Cuál es el sentido….

Querido Dios,

Volvemos a ti, después de tanto tiempo alejados. Pensamos que podíamos solos, que estar contigo en oración era pérdida de tiempo. Empezamos a vivir la vida como pensábamos que todo mundo lo hacía. Levantarse, trabajar, estudiar, volver a casa, ver televisión, estar con el celular. Y el ciclo se vuelve a repetir sin fin.

Caemos en una rutina vacía sin significado. Nos preguntamos: ¿ésto es la vida? ¿ésta es la vida que quiero vivir? ¿dónde está el verdadero sentido de mi existencia? ¿qué estoy haciendo para experimentar esa vibrante energía en mi presente?

Al alejarnos de la oración, nos apoyamos en nuestro pensamiento, nuestros propios razonamientos para tomar decisiones en base a nuestro sentir, en consejos de amigos, de conocidos. Lo que no nos damos cuenta que ahí falta algo, falta la guía de nuestro Padre Celestial.

Nos alejamos de Su presencia así como el hijo se aleja de su padre porque sabe que se ha portado inadecuadamente, que no está haciendo lo que con tanto esmero le enseñó su padre. Porque no está viviendo de acuerdo a esas condiciones puras, de bondad, de rectitud…. pensamos que escondiéndonos borra la falta. Pero no es así, la empeora. Nos vamos sumergiendo en la oscuridad, lejos de la cálida y destellante brisa amorosa del Espíritu Santo.

Ya olvidamos los dones que hemos recibido, la bendición tan enorme de haber podido conocerlo al Señor de una forma intima, cercana, que no todos tuvieron la oportunidad. Podemos encontrarlo en la oración, un simple conversar con El. Y no lo hacemos. Sabemos cómo pero no lo hacemos.

Empezamos a medirnos en comparación con el resto, y evaluamos erróneamente. Nos basamos en las imágenes de facebook, instagram, las redes sociales… todos parecen tan felices sin Dios. Viajes, sonrisas, diversión. Lo que no sabemos es lo que se esconde detrás. Detrás de la chica fashion esta una persona triste necesitada de aprobación externa. Detrás de la familia feliz hay dos personas luchando por no separarse. Detrás del grupo de amigas divirtiéndose, hay personas carentes de una guía especifica que van como el viento lleva a las hojas de otoño.

Si ellos van de viaje, tenemos que ir de viaje. Si toman alcohol para divertirse, tenemos que tomar alcohol también. Si tienen novio, tenemos que tener novio también. Si se casan tenemos que casarnos también. No importa el costo, no importa con quien. Ya no importa lo que sentimos, lo que pensamos. Ya no significa nada los valores en donde basamos nuestra existencia años atrás. Todo desapareció…..

Ya no existe nada de esa persona que eramos. El Espíritu Santo brotaba de nuestro corazón, eramos felices con el Señor. Nos encontrábamos en la oración, El llenaba todos los vacíos oscuros. El nos sacó de la tempestad y del pozo mas profundo de tristeza y desesperación que pudimos haber atravesado. No había nadie ahí. Todo era gris, oscuro, sin sentido. Solo la certeza que había un Dios que nos sostenía, y nos amaba como nadie, que eramos una flor preciada en su jardín. Soñábamos con conocer personas que nos amen y nos cuiden de esa forma, pero no había nadie a nuestro alrededor. Y las personas que estaban nos gritaban, no confiaban en nosotros, nos menospreciaban, nos burlaban.

Cuando el Señor nos fue sanando, fisicamente, espiritualmente, mentalmente…. fuimos saliendo de ese pozo. Empezamos a ver la luz de la vida de otra forma. Pudimos ver los detalles del existir que no les prestabamos atencion antes. Empezamos a establecer relaciones de amistad sanas, relaciones amorosas de crecimiento mutuo, vinculos familiares, laborales, de estudio. Desarrollamos nuestro potencial, pero nos olvidamos de nuestro origen, nos perdimos en esos logros…

Y ahora qué? Nos encontramos viviendo una vida estándar, trabajo, estudio, pareja, amigos… pero sentimos ese vacío dentro, esa infelicidad continua. Algo no anda bien y no sabemos que es. Nos dicen que no entienden cómo viviendo una vida sin grandes dificultades económicas, de salud, de relaciones, podemos estar quejándonos, insatisfechos…. Lo que no saben es que esa insatisfacción proviene de la falta de Dios, la falta de oración. El saber que tenemos dentro un manantial retenido por una barrera que hay dentro nuestro. La barrera de lo común, de lo que debería ser, de lo que todos hacen. ¿Por qué no nos atrevemos a vivir diferente? A ser lo que realmente queremos ser, lo que queremos hacer en verdad.

Buscamos siempre agradar a los otros. Como en una mesa en la que no queremos estar, todos riendo y hablando de temas que suenan como palabras vacias. Y nosotros callados, mirando la escena con distancia, sin sentirnos parte en lo absoluto. Estando cerca pero lejos en realidad. Como con una pared de vidrio que separa, sintiendo una tristeza profunda proveniente de la decepcion de estar inmersa en una rutina sin sentido, y por no querer enfrentar la comodidad en la que estamos, nos quedamos,,,,

Quizas tambien por imposiciones sociales. Edad, género, condicion social, economica. Esperar a ciertos momentos para hacer tal o cual cosa. Y asi nos pasa el tiempo, esperando, pensando que algun dia se resolvera todo. Y no nos damos cuenta que los que tenemos el poder para dar un vuelco radical en la vida somos nosotros. Nuestra vida nos pertenece.

Pero no somos nosotros los que deberíamos tomar las decisiones solos. Porque hay un panorama que no vemos. Como por ejemplo, cuando un niño le sacamos los dulces porque sabemos que le va a doler el estomago, el niño llora, se enfada con nosotros. No entiende cómo su padre lo priva de algo delicioso y placentero. Acaso no me quiere? Acaso me castiga? No quiere que sea feliz?

Pues de la misma forma actúa Dios Padre. Somos sus hijos preciados, y a veces nos saca esas delicias de la vida en las cuales nos regozijamos de gozo, y enojados nos alejamos pensando que nos castiga, que no quiere que seamos felices. Es un Dios malo, lejano, que no entiende la vida moderna actual. Son pensamientos y costumbres de la edad media dicen algunos…..

Y lo unico que esta haciendo Dios es alejarnos de esas cosas que no nos van a hacer bien, pero que no lo vemos en ese momento. Porque El tiene un panorama mas amplio, ve mas alla. Para nuestro mayor bien, y no lo entendemos, no confiamos. No entregamos el timon ni por un segundo. No confiamos…..

Abandonemonos en Su presencia, tengamos la profunda certeza que El nos guiará, nos dará la respuesta que estamos buscando. Y podremos vivir en plenitud segun Su Voluntad, que es que seamos completamente felices en todos los aspectos de nuestra existencia. Pero no podemos ser felices sin El. Acerquémonos, oremos, volvamos…….

Les envío un gran abrazo caluroso desde Argentina.

Los quiero muchísimo.

La autora: Marilyn

Vencer la pereza

Buenos dias queridos lectores, como han estado?

Hoy me gustaria reflexionar con ustedes sobre la pereza y como vencerla.

El hecho de preferir estar tirados en la cama sin hacer nada, durmiendo, mirando la televisión, distrayéndonos con jueguitos de celular o computadora….

No usamos nuestro tiempo en actividades productivas, que nos hagan desarrollar mas como persona, profesional, intelectualmente, espiritualmente, socialmente… preferimos estar solos confinados en la oscuridad de nuestra habitación, inertes sin productividad alguna.

Cual es la consecuencia de esta actitud? Podemos perder grandiosas oportunidades para nuestra vida, tanto a nivel personal, social, profesional o espiritual. Evitar asistir a encuentros sociales/profesionales/culturales/religiosos y quedarnos encerrados en nuestro hogar significa que nos estamos perdiendo conocer a personas interesantes que nos pueden ayudar a salir de ese circulo de vagancia en el que estamos inmersos.

Pero no solo depende de conocer a otras personas que nos puedan ayudar. El cambio debe surgir de nosotros. Debemos tener la determinación de ponernos micro rutinas que nos hagan ir modificando los hábitos improductivos que tenemos consecuencia de nuestra pereza. Es recomendable anotarlos en un cuaderno, que sea nuestro anotador de objetivos y seguimiento de su cumplimiento. A veces escribir es una buena forma de poner en palabras nuestros pensamientos mas profundos y nuestros sentimientos que nos cuesta identificar con claridad, y esto ayuda para poder tomar decisiones con mas seguridad.

En cuanto a los objetivos que nos propongamos, es recomendable ser lo mas claros y precisos posibles. No es lo mismo decir “mi objetivo es aprender a manejar” que “mi objetivo es aprender a manejar en dos meses como máximo, asistiendo a clases tres veces por semana una hora”. El ser precisos en el objetivo nos ayuda a poder ser conscientes de lo que necesitamos hacer para cumplirlo y nos da un marco de tiempo para hacerlo. Objetivos poco claros=resultados poco probables.

A veces pensamos que cambiar hábitos es muy difícil, y entonces nos quedamos en nuestra zona de comfort. Pero no nos damos cuenta que esa actitud es la que origina que nos sintamos frustrados con el tiempo, la que recava nuestra autoestima haciéndonos pensar que no podemos lograr modificar y desarrollar nuevos hábitos y actitudes que nos faciliten lograr nuestros objetivos.

Es importante tener en cuenta que la constancia y perseverancia son dos factores esenciales para lograr vencer el circulo de pereza en el que estamos. Esto es valido también para el área de salud. Si tenemos que bajar de peso porque estamos excedidos, no basta con anotarnos en un gimnasio, tenemos que asistir de forma regular y constante a las clases. Ademas de pedir turno con medico y nutricionista para que nos pueda ayudar.

Por eso, quisiera decirte que no te desanimes! que sigas intentando regularizar tus hábitos aunque sea a poco. Por mas que veas que los avances son pequeños, todo suma. Y veras que pronto habrás cumplido esos objetivos que alguna vez pensabas que eran muy lejanos!

Animo y a seguir!

La autora: Marilyn