La Renovación del águila

 

 

El águila… majestuosa ave, la de mayor longevidad. Una vez más la naturaleza es sabio ejemplo para nuestras vidas…

 

La historia del águila: A la mitad de su vida, se ve debilitada, su pico ya está sin fuerzas y doblado, sus plumas no tienen el mismo brillo y vitalidad que antes, sus garras están blandas de tanto recorrido de vida… Entonces el águila tiene que tomar una decisión, tiene dos opciones: entregarse a la muerte o atravesar un doloroso proceso de renovación de 150 días… Los que elijen atravesar dicho proceso, se arman de valor, toman lo que queda de sus fuerzas y vuelan lo más alto que pueden, se refugian en un hueco de una alta montaña, solos. Primero golpean su pico fuertemente contra la roca para arrancarlo, debe ser muy doloroso y difícil…saben que tendrán que esperar un tiempo para que vuelva a crecer. Y cuando lo hace está su nuevo pico muy fuerte y renovado. Y entonces podrán arrancarse una a una todas las plumas y las uñas..proceso muy doloroso… Pero lo hacen con valentía porque saben que luego volverán a crecer… Y entonces estará radiante, vital, fuerte, majestuoso… Y vivirá feliz muchas décadas más…

 
Somos como las águilas. Siempre pensaba por qué hay procesos dolorosos en la vida: enfermedades, molestias, situaciones difíciles, etc… Ahora lo entiendo claramente. En ese momento, al igual que las águilas, tenemos dos opciones: entregarnos a la muerte (al desánimo, a la angustia, a la tristeza, etc) o aceptar un proceso de renovación doloroso…

 

Ahora entiendo que todos los procesos de renovación son dolorosos y cuestan mucho. Pues hay que cambiar hábitos, maneras de vivir, maneras de pensar, desprendernos de cosas del pasado que nos hacían daño… Y lleva un tiempo, es un proceso. Necesitamos estar solos, con nosotros mismos, apartados del mundo, para poder hacer ese proceso de renovación con tranquilidad. Ya que estaremos débiles y sin fuerzas.

 

Ahora entiendo por qué las personas sabias alaban a Dios y se alegran en épocas de grandes dificultades o dolores, es porque ellos optaron por la segunda opción: que es tomarlo como un proceso de renovación. Tienen la firme esperanza que luego de ese período (que pueden ser días, meses o años), estarán más fuertes, saludables y con todo su potencial a flor de piel para poder explotarlo. Para ser los líderes que Dios quizo que fueran.

 

Ya sé que a nadie le gusta sufrir, o pasar por un período de cambios… Pero es como una planta que necesita mejorar… Está es su maceta con todas sus raíces secas y apiladas, sus hojas ya no son como antes…. Entonces el jardinero arranca las raíces secas, corta las hojas marchitas y la coloca en una nueva maceta con nueva tierra mucho mejor… Y entonces la planta comienza a crecer y a fortalecerse. Al igual que el águila tuvo que pasar por ese período de dolorosa renovación. Al igual que nosotros podemos aceptarlo también, aunque signifique sufrir dolor, y arrancar de nuestras vidas las cosas “marchitas” que hacen daño, aunque cueste…

 

Es el momento que más cerca de Dios debemos estar, porque El es el único que conoce nuestro corazón hasta lo más profundo. El es el único que nos entiende completamente, y nos acompaña como nadie lo puede hacer. Es el único que puede hacer que ese período sea más liviano. Porque en medio del dolor, de la angustia y la impotencia que se genera en momentos de cambios y renovación, Dios está a tu lado y te ofrece la posibilidad de descansar en Sus brazos y así poder sentirte aliviado en Su Amor.

 

Te invito a aceptar el periodo de renovación en tu vida, y transitarlo junto a Dios con paciencia y esperanza. Espera… y verás los frutos magníficos que Dios tiene preparados para ti. Pero primero tienes que fortalecerte.

Tranquilo, todo mejorará y será maravilloso cuando estés renovado.

 

Autora: Marilyn

 

 

Anuncios

11 Comentarios

  1. gold price says:

    14. El Concilio Vaticano II y la nueva evangelización son también temas frecuentes en el magisterio de Benedicto XVI. En su discurso de augurios navideños a la Curia Romana en el 2005 – en coincidencia con el cuadragésimo de la clausura del Concilio – él ha subrayado, frente a una “hermenéutica de la discontinuidad y de la ruptura”, la importancia de la «“hermenéutica de la reforma”, de la renovación dentro de la continuidad del único sujeto-Iglesia, que el Señor nos ha dado; es un sujeto que crece en el tiempo y se desarrolla, pero permaneciendo siempre el mismo, único sujeto del pueblo de Dios en camino». [17] Al convocar al Año de la Fe, el Santo Padre ha auspiciado que tal evento pueda «ser una ocasión propicia para comprender que los textos dejados en herencia por los Padres conciliares, según las palabras del beato Juan Pablo II, “no pierden su valor ni su esplendor”». Y afirmaba a continuación: «también deseo reafirmar con fuerza lo que dije a propósito del Concilio pocos meses después de mi elección como Sucesor de Pedro: “Si lo leemos y acogemos guiados por una hermenéutica correcta, puede ser y llegar a ser cada vez más una gran fuerza para la renovación siempre necesaria de la Iglesia”». [18] Por lo tanto, como indican algunas respuestas a los Lineamenta, las mencionadas orientaciones de Benedicto XVI, en sintonía con sus predecesores, son una guía segura para afrontar el tema de la transmisión de la fe en la nueva evangelización, en una Iglesia atenta a los desafíos del mundo actual, pero firmemente anclada en su viva tradición, de la cual forma parte el Concilio Vaticano II.

  2. gold account says:

    También en el discurso que pronunció a sus colaboradores de la Curia Romana con motivo de la Navidad, ofreció una visión de lo que para él, desde su alta responsabilidad, constituye una interpretación o hermenéutica correcta del Concilio Vaticano II. Reconocía que todo depende de esta “justa interpretación”. Y explicó que los problemas de la recepción del Concilio, en especial en los años del inmediato postconcilio, “nacieron del hecho que dos hermenéuticas contrarias se confrontaron y discutieron entre sí. Una causó confusión; la otra, silenciosamente pero siempre de forma más visible, ha llevado frutos. Por una parte, existe una interpretación que quisiera llamar hermenéutica de la discontinuidad y de la ruptura; ésta no raramente ha tenido de su parte la simpatía de los mass-media y también de una parte de la teología moderna. Por otra parte, hay la ‘hermenéutica de la reforma’, de la renovación en la continuidad del único sujeto Iglesia, que el Señor nos ha dado; que es un sujeto que crece en el tiempo y se desarrolla, permaneciendo sin embargo siempre el mismo, el único sujeto del Pueblo de Dios en camino”.

  3. orfany Sierra says:

    Gracias por esa reflexión, como alivia mi alma y saber que soy águila que eh tomado la segunda opción, renovarme con la presencia de ese Dios justo.

    Muchas gracias por crear este blog.

    • Marilyn says:

      Hola orfany! Que hermosas palabras, muchas gracias! Que gran alegría que te guste mi blog. Eres bienvenida a visitarlo cuando gustes! Arriba el vuelo águila! Tienes mucho por volar todavía! Bendiciones! Marilyn

  4. Smithe139 says:

    Wow! This could be one particular of the most useful blogs We’ve ever arrive across on this subject. Actually Excellent. I’m also an expert in this topic so I can understand your hard work. ddadbgedcgfegkek

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: