El miedo: falta de confianza en Dios

 

Hola querido lector,

¿Para qué necesitas ser más valiente? En la primera lectura de hoy, aprendemos que la valentía, lo cual reemplaza al temor, es uno de los frutos del amor. ¿Por qué? Bien, piensa en esto: ¿Cómo podemos tener miedo nosotros de algo si sabemos que Dios nos ama? ¡Así es el Señor!; Él es infinitamente más grande y más poderoso que cualquier cosa a la que podríamos temer.

 

el miedo

El sentimiento del temor está arraigado en la idea de que Dios no siempre nos ama lo suficiente o que no le importan nuestras circunstancias lo suficiente como para satisfacer cada necesidad y salvarnos de todo lo que parece temeroso. Pero si hacemos todo lo posible por tomar las decisiones por medio o con la ayuda del Espíritu Santo y para seguir a Jesús y mantenernos unidos a Dios; entonces El Temor no tiene fundamento; El Temor no tiene ninguna base.

 

¿Qué está pasando en tú vida que es malo y quizás empeore? ¿De qué tienes miedo que quizás suceda? ¿Qué sería el peor de los casos? ¿Has entregado esto a Dios? ¿ Puedes relajarte sabiendo que a Jesús le importa?

 

Es justo sentirse preocupado. Sabemos que si suceden cosas malas porque nosotros (o nuestros seres queridos) hemos tomado malas decisiones. Merecidamente nos preocupamos por las dificultades por las que estamos pasando.

 

Sin embargo, cuando el temor toma esta preocupación sana y la cambia en angustia, esto hace que quitemos nuestros ojos de Jesús y nos hace habitar en todo lo que está equivocado, y así nos olvidamos del amor fiel de Dios. El miedo es una preocupación, por falta de confianza en Dios.  

 

El amor perfecto hace salir al temor. ¿Qué es el amor “perfecto”? En la escritura, la palabra “perfecto” no significa “sin errores”. Significa “completo, total y lleno”. El amor de Dios es perfecto. Él se preocupa por nosotros sin cometer errores y también sin que nos falte nada que sea bueno para nosotros. ¡Jesús es todo lo que necesitamos para todo lo que necesitamos! Por lo tanto, si recurrimos a Dios y confiamos en la plenitud de su amor, el temor se disuelve en la nada impotente.

 

Dios me libro de temores

 

Cada crucifijo que vemos es un recordatorio de que podemos confiar en la bondad de Dios. ¿Si Jesús murió por ti en gran dolor y sufrimiento, no hará también él todo lo demás por ti que es bueno? Es por esto que, en el pasaje del Evangelio de hoy, Jesús dice, “¡Contrólate! ¡Ten confianza! ¡Soy yo, no tengas miedo!”  En cualquier situación terrible, Jesús camina con nosotros. Él nos mantiene a flote aun cuando pensamos que nos estamos ahogando. ¿Parece real su presencia a tu lado? ¿O parece más como un fantasma: intangible e indisponible, incapaz de hacer una diferencia? ¡Esto puede ser bastante espantoso! Si eso es el caso, él está moviendo su cabeza, diciendo, “¡Para eso Yo estoy aquí” ¡No tengas miedo”

 

El temor toma verdades a medias y suposiciones completamente falsas y las hace más grande de lo que podemos soportar. ¡Extingue sus mentiras y sus imágenes! ¡Mantén tus ojos en Jesús! Escúchalo decir: “¿Mi amado, por qué tienes miedo? Yo estoy siempre contigo. Siéntete seguro de que ningún desastre te agobiará ni te destruirá lo que te he dado, porque yo convertiré cada tormenta en una bendición. No temas a nada, querido amigo/a. No temas a nada, porque mi amor es suficiente”.

 

Fuente: “Reflexiones para el alma”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: