Sentirse feliz

Nos centramos en lo oscuro de nuestro alrededor. Y no sabemos aprovechar todas las bendiciones que hay en nuestra vida. Como estamos acostrumbrados, no les prestamos atención a lo que nosotros creemos que son detalles: como tener un hogar, una familia, alguien que te cuida, alguien que te aconseja, poder ir a la escuela, etc.

Nos quejamos. Cada quien puede tener sus motivos, pero  siempre habrá alguien que gozaría viviendo nuestra situación, o teniendo lo que nosotros desechamos.

“La gente más feliz no es la que tiene lo mejor de todo sino la que hace lo mejor con lo que tiene” (J. Brown)