Conducta sexual del cristiano

 

Hola queridos lectores,

El día de hoy los invito a reflexionar sobre la conducta sexual que deberiamos tener como cristianos, creo que es un tema importante para los jóvenes aunque muchas veces no se habla de ello en el ambiente religioso por tratarlo como un tema vergonzoso e impuro. Comencemos con unas valiosas citas bíblicas al respecto:

 

* “Todo me está permitido, pero no todo me conviene. Todo me está permitido, pero no me haré esclavo de nada. (…) el cuerpo no es para el sexo, sino para el Señor, y el Señor es para el cuerpo.” (1 Cor 6, 12-14)

 

* “¿No saben que sus cuerpos son miembros de Cristo? (…)el que se une al Señor se hace un solo espíritu con él.” (1 Cor 6, 15-17)

 

* “Huyan de las relaciones sexuales prohibidas. Cualquier otro pecaso que alguien cometa queda fuera de su cuerpo, pero el que tiene esas relaciones sexuales peca contra su propio cuerpo” (1 Cor 6, 18)

 

* “¿No saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo que han recibido de Dios y que está en ustedes? Ya no se pertenecen a sí mismos. Ustedes han sido comprados a un precio muy alto; procuren, pues, que sus cuerpos sirvan a la gloria de Dios.” (1 Cor 6, 19-20)

 

 

Los jóvenes somos tendientes a sentir mociones de índole sexual con alguien, y eso es lógico y normal. Pero hay que tener en cuenta que “la conducta sexual del cristiano obedece, en primer lugar, a una lógica de la fe en Jesucristo” (explicación de La Biblia para 1 Cor 6)

 

Hay que evitar las situaciones en las cuales sabemos que seremos tentados al contacto físico de indole sexual como ciertas caricias, abrazos y besos… Hay que tener mucho cuidado aún dentro del noviazgo ya que es una etapa muy valiosa de preparación para el matrimonio que debe ser vivida a la luz de la fe y del amor a Dios que ambos deberían profesar.

 

Como seres humanos necesitamos del cariño y del amor de los demás, especialmente del sexo opuesto, pero no caigamos en una actitud de mendigar amor o de pensar que solo seremos felices si alguien nos dice palabras bonitas o nos demuestra fisicamente su afecto. Creo que deberíamos tener muy en cuenta que el único amor perfecto es el de Dios, que el único abrazo perfecto lleno de amor sublime es el de Jesús, y que a El deberíamos recurrir en momentos de necesidad de amor y no a los brazos de alguien que puede hacernos caer en tentación y manchar nuestra pureza de corazón.

 

Los invito a seguir el consejo del apóstol Pablo: que nuestros cuerpos sirvan para la gloria de Dios. Es decir, evitando con la fuerza del Espíritu Santo toda ocasión de tentación sexual y procurando utilizar nuestros cuerpos para servirlo a El con actitudes de amor fraterno, generosidad y en el ministerio que Dios nos ha manifestado que quiere que hagamos para Su gloria. Amen!

 

Autora: Marilyn