Si, quiero

¿Qué se puede hacer ante la epidemia de rupturas conyugales?

El problema es complejo y al mismo tiempo es un reto importante.  Explicar a la gente que se va a casar o a gente que ya está casada y que tiene dificultades, como ocurre en la vida misma, cómo puede salir adelante en esa relación.

 

7 CARACTERÍSTICAS DEL AMOR CONYUGAL

1 El amor es un sentimiento, pero no se agota en el sentimiento. El amor es la decisión que uno toma de luchar por mantener esa relación.

 

2 El amor necesita de la sexualidad. Ahora se habla mucho de la sexualidad pero desconectada del amor. La sexualidad es un lenguaje del amor que significa una parcela fundamental. Nosotros amamos con nuestro cuerpo.

 

3 El amor necesita de creencias comunes, es decir, que haya una solidez en los principios fundamentales. Que sepamos responder a las grandes preguntas de la vida: “¿De donde venimos? ¿A dónde vamos?”. Las creencias hacen al edificio conyugal sólido, compacto y consistente.

 

4 El amor es un acto de la voluntad. El amor maduro hace que la voluntad actúe modificando, puliendo, limando y corrigiendo los errores, defectos y fallos de la convivencia. La convivencia es el gran reto, ahí entra la voluntad.

 

5 La inteligencia es la capacidad de captar al otro en su complejidad. Esta inteligencia debe ser manejada sin que pierda ese amor, frescura, lozanía, libertad y espontaneidad. Es básico.

 

6 El amor es compromiso. Y el compromiso es la pérdida de la libertad en algún sentido. Decían los griegos que el amor es hijo de Penea y de Poros, el amor es hijo de la riqueza y de la pobreza. El amor te hace libre y te hace esclavo. Y si no hay compromiso no hay un autentico amor.

 

7 El amor es dinámico. El amor no es una cosa quieta, fija, detenida. Sino que se mueve. El amor es perfectible  y defectible y en consecuencia si el amor no se trabaja, el amor se pierde, se evapora, se va y ocurre lo que tantas veces vemos hoy.

 

Fuente: Entrevista a Enrique Rojas: Director del Instituto español de investigaciones psiquiátricas. Realizada por: “The Family Watch” Instituto Internacional de Estudios sobre la Familia.

Anuncios

De tal noviazgo, tal matrimonio

El estudio Conocer la Familia, realizado por el Centro de Investigación y Formación para la Familia (CIFFA), nos presenta algunos datos muy interesantes sobre la relación entre el noviazgo y el matrimonio.

 

DURANTE EL NOVIAZGO: ¿QUE AYUDA AL ÉXITO EN EL MATRIMONIO?


  • La duración del noviazgo: Los novios necesitan conocerse bien antes del matrimonio. Las parejas cuyo su noviazgo tuvo una duración mayor a los tres años están más relacionadas con los matrimonios que permanecen unidos, mientras que hay más separaciones entre las parejas que fueron novios por menos de dos años.

 

  • Frecuencia de las visitas: Verse algunos días entre semana y/o durante los fines de semana. Las parejas que durante su noviazgo se veían moderadamente (algunos días entre semana y los fines de semana, o únicamente estos últimos) muestran más permanencia durante el matrimonio. Mientras que aquéllos que se veían diariamente o muy poco, tienen un porcentaje mayor de separados. Cuidar los excesos, porque influyen negativamente. Tanto convivir diariamente como verse muy poco, suelen ser contraproducentes.

 

  • Comunicación: Aprender a comunicarse y buscar llegar a acuerdos sobre el tipo de familia que quieren. Temas fundamentales a tratar por los novios son:

– Trabajo y economía: ¿Cómo deben repartirse las tareas del hogar? ¿Trabajarán los dos? ¿Quién se encargará de administrar los recursos? ¿Qué aspiraciones y metas profesionales tiene cada uno?

– Hijos: ¿Cuántos hijos tener? ¿Qué valores les gustaría inculcarles? ¿Quién estará a cargo de su cuidado?

– Familias de origen: ¿Con qué frecuencia hay que visitar a los padres? ¿Qué rol espera de los padres al formar su nueva familia, en qué aspectos podrán intervenir, y en cuáles no?

– Fe y valores: ¿Cuáles son los valores más importantes para cada uno? ¿Cómo viven su fe y cómo quisieran vivirla en su futura familia?

 

  • Castidad: Tener relaciones sexuales en el noviazgo hace que éstas pierdan su verdadero valor y significado. Aprovechar los momentos que están juntos para conocerse, dialogar y manifestarse el amor y el cariño como lo que son: novios. Todo tiene su tiempo y quien sabe esperar podrá vivir su sexualidad más plenamente en el matrimonio. Hay más separados entre aquellas personas que dijeron haber tenido mayor contacto sexual íntimo durante su noviazgo.

 

Fuente: Página web catholic.net. Sección “jóvenes”, “Noviazgo y matrimonio”.