Hablar mal del prójimo

Hola queridos lectores, cómo han estado? Espero muy bien!

Hoy me gustaría compartir con ustedes este tema tan común en nuestras vidas.

5

En nuestro lugar de trabajo, de estudio, con nuestro grupo de amigos, conocidos, hasta incluso con miembros de nuestra familia. Siempre encontramos a una persona que no nos cae bien, que nos molesta su sola presencia y cada comentario que dice nos fastidia de una forma tan profunda, que hasta nos ponemos nerviosos!. Perdemos nuestro estado de armonía una vez más….

7

Lo primero que queremos hacer es hablar con alguien de forma negativa sobre esa persona, juntarnos para decir: “viste esa persona? que molesta que es!”, “viste lo que acaba de decir? que fastidioso que es!”, “viste cómo se vino vestido, qué ridículo!” Y en ese momento, creo que no estamos ayudando a nadie y nos estamos perjudicando. Generamos un ambiente tenso, de falsedad y comentarios insanos que empiezan a recorrer el ambiente donde estamos.

Pero sobre todo, nos hacemos mal a nosotros mismos al no poner en práctica el mandamiento “amarás a tu prójimo como a ti mismo“. Y eso incluye también a las personas que no nos caen muy bien, a quienes tenemos mas dificultad para poder entablar una buena relación o tener temas en común. A quienes por su forma de ser, de expresarse, de vivir, los solemos hacer de lado o reaccionar de forma hostil a sus comentarios. Y así es como empezamos a tener el habito de hablar de forma negativa de los demás.

 

Te propongo que si nos dicen algo negativo de otra persona, en vez de seguir en esa conversación tóxica, podríamos mencionar algo positivo de ella/él. Aún si nos cuesta encontrar ese aspecto bonito en él/ella. Pienso que todos tenemos algo por más pequeño que sea para ser destacado. Y si realmente no lo encuentras o no se te ocurre, tal vez lo mejor sea cambiar la perspectiva con la que estas analizando a esa persona, en vez de verla como alguien que reacciona de forma negativa simplemente porque es así, podríamos pensar qué le habrá pasado en su vida para ser así, que situaciones habrá vivido para comportarse de esa forma hoy en día. Y cambiando la mirada sobre él, serás compasivo y podrás verlo de forma distinta.

Ojo! No se trata de justificar y avalar comportamientos pensando que tiene que ver con las vivencias que pasó esa persona. Por supuesto, no tenemos que dejar que nadie nos maltrate ni se dirija a nosotros de forma hostil. Lo que me refiero es, en vez de llenarnos de odio y resentimiento ante esa situación, poder cambiar el foco, y poder mirarlo desde otro lugar. Un lugar donde no nos hará daño a nosotros ni al resto. Al contrario, con nuestro accionar podremos ser ejemplo para los demás también.

9

Te animo a poner en practica esta nueva forma de reaccionar ante quienes te generan molestia o fastidio. Evitar hacer malos comentarios sobre ellos, tratar de decir algo positivo en reemplazo. Y si no es posible, cambiar la mirada, y verlos desde un lugar compansivo y de perdón. Sabiendo que quizás en su vida atravesó por momentos difíciles que lo hacen actuar de esa forma. Igualmente recuerda, no dejemos que nadie nos maltrate de ninguna forma! Somos dignos hijos de Dios, nuestro Padre Celestial nos ama infinitamente con un Amor enorme, y quiere que seamos amados y amemos de la misma forma también. Ánimo y a seguir! Amen!

Un abrazo!

La autora: Marilyn

Anuncios