Alabemos!

Alabado seas Señor! Te alabamos y bendecimos todos los hermanos del mundo! Alzamos nuestras voces ante Ti y nos unimos a los coros celestiales para enaltecer Tu Nombre.

 

Te alabamos Señor de Señores, Rey de Reyes. Tu Poder es grande!

Nuestra alma salta de gozo al estar en Tu presencia. Eres La Paz perfecta, Amor que arrasa todo lo oscuro y gris de nuestras vidas.

Levantemos las manos al cielo en señal de alabanza y agradecimiento. Unamos nuestras voces como hermanos, hijos de Dios para que a una sola voz la alabanza llegue al Trono de Dios con poder. Y junto a todos los ángeles y santos sea un solo cenaculo que irradie fuerza y gloria.

La Luz del Señor nos ilumine a todos y como una ráfaga de viento limpie toda nuestra vida de lo que nos aleja de El, de la felicidad plena, la tranquilidad y paz que nos merecemos como dignos hijos del Señor. AMEN!

Autora: Marilyn

Anuncios