¿Hasta dónde llega el amor?

Autor invitado: Lucas

  • ¿Cómo es el amor?

El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no hace alarde, no se envanece, no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tiene en cuenta el mal recibido, no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad. El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.  El amor no pasará jamás” (1Cor 13)

  • Cuando uno ama verdaderamente a una persona..

Cuando la ama verdaderamente le quiere dar todo lo que le pueda, con tal de que sea feliz y con gusto entregaría la vida si fuese necesario. Este “dar la vida”, va más allá de los sentimientos, ya que no pienso en lo que el otro me da o me hace sentir, solo quiero hacerle feliz, aunque eso implique trabajo, dolor, molestias, paciencia, pasar por “lo cotidiano”, ser fiel en los momentos difíciles. Recordamos las palabras de Pablo: “Hay más felicidad en dar que en recibir” (Hech 20,35)

¿Difícil? Puede ser, pero no imposible. Yo soy el primero que se pregunta: ¿De dónde se supone que saque yo fuerzas para hacer esto? Y ¿a quién le pido ejemplo? Pero sobre todo ¿Quién me dará alguna vez un amor asi de hermoso, para que yo lo pueda recibir?


  • ¿Qué dice la gente sobre el amor?

Naturalmente lo primero que viene a la mente al pensar en el amor es el noviazgo, en donde abundan las palabras, las miradas, los besos y los detalles. Muchos vivieron aquellas mariposas en el estómago, de no poder dejar de pensar en ella o en él, la persona que “no tiene defectos”.  Quizás también esos sentimientos se ven decepcionados cuando golpean duramente con la realidad. Uno dice: “No es quien pensaba” o “tanto le amé, pero me equivoqué”, y desde ese momento no creemos más en el amor, pensamos que no existe, o que no vale la pena amar…

  • ¿Existe algo más grande?

Por supuesto que si.  Te tengo un secretito: ¡el amor existe! No estabas tan errado: todos esos bellos sentimientos y detalles son parte del amor, pero son apenas una pequeña parte. Digamos que esos sentimientos que tenemos son apenas la punta de un iceberg que se ve por encima del océano, pero lo que no se ve, es más grande…

Te voy a contar una historia:

Hace mucho tiempo, Dios creó todo, y por último creó al hombre y a la mujer. Todo lo creado lo hizo para ellos dos, para que lo cuiden y  lo gobiernen con justicia. Dios Padre vio que todo esto era bueno, que ninguna mancha tenía y no se arrepintió de nada. Los creó por y con amor, pero no les obligó a recibir su amor, por el contrario, los amaba tanto que les dio la libertad de no hacerlo. Los hombres, al verse tentados por el enemigo, quisieron ser más grandes que Dios, rechazando así el gran amor que Dios les tenía. Vivieron encadenados y perdieron el rumbo, la paz y la felicidad… Pero Dios nos recuerda que nos ama, y es el amor más grande que existe, el amor perfecto: el Amor de Dios.

 

Dios te ama.  ¿Cómo vas a responder a su amor?

Pasión vs. Amor

 

La pasión es impaciente.                              // El amor es paciente.

La pasión mata.                                           // El amor da vida.

La pasión impone.                                       // El amor propone.

La pasión es inestable.                               // El amor es estable.

La pasión es complicada.                            // El amor es sencillo.

La pasión tiene prisa.                                 // El amor espera.

La pasión inculpa.                                      // El amor disculpa.

La pasión no piensa.                                 // El amor reflexiona.

La pasión solo admite el sí.                       // El amor acepta el no.

La pasión sacrifica.                                    // El amor es sacrificado.

La pasión humilla.                                     // El amor corrige.

La pasión es sin vergüenza.                    // El amor es inocente.

La pasión quebranta cualquier regla.      // El amor acepta reglas.

 

Los animo a elegir al amor!!

Carta de amor

 

Un joven escribió a su enamorada esta sustanciosa carta de amor:

-¡Te quiero mucho, muchísimo, infinitamente! Por ti, mi sol, caminaría sobre el fuego; por ti, mi cielo, escalaría las más altas montañas; por ti, mi vida, atravesaría nadando el río más hondo. Bueno, querida, nos veremos mañana, si no llueve.” (Libro: “Cuentos educativos para jóvenes”)

 

 

Debemos observar mejor lo que ofrece ese amor hacia nosotros. Y no tanto las palabras, porque aunque sean bonitas pueden ser vacías de significado. Y sin nos quedamos en eso, nos quedamos en lo superficial.

Tengamos cuidado, confiemos más en los hechos que en las palabras. Las palabras se las lleva el viento… las acciones quedan grabadas en nuestro corazón por siempre. 

Autora: Marilyn.

Hay muchas maneras de amar…

 

“Les doy un mandamiento nuevo: que se amen los unos a los otros. Ustedes deben amarse unos a otros como yo los he amado. En esto reconocerán a mis discípulos: en que se aman unos a otros” (Jn 13, 34-35)

 

Se trata de fidelidad interior a Dios y de amor al prójimo.

“Recordemos que hay muchas maneras de amar.  Pero los ejemplos que nos dio el Señor en su vida terrena nos señalan el camino del amor.

Mientras vamos experimentando el misterio del amor divino, nuestro amor se va identificando con el mismo Amor eterno de Dios que, al fin actuará libremente a través de nosotros.

El amor auténtico procede de Dios y hace que todos volvamos a la unidad en Dios. El amor según Dios es el que libera al prójimo y lo incita a desarrollar plenamente los dones que el Señor le entregó. El amor que se inspira en Dios  lo ayuda al otro a ser lo que Dios quiso que fuera” (Explicación en la Biblia para Jn 13, 33)

 

 

El amor

El amor verdadero es el que procede de Dios. Nosotros al experimentar el amor eterno de Dios en nosotros, somos capaces de amar a los demás de la misma forma. Porque es Dios quien los ama a través de nosotros.

El amor se manifiesta de diferentes formas: a los amigos, compañeros, vecinos, a nuestra pareja… Diferentes formas de expresar amor.

 

 

Amor de novios

Lo importante es que el amor libera e incita a la persona amada a ser lo que Dios quiso que fuera. En la relación del noviazgo esto es fundamental. Que cada uno sea libre en su vida, unidos en el amor. Que cada uno realice lo que Dios le inspira hacer de su vida sin que el otro lo quiera cambiar. Respetando la decisión del otro y animándolo a seguir con su proyecto de vida según la Voluntad de Dios. Aceptar y ayudar a que persevere en ese objetivo y cuidar que se mantenga la unión en Dios en esa relación.

 

 

Amor de amistad

En cuanto al amor de amigos, se matendrá unido en el tiempo si está fundado en el amor de Dios. Otros motivos frágiles terminará enfriando tarde o temprano este amor.

“Las amistades naturales no son permanentes, porque fundándose en causas frágiles, al menor contratiempo se enfrían y se mudan, lo que no sucede a las que se juntan en Dios, porque ésta es una causa sólida y permanente.” (San Franciso de Sales)

 

 

Amor de enamorado

Cuando somos solteros nos puede pasar de enamorarnos y pensar si es realmente la Voluntad del Señor formar un vínculo de noviazgo con esa persona. Eso se lo debes preguntar al Señor en oración, persevera en tu comunicación con Él, y no desesperes si no escuchas respuesta inmediata pero está atenta a las circunstancias que te rodean, porque Dios te puede hablar a través de ellas.

 

 

Soltería: Aprovechar para tender más al amor a Dios.

La soltería también es un estado de vida, que puede ser muy provechoso también. Es posible que sea por un tiempo determinado o se extienda un poco más. Hay que tener presente el consejo de San Pablo en 1 Cor 7, 34: “.. la mujer soltera y la joven sin casar se preocupan del servicio del Señor y de ser santas en su cuerpo y en su espíritu. Mientras que la mujer casada se preocupa de las cosas del mundo y de agradar a su esposo”. En este caso lo podríamos poner como ejemplo el noviazgo, que nos puede traer distracciones y estar “divididos” entre Dios y el amor a la pareja.

 

 

En conclusión, te animo a vivir feliz en el estado de vida al que Dios te ha llamado: seas soltero, tengas novio o estés consagrado al Señor.

El amor de Dios se seguirá manifestando en nosotros! Amén!

 

Autora: Marilyn.