Tú estás aqui

 

“Lejos de mí está cualquier refugio, nadie se preocupa de mi vida. ¡A ti clamo, Señor, a ti te digo: Tú eres mi esperanza, mi parte en la tierra de los que viven!. Atiende a mi clamor porque estoy muy decaído. Ponme a salvo de mis perseguidores, que son más fuertes que yo. Sácame de la prisión para que dé gracias a tu Nombre.” (Salmo 142, 5-8)

El Señor es ternura y compasión, paciente y lleno de amor. Sostiene el Señor a todos los que caen, a los que están encorvados endereza.” (Salmo 145, 8 y 14)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: