He regresado!

Hola queridos lectores, cómo han estado?

Les pido mil disculpas que no he estado este tiempo en el Blog. Los he abandonado….. Ha sido un tiempo en donde no sentía que podría escribir cosas positivas o útiles para ustedes. Pero me he dado cuenta que aún en esos momentos uno puede expresarse también, y quizás mis palabras ayuden a quienes las lean, ese es mi deseo.

Por eso, les quiero contar que he vuelto! Y ahora si, realmente me comprometo a mantener actualizado mi blog, lleno de reflexiones y mensajes positivos y de amor para compartir con ustedes!. Al menos dos veces por semana estaré actualizando el blog. Espero me acompañen en este regreso!

Hoy me gustaría reflexionar con ustedes sobre esos momentos en los que sentimos que estamos estancados, que todo nos sale mal, que nada tiene sentido. Pues, te quiero decir que eso no es así. Quizás parecen utópicas mis palabras, pero te aseguro que no es así. Yo misma he pasado por momentos muy difíciles, de mucha oscuridad en mi vida, donde no tenia ganas de nada, ni ganas de vivir. Por eso querido amigo/a, hermano/a, te hablo con conocimiento de experiencia propia. A mi nadie me contó como es estar deprimido, o sin ganas de hacer nada, lo he vivido… Y en esa situación he querido ayudar igualmente, y fue cuando creé este blog, con palabras de aliento y llenas de optimismo para todos ustedes. Escribía lo que me hubiera gustado que me digan en ese momento.

Palabras llenas de fe, de amor, de fortaleza. Dios y Su infinito amor me ha salvado. Ha puesto personas maravillosas en mi vida que me han acercado a Su Amor. Y no es algo fantasioso, vuelvo a repetir. He conocido personas llenas de Luz y Amor que me han acercado a la fe de una manera impresionante. Empecé a participar en la Iglesia en diversos grupos de oración, hasta incluso a ayudar en la coordinación de muchos de ellos. Además en esos momentos estaba muy adolorida de la columna, casi inmovilizada, y siendo una joven bastante activa y hasta haciendo danza a nivel profesional, eso ha sido un golpe fuerte para mi, en todo sentido. Pero igualmente comenzaba a ir al grupo de oración, y era como un bálsamo de agua fresca a mi alma. Y mi corazón comenzó a recuperarse, al igual que mi cuerpo y mi mente. Fue cobrando fuerza, durante un proceso que duró años. Pero he aquí ahora, el fruto de mi esfuerzo se nota. Pude recibirme de la carrera que he estudiado, he conocido a una maravillosa persona que está a mi lado desde hace cuatro años, hemos construido una hermosa relación en fe con él que espero continúe según la Voluntad de Dios. He podido mejorar la relación con mi familia, y he podido armar un precioso grupo de amistades que son la luz de mis ojos. Personas que siempre me acompañan, me quieren y siento que Su Amor es reflejo del amor de Dios.

Incluso he tenido problemas con mi peso, cuestiones de alimentación, porque no quería comer lo suficiente, al punto que mi médica me ha dicho “o comes o te mueres”. Hoy en día puedo decir que estoy en mi peso ideal, aún un poco más je. Eso me llena de orgullo porque he superado muchas pruebas, muchos obstáculos, y aún sigue habiendo pruebas en mi vida. Por supuesto que las hay. Pero puedo decir que a lo largo de estos años pude mantenerme firme y no hundirme en ese pozo de oscuridad y depresión en el que me vi sumergida en algún momento. Puedo decir que hoy en día se ve mi vida florecida, cosechando las semillas que he plantado y cuidado años atrás.

Debo admitir que fue un proceso largo, por eso quiero animarte a que si estás pasando un momento parecido, no te rindas. Pero quiero que sepas que puede ser un proceso largo, que lleve tiempo. La clave está en no desistir, por más que quieras, por más que sientas que ya no tienes más fuerzas para seguir. Una vez leí en un libro de fe, que cada pequeño logro que hacemos por mas chiquito que sea es festejado por Dios con una gran celebración con su coro de ángeles. Cada  pequeño logro o avance que hacemos en nuestra vida, El lo ve como algo super valioso y grande. Así como un avión avanza miles de millas pero nosotros desde acá lo vemos como muy poquita distancia que recorre. De la misma forma Dios nos ve a nosotros. Ve cada pequeño avance como miles de millas que avanzamos!

Por eso, sigue avanzando! No te detengas! Y si has retrocedido, vuelve a avanzar. Y si te has caído, vuelve a levantarte. Y si te has alejado (como me ha pasado a mi), vuelve a acercárte! Nunca es tarde para volver a empezar….

 

Los quiero y les envío un gran abrazo de reencuentro!

La autora: Marilyn

Anuncios