Perdonar… hacer un mundo mejor

 

“Si tu hermano peca, repréndelo, y si se arrepiente, perdónalo. Y si peca siete veces al día contra ti, y otras tantas vuelve a ti, diciendo: Me arrepiento, perdónalo.” (Lc 17, 3-4)

 

Perdonar es algo muy importante. Y solo podemos hacerlo por la gracia de Dios. Sin Su ayuda es difícil poder perdonar… Perdonar a quienes nos hirieron los sentimientos, a quienes nos hicieron enojar, a quienes nos marcaron la vida por alguna cuestión. Son muchas las situaciones que puedes estar recordando en este momento.

 

Quizás las burlas de compañeros de colegio, palabras hostiles de personas de quienes esperabas otro comportamiento, un trato poco delicado hacia tu persona, momentos de verguenza, de miedo, hasta de angustia y dolor…

 

Recuerdas muy bien a esas personas. Deseaste venganza también, les deseaste el mal recordando cómo eran ellos. Poniendo como excusa: “Si son malos no se merecen el bien en sus vidas”.

 

Dios no quiere esos pensamientos en tu mente, no quiere que guardes rencor en tu corazón. El te pide que perdones, aunque no te pidan perdon expresamente esas personas. Nosotros no conocemos los corazones de ellos, no sabemos que hay en su interior, cual fue su pasado, por qué actuan así. De ninguna forma estoy justificando su actuar, sino intento que podamos mirarlos con una mirada de amor, con la mirada de Dios… solo quiero extender un manto de piedad y paz en esta sociedad tan arrebatada de hoy en día… Y los cambios se generan en cada persona en particular. Si quiero un cambio en el mundo, debo cambiar yo. Si quieres que el mundo cambie, cambia tú primero. Porque formas parte de esa sociedad, de ese mundo. Y tu puedes contribuir a un mundo mejor.

 

Y ese cambio que tanto anhelas, ese cambio de actitud hostil a una de paz, lo podrás empezar tú y también invitar a otras personas a hacerlo. Así se empieza, aunque sea de a poquito… A llevar luz a un mundo que a veces parece tan oscuro y triste, tan frío y solo, tan superficial y vacío de sentido. Ese sentido, esa luz y esa llama de amor que encienda los corazones de alegría puedes ser tú, porque la llama del Espíritu Santo se encendió en tu corazón, y dentro tienes la fuerza del amor de Dios, esa fuerza que te sostiene y te dá vida.

 

Los invito a que intentemos poner en práctica en nuestras vidas lo que decimos en el Padrenuestro: “(…) perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden (…)”

Autora: Marilyn

Te alabamos Señor!!!

 

Hoy quiero adorarte Señor! Junto a todos mis hermanos de todos los países del mundo! Te adoramos Señor! Alabado seas Señor! Que nuestras voces se levanten para El. El Todo poderoso, nos rendimos ante Ti.

Oh, Señor, tu eres nuestro Salvador. ¿Qué seríamos sin Ti? Tantas ayudas, tantos milagros de vida, sanaciones, liberaciones. ¿Cómo callarme antes tales manifestaciones de Tu Amor?

 

 

Dios guía tu vida, todo es a Su tiempo, no es a tu tiempo como tu quieres. Si de verdad le entregaste tu vida al Señor, para vivir según Su Voluntad, no tienes porque tener miedo ni preocuparte.

A veces queremos tantas cosas,,, un novio, un mejor amigo, un mejor trabajo, más dinero, más ropa de moda… por qué?? Si todo lo que necesitamos nos lo va a dar Dios. El se ocupa de las pequeñas aves del cielo, de los extensos pastizales, los llena de hermosas flores, ¿cómo no se va a ocupar de nosotros que somos Su más preciada creación?.

 

Todo lo bueno que deseas llegará a tu vida de la forma y en el tiempo que Dios lo haya planeado. El te ama, y te conoce más que tú mismo, El sabe lo que es mejor para ti. Espera en el Señor y vendrán a tu vida tantas bendiciones que ni tu lo podás creer! Será mucho mejor de lo que esperabas.

 

Mientras tanto, vive el presente. Jesús nos dijo “a cada día le bastan sus preocupaciones”. Haz lo mejor que puedas, acepta tus limitaciones. Lo importante es que nunca bajes los brazos. Porque tu vida es muy valiosa. Tú tienes capacidades únicas y eres muy especial para Dios.

 

No te compares con los demás. Cada quien es único e irrepetible, cada quien tiene sus dones y habilidades únicas, cada quien lleva su ritmo, cada quien hace lo que puede con su vida, cada quien acepta o no la ayuda de Dios. Cada quien confía o no en el Poder de Dios, cada quien se hunde en los abismos de las tormentas de la vida, o acepta la mano Salvadora de nuestro Creador.

 

Vive tu vida aceptando las bendiciones que hay en este momento y esperando las otras que Dios te tiene preparado. No seas ansioso, todo llegará a su debido tiempo según la Voluntad del Señor.

Y si estás pasando por un momento difícil, confía, confía, confía! Ya pasará, de verdad. Todo pasa, lo único que permanece es el Amor de Dios.

 

¿Por qué no dejas que Dios te guíe? Confía en El, y todo se resolverá. Quieres hacer tantas cosas…. y terminas no haciendo nada… Eso es porque no te abandonas en las Manos del Señor, no dejas que El te lleve, que te guíe, que te sostenga… Fuerzas situaciones que no son las que El quiere para tu vida, te empeñas en salir con una persona que no es la indicada para ti, te esfuerzas por conseguir un trabajo que no es lo que Dios preparó para tu vida, te empeñas en ir a tal o cual lugar con motivos que tú sabes, pero eso no es lo que te conviene en verdad. Confía en el Señor y todo estará bien!!

Autora: Marilyn

Ten fe y podrás!!

 

Señor te amo! Te amo mi Dios! Amor inexplicable,  lo experimento dentro de mi corazón. Arde en mi pecho la llama de tu amor, quema en mi interior el fuego de tu Espíritu, siento en mi alma la fuerza de tu Poder.

Eres tan grande, perfecto, magnífico… Y a la vez eres tan simple, tan cercano, tan humilde,,, te acercas con ternura, me tomas entre tus brazos y con un tierno abrazo me dices que me amas,,,, eres puro Amor.

 

Tu fuerza derriba montañas, tu Poder destruye todo mal, tu puedes romper toda cadena: miedos, angustia, depresión, preocupación…

Y esto no es un poema sin sentido, una simple narración bonita… Esto es real, se hace realidad ante mis propios ojos. Veo milagros de sanación que obras mediante el poder de la oración, veo liberaciones de miedos y de angustias, veo cómo levantas al oprimido y sanas al enfermo.

 

Ten fe y podrás!!! Cómo puedo callarme ante tales cosas?? No puedo, me es imposible. Porque siento que mi testimonio se tiene que hacer oír. Que todas las naciones del mundo sepan de tu gran Amor, de tu Poder que derriba cualquier obstáculo y problema, solo hace falta tener fe. Pero no cualquier fe, una fe indestructible, una fe arraigada en roca firme.

Autora: Marilyn.

En verdad les digo: si tuvieran fe, del tamaño de un granito de mostaza, le dirían a este cerro: Quítate de ahí y ponte más allá, y el cerro obedecería.           Nada sería imposible para ustedes.” (Mt 17, 20-21)

 

Cómo vencer el miedo

 

 
Podemos tener muchos miedos: miedo al dolor, a la enfermedad, a la soledad, al fracaso…. Cualquiera que sea tu miedo, lo puedes superar.

No dejes que el miedo sea tu maestro. Miralo de frente, basta de evitar hacer cosas a razón de ese miedo, sé tú el maestro de tu miedo.

No permitas que el miedo evite la realización de tu propósito. Tu tienes grandes talentos y habilidades que compartir con el mundo.

Nadie puede ofrecer lo que tú puedes ofrecer.