La humildad

Hola queridos lectores,

Hoy quiero presentarles a una joven cantante católica de Argentina, mi país. Se llama Athenas Venica. Pueden encontrar sus canciones y videos en youtube. Les comparto una de ellas que me parece muy inspiradora y tuve el privilegio de escucharla en vivo hoy.

 

Les cuento que hoy tuve la gracia de encontrarla en un grupo de oración al que asistí. Ella estaba como participante también, junto a su marido (que también es un joven músico católico y viajan juntos en sus conciertos por el mundo). Incluso han tocado en la Jornada Mundial de la Juventud en Rio de Janeiro donde asistió el Papa Francisco. Es decir, se puede afirmar que Athenas cuenta con la admiración de muchos, incluyéndome.

Pero lo importante y que me parece destacable para compartir, es la actitud que vi en ella el día de hoy junto a su marido. Estaban sentados atrás de todo, en el último asiento de la Parroquia. Me imagino que ellos acostumbran a asistir y brindar conciertos en grandes e importantes Iglesias y locaciones magnificas. Y estaban allí, en una pequeña Parroquia de barrio, sin mas ornamento que la presencia de Dios allí en el Santísimo expuesto en el Altar. Y ahí es donde me di cuenta que eso es realmente lo que importa, pueden asistir a maravillosas Iglesias y lugares con multitudes siguiéndolos, pero el centro es Dios. Y me pareció hermoso ver como personas tan conocidas como ellos, aún conservan esa humildad característica de fieles seguidores del Señor. No han perdido su foco de servicio, y eso llenó mi corazón de emoción y admiración.

Considero que son un ejemplo a seguir, como jóvenes de fe y como matrimonio también. Seguramente ellos han pasado por momentos difíciles y obstáculos en la vida como cualquier persona los pasa. Pero me parece hermoso como dedican su vida y su matrimonio a servir al Señor, dándolo a conocer mediante sus talentos, que en este caso es la música y el canto. Eso me hizo reflexionar que nosotros también podríamos poner nuestros talentos al servicio del Reino de Dios. Volver a nuestro foco, que es darlo a conocer al Señor, desde el lugar en el que estemos, desde nuestra pequeña contribución. Cumplir nuestra misión en la vida, según Su Voluntad. No distraernos con cuestiones humanas y superficiales, sino centrarnos en Dios, esa parte espiritual y mística tan importante hoy día donde hay tanto vacío existencial.

En el momento de Adoración, verla allí arrodillada, con tanta entrega, tanta emoción con los brazos en alto alabando al Señor, con su corporalidad, su canto, su música. Tocando la guitarra que le ofrecieron, con un gesto de humildad impresionante, allí atrás de todos, sin querer llamar la atención. Fue emocionante para mi y un privilegio realmente poder presenciar su canto en vivo y en directo. Allí es donde experimenté y me di cuenta los hermosos regalos que el Señor me da en la vida. Y estoy segura que en tu vida también te ofrece esos regalos, pero no te detienes a observarlos, a disfrutarlos, a agradecerlos. Yo todos los días comienzo mi jornada, caminando hacia el trabajo, agradeciendo al Señor por un nuevo día que inicia, por tener un trabajo digno y sano, con personas buenas, por tener un amor, una familia, amigos. Por tener salud, y las comodidades esenciales que son comunes para nosotros pero cuánta gente no tiene acceso a cubrir esas cuestiones básicas como ser agua, luz, gas. Cuestiones que pasamos por alto porque estamos acostumbrados, y aquí es donde aplica la frase “sabes lo que tienes cuando lo pierdes”. No esperemos a perderlas para valorarlas, a esas situaciones de privilegio, esos regalos del Señor en nuestra vida. Desde lo más pequeño hasta lo mas grande. Desde el poder respirar, caminar, comunciarnos, ver, etc.

El tema del grupo este día era la Humildad. Y creo que haber visto a Athenas allí fue un claro ejemplo de esa bella virtud. Oremos por que ella y todas las personas dedicadas a extender la Palabra de Dios al mundo, puedan encontrar siempre la Fortaleza necesaria.

Los animo queridos hermanos a poder ser ejemplos para los demás. Que nuestro actuar y nuestras palabras sean siempre a consciencia, sabiendo que los que nos ven se pueden sentir inspirados por el ejemplo que les damos. Y de esa forma podemos ser dignos instrumentos del Señor en el mundo. Animo! Y a seguir!

PD.: Al finalizar la oración me acerque a Athenas y le entregué en un papelito la dirección de mi Blog. La invité a visitarlo. Y si es de su agrado, me encantaría que me ayude a difundirlo también, para la gloria del Señor. Amen! 

Los quiero! Saludos desde Argentina!

La autora: Marilyn

Anuncios