidores, sin vergüenzas, llenos de orgullo, más amigos de los placeres que de Dios, ostentarán apariencias de piedad, pero rechazarán sus exigencias, EVITA A ESA GENTE. Son hombres de mente pervertida, descalificados en cuanto a la fe. Pero no irán muy lejos (…) De igual manera serán perseguidos todos los que quieran servir a Dios en Cristo Jesús. Tú, en cambio, quédate con lo que has aprendido y de lo que estás seguro, sabiendo de quienes lo recibiste”

En 2 Cor 6,14 aprendemos que no debemos tener ningún compromiso con el mal. “No se junten con los que rechazan la fe, es cosa absurda. ¿Podrían unirse la justicia y la maldad? ¿Podrían convivir la luz y las tinieblas? ¿Qué unión puede haber entre el que cree y el que ya no cree?

Autora: Marilyn

Anuncios

En momentos de angustia y desánimo…

En esos momentos pensamos que ya no tenemos fuerzas para seguir, que todo se vuelve muy difícil, que la gente es desagradecida y superficial. Que siempre nos salen las cosas mal por más que nos esforzémos. Que nadie nos valora como somos. Todo esto nos genera angustia y deseos de darnos por vencidos.

En ese momento, los verdaderos cristianos, discípulos de Jesús, nos entregamos completamente a Dios, le entregamos nuestras vidas plenamente y le pedimos que haga Su voluntad y no la nuestra. Le pedimos que nos tome en Sus manos y que nuestra vida sea un instrumento de Su gracia. Asi nuestra vida vuelve a tener sentido, vuelve a recobrar las fuerzas en Su sostén.

Nos preguntamos, ¿Cuál será la voluntad de Dios en mi vida? ¿Cómo hago para seguir soportando a esa gente que me molesta, por su falta respeto a la religión, por su forma hostil de dirigirse, por su falta de generosidad, etc?

Entonces Jesús nos responde así en 1 Ped 2:

“Sean libres, pero no hagan de la libertad un pretexto para hacer el mal”

“¿Qué mérito habría en soportar el castigo cuando se ha faltado? En cambio, si pueden soportar que los traten mal cuando han actuado bien, eso es grande ante Dios”

Debemos imitar a Jesús en la forma en que se relacionaba con la gente: “Jesús insultado no devolvía los insultos y maltratado, no amenazaba sino que se encomendaba a Dios que juzga justamente”

“La voluntad de Dios respecto de ustedes es que, obrando el bien, acallen la ignorancia de los imbéciles.”

Autora: Marilyn