El compromiso

Hola queridos lectores,

Hoy me gustaría reflexionar con ustedes acerca del compromiso. Qué opinan acerca de este tema? Muchos piensan que es algo anticuado, ya pasado de moda. Sin embargo, he visto parejas que se han comprometido y me parece muy bonito realmente.

man in black long sleeved shirt and woman in black dress

El compromiso como gesto de amor 

En mi país, Argentina, se suele usar que el novio entregue a la novia un anillo plateado de compromiso como muestra de amor y deseo de casarse con ella. Generalmente se fija una fecha de boda luego de ese acto.  Algunos piensan que si no se tiene una fecha de boda entonces es innecesario. A mi me parece bonito ese gesto, aún sin tener una fecha.

Pienso que el tema de las parejas es complejo, más hoy en día donde hay tanta exposición en los medios de libertinaje, descontrol y falsa “diversión”. Además, actualmente hay mucha liviandad entre las personas, es decir, el pre concepto de lo temporal, lo “del momento”. Esas actitudes creo que siguen fomentando una realidad en donde vemos parejas de novios que están juntos hace años pero no toman el siguiente paso de comprometerse para casarse luego.

Además, considero que el hecho de querer casarse es un acto de mucha valentía. Puesto que la boda por Iglesia significa una unión para siempre, hasta que la muerte los separe, frente al mismo Dios como testigo de esa promesa.

En mi país, se acostumbra primero casarse por civil (legal) y luego por Iglesia (religión). Para luego realizar un festejo, en la medida de las posibilidades de cada pareja, que consiste en reunir a los seres queridos (familia, amigos) y disfrutar de una noche de banquete y baile.

Creo que desde pequeñas, soñamos con el príncipe azul que viene en un caballo blanco a llamarnos desde la pradera fijando su vista en lo alto, en la torre donde nos encontramos encerradas. Viene a rescatarnos y a proponernos matrimonio para vivir felices por siempre en el castillo encantado. Creo que esas imágenes perjudican mas de lo que benefician, porque si bien es lindo creer y soñar a ese príncipe azul que nos vendrá a rescatar, creo que nosotras mismas debemos ser quienes nos rescatemos y nos amemos de tal forma que nuestra felicidad no depende de otra persona sino de nosotras mismas.

Colocar  las expectativas de nuestra propia felicidad en otra persona no creo que sea la forma adecuada para poder lograr el objetivo que buscamos. Si usamos a otra persona como bastón y algún día se va, quedamos sin poder  caminar. Nunca hemos aprendido a poder trasladarnos por nuestros propios medios. Por lo que, mas que buscar apoyo y aprobación de una pareja, creo que debemos trabajar en nosotros mismos, para poder ser quienes nos alentemos y nos amemos de tal forma que no “necesitamos” a la otra persona para poder ser felices y plenos, sino que “elegimos” a la otra persona para que nos complemente y aliente en la vida.

Por eso, querido hermano/a, si estás en pareja, te aliento a que tengan momentos de conversación sincera y abierta en cuanto a qué espera y que piensa cada uno de esa relación. Conocer las expectativas puede ayudarnos a analizar qué es lo que queremos nosotros realmente y si compatibilizamos con el otro o no.

Hace poco, conocí a un matrimonio de hace muchos años de casados, que ayudan juntos en la coordinación de un grupo de oración al que asisto. Cuando les dije que me parece que ellos son un ejemplo de matrimonio en fe, la señora me respondió “tenemos nuestras diferencias, como toda pareja, pero siempre digo que nuestro matrimonio es de tres: él, yo y Dios en medio”. 

Confíen en Dios. Apóyense en El en momentos de dificultad. Sepan que nada es imposible par El. Todo lo podrán superar siempre que haya amor, respeto y fe. 

Amen!!

La autora: Marilyn

Anuncios

El matrimonio

“… el Creador al principio los hizo hombre y mujer y dijo: el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá con su mujer, y serán los dos una sola carne…” (Mt 19, 4-5)

¿De qué se trata?

El matrimonio se define como la alianza por la cual, -el hombre y la mujer- se unen libremente para toda la vida con el fin de ayudarse mutuamente, procrear y educar a los hijos. Esta unión basada en el amor estando bendecida por Dios, hace que el vínculo conyugal sea para toda la vida. Nadie puede romper ese vínculo. (Cfr. CIC can. 1055).

Se caracteriza por ser fiel, unido, total, indisoluble y fecundo. Es decir, ambos deben luchar diariamente por buscar vivir unidos en su corazón, en su mente y en su cuerpo. Y amar al cónyuge en su totalidad, con sus defectos y cualidades, en todas las circunstancias, en lo próspero y en lo adverso, en la salud y la enfermedad.

¿Dónde se celebra?

El matrimonio entre dos fieles católicos se celebra – normalmente – dentro de la Santa Misa. En la Eucaristía se celebra el memorial de la Nueva Alianza, en la que Cristo se unió a su esposa, la Iglesia, por la cual se entregó. Debe de celebrarse ante un sacerdote o un diácono.

¿Qué hay sobre la separación y el divorcio? 

*Separación: Es la interrupción de la convivencia matrimonial. Es decir, viven en casas distintas y hacen vidas separadas. Sin embargo, esto no significa que haya desaparecido el vínculo matrimonial, los cónyuges siguen casados y no pueden contraer un nuevo matrimonio. Puede que la causa de la separación cese y la convivencia se restablezca. (CIC. no. 1152).

*Divorcio: Hay ocasiones en que la pareja se ve obligada al divorcio civil, como medio de protección de los cónyuges y de los hijos, tales como: el cuidado de los hijos, el sostén económico, la separación de los bienes. En estos casos en que el divorcio ayuda legalmente, la Iglesia no se opone. Pero, es importante destacar que aún divorciados legalmente siguen casados delante de Dios y de la Iglesia, hasta la muerte de uno de los dos. Por eso mismo, el casarse con una persona divorciada es un pecado (adulterio), puesto que esa persona tiene todavía un legítimo esposo/a.

¿Qué hay sobre el matrimonio civil? 

El matrimonio civil es el que se contrae ante la autoridad civil. Este matrimonio no es válido para los católicos, el único matrimonio válido entre bautizados es el sacramental. En ocasiones es necesario contraerlo porque es útil en cuanto sus efectos legales. Los católicos casados únicamente por lo civil, deben casarse por la Iglesia.

 

Autora: Marilyn. Fuente: catholic.net seccion “El Sacramento del Matrimonio”

Expresar Amor

 

Hola queridos lectores, ¿cómo están?

Les agradezco sus visitas y comentarios. Me llana de felicidad ver los frutos de éste Blog, sea todo para la gloria del Señor. Yo sólo quiero ser un humilde instrumento en Sus manos y poder escribir para transmitir Su Amor.

 

 

Hoy me gustaría reflexionar acerca del amor. ¿Que bonito sentimiento verdad? Si bien se puede decir que es abstracto, también es tangible porque se puede sentir, experimentar y ver. El amor se siente muy dentro del corazón, inundando nuestro ser de una cálida sensación que nos transmite alegría y paz. Lo podemos experimentar en la interacción con el otro. Lo vemos en las acciones de quienes están unidos por el lazo de ese hermoso sentimiento. Se trata de expresiones de cariño en diversas formas. Es la manifestacion del Amor de Dios en nosotros, la cual podemos transmitir. Si no albergaramos Su Amor en nuestro corazón, no podría salir de allí tan puro y genuino hacia el otro. Transformándose en acciones como fidelidad, cuidado, atención, escucha, empatía, generosidad….

 

El mismo Dios es la perfecta y pura expresión del Amor. El es Amor. Su presencia se experimenta en nosotros cuando podemos amar al otro. Agradecemos al Señor habernos dado la capacidad de amar y ser amados más allá de todo impedimento físico o emocional. Todos merecemos rodearnos de amor. Los más necesitados, los pequeños, los marginados….

 

Jesús mismo es ejemplo del brindarse al otro sin importar la condición o jerarquía social. Todos y cada uno de nosotros somos valiosos ante Sus ojos. Somos únicas y hermosas creaciones de Su Amor. Fuimos dotados de razón y emoción, siendo seres maravillosos que somos capaces de sentir y pensar. Esto quiere decir, que si alguna relación en la que nos estamos ofreciendo desinteresadamente no nos significa ningún fruto, podemos analizar la situación y alejarnos en armonía. El Señor quiere nuestra felicidad, y eso significa muchas veces tomar distancia de ciertas personas o situaciones según Su Voluntad.

 

¿Cuántas veces no fuimos valorados cuando nos brindamos al otro? ¿Cuántas veces sentimos el desprecio sin causa de alguien a quien realmente admiramos? ¿Cuántas veces hemos sido rechazados? Pues bien, creo que es bueno recordar que hasta al mismo Dios le ocurrió. Cuando se presentaba ante multitudes dando a conocer verdades de fe, usualmente era abucheado o no comprendido por algunos. Así también nos puede ocurrir a nosotros, aunque la intención sea bondadosa para los demás. No lo tomemos como algo personal, es solamente que no están preparados para albergar en ellos el Amor.

 

Diversas situaciones convierten un corazón de carne en un corazón de piedra, incapaz de amar o ser amado. Dejémos que el Señor actúe en ellos y limitemos nuestro accionar a orar mientras El transforma su interior. De otra manera, es posible que nos dañemos en una relación forzada en la que uno sólo es quien se esfuerza por dar.

 

Por eso, anímate a ser amado y amar. Cuida tu corazón y el ajeno también. Transmite con tu accionar y tu pensamiento el Amor de Dios. Distribuye bondad y  generosidad siempre que tengas la oportunidad, cuidando tu persona e integridad. Eres una creación maravillosa de Dios, que merece respeto y valoración. Recuerda que la primer persona que debe cuidarse, eres tú.

 

¡Les envío un gran abrazo! ¡Bendiciones!

Marilyn

Crees en el amor para toda la vida?

El amor

Hola hermanos! Que tengan un precioso dia!

Hoy me gustaría reflexionar con ustedes acerca del amor. 

amor

Creo que es hermoso poder compartir la vida con alguien que sea realmente la persona que Dios puso en tu camino para poder juntos mejorar como persona y también en conjunto. 

Me parece que no es bueno que estemos con una persona por el hecho de no querer estar solo, porque eso se convierte en una dependencia afectiva-emocional que trae efectos negativos en ambas personas. 

Creo que lo ideal es haber pasado un tiempo razonable en soledad para poder conocerse y saber las virtudes y fortalezas que tenemos. De esta forma estaremos seguros al comenzar una relación. Esa frase que parece trillada pero es muy cierta: “Hay que estar bien con uno mismo, para poder estar con otra persona”

Por eso en este día le pedimos al Señor que bendiga en abundancias las parejas que se encuentran a lo largo y ancho de todo el mundo. Para que su amor sea reflejo del Amor perfecto de Dios. Amen!

Autora: Marilyn 

El amor

Hola queridos hermanos,

Hoy me gustaría reflexionar con ustedes sobre el amor. Creo que es un tema que es complejo y es muy cuestionado… Me parece que lo mas importante es conocer y estar con esa persona especial que nos enamoró, que nos respeta, nos ama y nos cuida. Es hermoso poder vivir un amor bello en donde los dos se amen, se cuiden y se esperen. Creo que lo esencial es estar bien con uno mismo antes de querer estar con otra persona, pues sino lo único que será es una situación en la que solamente lo usarás para fortalecer tu baja autoestima. Y eso no es recomendable, porque te hará mal a ti por estar con alguien por el solo hecho de que te diga cosas lindas y la otra persona quizás se enamore verdaderamente de ti, y así lo puedes herir… y si es el caso que esa persona también está contigo por situaciones ajenas al verdadero amor, él también sufrirá, porque la base de esa relación es inestable de parte de los dos.

Por eso, si estás pasando por un momento difícil en tu vida, te aconsejaría que esperes, que primero soluciones tu interior, te fortalezcas tú misma, sepas bien cuales son tus virtudes, tus capacidades y cualidades, te sientas bella por fuera y por dentro. Y recién ahí el Señor pondrá en tu camino a esa persona que destinó para ti. Ten confianza en el Señor, y entrégale esa relación también.

Dios nunca nos abandona. Y aunque nosotros nos alejemos de El, siempre está y nos cuida. Nunca va a dejar que hagamos algo que no es bueno para nosotros o nos pase algo peligroso. Porque El es nuestro guardián. Obviamente esto no significa que por eso nos expongamos a situaciones de riesgo, también nos tenemos que cuidar a nosotros mismos, tomando los recaudos pertinentes para estar seguros y tranquilos.

Y tener plena confianza que si estamos sufriendo porque nos separamos de alguien que amamos, quizás eso es bueno, seguramente no era para nosotros. Dios nos tiene preparado algo mejor. Y si estás viviendo un amor pleno y hermoso junto a esa persona que amas y el también a ti, disfruta mucho ese momento porque es una bendición y un regalo maravilloso de Dios para tu vida. El Señor nos ama mucho y quiere que seamos felices. Ayudemoslo a cumplir su deseo.

Los quiero mucho!

Autora: Marilyn

Levántate, hermosa mía

 

Levántate hermosa mía, y ven por acá, paloma mía. Acaba de pasar el invierno, y las lluvias ya han cesado y se han ido. Han aparecido las flores en la tierra, ha llegado el tiempo de las canciones, se oye el arrullo de la tórtola en nuestra tierra. Las higueras echan sus brotes, y las viñas nuevas exhalan su olor. Levántate, amada mía, hermosa mía, y ven. Paloma mía, que te escondes en las grietas de las rocas, en apartados riscos, muéstrame tu rostro, déjame oír tu voz, porque tu voz es dulce y amoroso tu semblante” (Cantar de los Cantares 2, 10-14) 

 

 

Que hermoso esta cita, realmente lo considero uno de los mas bellos poemas que he leído. Si bien esta cita se puede interpretar como el amor de Dios con su Iglesia, o el amor del Espíritu Santo con nosotros. Me gustaría darle otro significado producto de mi oración personal.

 

Creo que todos hemos pasado por momentos difíciles en la vida, esos momentos en los cuales todo parece gris, todo es oscuro y triste. Y nos sentimos como en el borde de un risco, frente al abismo por caer. Quizás ya desesperanzados, sin ganas de seguir porque creemos que ya no hay luz en el mundo y todo se apago en nosotros y a nuestro alrededor. En ese instante la vida es como un campo seco, marchito sin alegría. Entonces con todas nuestras fuerzas clamamos y clamamos a Dios, nos esforzamos con nuestra voluntad y buscamos ayuda a personas idóneas tanto del área espiritual como psicológico, emocional o medico. Nos apoyamos también en nuestra familia y nuestros amigos mas cercanos. Y así, de a poco, vamos saliendo de esa oscuridad en la que estábamos sumidos. Y en el tiempo y de la forma según la Voluntad de Dios, empezamos a ver los primeros rayitos de luz que iluminan ese campo seco y marchito. Y los primeros brotes van saliendo, cae una hermosa llovizna fresca y liviana sobre ese suelo marchito y preciosas flores se asoman por toda la pradera. Volvimos a ver la luz del sol, volvimos a sentir la alegría plena de la vida y el amor que se puede sentir.

 

Te sientes identificado? No se si estarás en el momento de la sequedad o en el de la luminosidad plena de tu vida. Lo que te puedo decir es que sigas adelante, ya sea uno u otro momento. Ambos pueden ser muy provechosos. Creo que la clave es vivir en plenitud el presente sea lo que sea que estemos atravesando. Porque al centrarnos en el pasado vivimos de un fantasma de algo que ya ha pasado. Y si nos concentramos todo el tiempo en el futuro y proyectamos demasiado, perdemos de disfrutar el presente hermoso que nos regala Dios. A veces es difícil controlar nuestra ansiedad y deseo de lo que puede llegar a pasar en el futuro, y comenzamos a imaginar…pero creo que con la ayuda del Espíritu Santo en nuestro corazón y también nuestra voluntad propia podemos encontrar ese equilibrio que nos permita disfrutar del presente con plenitud, habiendo aprendido del pasado y teniendo conciencia que nuestras acciones y decisiones podrán influir en un futuro también.

 

Les deseo una grandiosa semana queridos lectores,

Marilyn