Mi carta a Dios: Gracias!!!

 

Hola queridos lectores! Estoy feliz, muy feliz. Alabo a Dios por la vida, por mi existencia y por todo lo hermoso que puedo ver a mi alrededor.

 

Gracias Señor!

 

Gracias Señor por tantas personas que estan apareciendo en mi vida, seres llenos de luz y amor que los puedo llamar “amigos“. Gracias Señor por mis alumnos, esas personitas que son pequeñas de edad, pero grandes de corazón. Y con su mirada y sus avances puedo sentir que soy útil en esta vida, y que Tu Amor pude ser manifestado a través de mis acciones de enseñanza. Que a traves de lo que puedo enseñarles con respecto al colegio, podamos ir juntos avanzando y afianzando su confianza en si mismos. Es algo realmente que me llena el corazon de alegría y orgullo, y además le da sentido a mi vida. El sentirme útil…

 

Alabo a Dios por dejarme ser Su instrumento, asi como tanto se lo pedí. Alabo a Dios porque a través de mis palabras y acciones, inspiradas por El, hay personas que se acercan al Señor y lo empiezan a conocer. Alabo a Dios y se me llena el alma de felicidad cuando veo en sus vidas esos cambios que solo puede explicarse con la accion de Dios en sus vidas, al haber entrado en sus corazones porque se lo abrieron y lo buscaron.

 

Gracias Señor por mi familia, gracias por haberme creado en el seno de esa hermosa familia cristiana. Gracias por permitir que siempre estuvimos unidos. Gracias por ser Tu el centro de nuestro hogar.

 

Te agradezco Señor por haberme creado con inteligencia y capacidad para estudiar. Y que hermoso que lo puedo aplicar en el trabajo para el bien del prójimo. Que hemaravilloso es  trabajar para el Reino del Señor, y que en cada persona que encuentro pueda manifestar a través de mi comportamiento que soy digna hija del Señor.

 

Gracias por la vida. Gracias por las personas que pones en mi camino. Gracias por los amigos. Gracias por la familia. Gracias por poder estudiar y trabajar. Gracias por enseñarme a ver todo lo bueno y lindo que hay en la vida, y por poner en mi la fuerza para levantarme cada día alabandote y entregándote mi día para que sea una manifestación de Tu voluntad. Sabes que yo soy tuya y que en mi vida puedes actuar con libertad. Te amo Dios.

 

Autora: Marilyn