Recomenzar

Hola queridos lectores, cómo han estado?

He leído todos los comentarios que me han dejado, y es emocionante saber que de tantos países me han escrito para alentarme y que esperan que continúe escribiendo. En este tiempo de ausencia he visto que me han escrito desde diversos países como ser: Rumania, Estados Unidos, República Checa, Chile, Puerto Rico, Brasil, Argentina, entre otros.

Creo que a veces nos disminuimos tanto que pensamos que no somos capaces de poder transmitir la fe, el amor, la Palabra del Señor… por ser un/a joven común con una vida cotidiana estándar. Estudiar, trabajar, reuniones con familia y amigos…. todas las actividades que hacemos normalmente, y va pasando,,,, Te preguntaras: ¿Que va pasando?.. el tiempo….

Pensamos que no podemos dar nada bueno a los demás, porque vemos que nos cuesta aún con nosotros mismos. Caemos en la desesperación, el orgullo, el miedo, la angustia. Y es un circulo vicioso que parece estar persiguiéndonos como un cazador a su presa.

Nos adornamos con palabras bonitas para predicar, pero en la vida cotidiana no podemos amar al prójimo con un amor a semejanza de nuestro Señor. Hablamos de fe, de amor, de servicio, pero queda en palabras. Sentimos que nuestros actos no hacen honor a lo que nuestro corazón siente y desea hacer. Nos sentimos encerrados en una vida que no deja de ser “estándar”.

Y eso es porque tenemos miedo. No nos animamos a salir del molde de la sociedad. Queremos encajar a toda costa en modelos de belleza, de consumismo, de eterna juventud, de falsa “diversión”. Cuando en realidad todo lo que nos trae es tristeza y un vacío enorme en nuestro interior. Que ningún divertimento mundano puede llenar.

Al fin y al cabo, todo lo que queremos es sentirnos amados, y poder amar.

Muy felices fiestas y año nuevo ! Los quiero! Marilyn

PD. Los invito a comentar sobre qué temas les gustaría que escriba. Y como siempre, son bienvenidos a dejar sus mensajes, les responderé a todos 🙂

Anuncios