En la vida cotidiana…

Acercárnos a Dios de nuevo

Hola queridos lectores,

Me gustaría compartir mi reflexión. Creo que hay momentos en los que sentimos que no somos dignos de estar en presencia del Señor, por haber hecho tal o cual cosa, por creernos poco frente a El, por compararnos con otras personas que pensamos llevan una vida cristiana ejemplar. Entonces, nuestra conciencia no nos permite abrirnos a la gracia del Señor, empezamos a alejarnos de su presencia, de la oración, del compartir en comunidad.

 

 

El resultado es un sentimiento de vacío interior, algo nos falta, experimentamos el amor de Dios de manera distante. Como el sol cuando ilumina desde lejos y sentimos su calor, pero ese sol cada vez va apagándose más en nuestra vida. Y ahi es donde las cuestiones humanas invaden nuestro existir, empezamos a preocuparnos en desmedida del dinero, de estructurar nuestras actividades con detalle, de planear nuestro futuro paso por paso. Como si la vida dependiera solamente de nuestros planes. Soy conciente que nuestras decisiones y acciones determinan nuestro futuro. Pero no es eso solamente, hay algo mas, y eso es la Voluntad de Dios. Su presencia se percibe. Creo que a Dios se lo puede ver, en los detalles que nos regala cada día, en esas “coincidencias”, en esas personas que nos brindan todo de ellos para que podamos estar bien y a gusto, en la majestuosidad de la naturaleza a nuestro alrededor. En las palabras que nos llegan como bálsamo a un corazón herido y en sequedad.

 

Creo que la vida no es solamente trabajar, estudiar, dormir, alimentarnos y seguir el circulo sin fin del capitalismo frío en el que estamos insertos actualmente. Creo que hay mucho más. A veces siento que estoy inmersa en un mundo de vorágine, apresurado, donde todos corren apurados, pero sin rumbo cierto. Pensando que llegarán a una meta en donde serán felices y plenos, y no se dan cuenta que la felicidad está en el camino y no en esa meta.

 

Dios siempre está a nuestro lado, y se manifiesta de forma que podamos verlo y experimentarlo. Lo vemos en pequeños gestos, lo sabemos pero no lo queremos admitir. Quizás por miedo al que dirán. Pero te aseguro que hay muchas personas que les gustaría escuchar de tu boca palabras de fe para poder alivianar un poco la carga que siente en su vida. Con máscaras de disfrute y felicidad cuando en realidad en el fondo hay mucha tristeza y desolación. Risas que ocultan llantos, alegría falsa que tapa una tristeza profunda en el ser, el hacer que oculta el ser.

 

Te invito a volver a acercarte al Señor, en la oración, en las actividades que pienses que te ayudarán a poder experimentar Su Amor vivo en las personas que te rodean. Piensa quienes son las personas que te acompañan en el caminar de tu existencia, porque ellos son determinantes en el rumbo que tomarás. Es bueno ir de la mano de personas de fe a quienes sepas que puedas recurrir en momentos de fragilidad humana que sólo puede ser aliviado con el suave arrullo del profundo Amor que Dios Padre nos tiene. Somos importantes para El.

 

Una vez me dijeron en un retiro espiritual, que debemos recordar que Dios es el Rey de Reyes, entonces Sus hijos, son príncipes y princesas. Tú eres su príncipe, tu eres su princesa. Y la mas hermosa de todas, la mas preciada. Compórtate como tal, con humildad y seguridad, con la dignidad propia de ser hijo/a del Rey de Reyes, nuestro Señor.

 

Eres muy valioso, valórate entonces y sigue adelante que hay mucho por vivir!!

Bendiones! Te quiero!!

Autora: Marilyn

Anuncios

Comenzando el día

Buenos dias queridos lectores,

Hoy me gustaría reflexionar con ustedes. Al despertarnos, entregamos nuestras actividades al Señor. Ponemos en Sus manos todo lo que vamos a hacer en la jornada que comienza. Pedimos Su bendicion sobre nosotros y sobre todas las personas con las que vamos a tratar, como así también sobre los lugares por donde vamos a estar. Y de esa forma, nos levantamos con la seguridad que Dios estará presente durante nuestro día.

 

 

¿Cómo podemos experimentar la presencia de Dios? Por ejemplo, en las llamadas “casualidades” que en realidad son”causalidades”. Pues todo pasa por una causa, y si tú le pediste ayuda al Señor y luego ocurre algo que tú estabas esperando o recibes alguna noticia que cambia tu jornada. Ese es Dios que se manifiesta a traves de ciertas situaciones, un abrazo, un gesto, alguna palabra recibida justo en el momento adecuado.

 

En resumen, te animo a confiar en el Señor. Aunque estes pasando por un momento difícil que piensas que no tiene solución o no sabes qué hacer. Esa decisión tan complicada que necesitas tomar, esa relación que pones en duda, ese trabajo que te tiene preocupado, ese examen que perturba tu sueño, esos deseos que anhelas cumplir… Te aseguro que si en una oración sincera al Señor le entregas todo, El responderá con esas “causalidades” de la vida.

 

Que tengan bello día bendecido!

Marilyn

El teléfono celular

 

Hoy en día nos vemos con el celular en la mano a todo momento, escribiendo mensajes, viendo las redes sociales y demás. Viajamos en transporte público y todos están absortos en esa burbuja informática, tanto que varios han sufrido robos a casusa de esto. También es común verlos caminando sin mirar de frente o de costado quien viene o que pasa alrededor. He visto a un deportista corriendo mirando su celular con los auriculares puestos, y no se percató que enfrente de él había unos obreros acarriendo grandes ramas de árboles a un camión, y casi se los lleva por delante y se choca. Afortunadamente uno de ellos lo esquivo y entonces no colisionaron. Es común también ver reuniones de amigos/as en las que cada persona está de esa forma también, hablando con otros amigos, con su pareja o con familiares escribiendo en el celular. Ya casi no miran a los ojos a quienes tienen enfrente. He visto también a parejas que mientras están sentadas en algún bonito restaurant están también escribiendo y hasta sacando fotos al lugar y a la comida a cada momento. Almuerzos de trabajo o de estudio en donde no se mira a los ojos y se conversa, sino que miran ese pequeño aparatito en sus manos. Y el común denominador de todos es esa expresion de leve sonrisa o hasta una estruendosa carcajada que les produce esas conversaciones. Una emoción producida a través de un aparato telefónico, cuando tienen personas reales enfrente de ellos, con las que podrían estar hablando, riendo, escuchando….

capture

Creo que al estar tan absortos así, nos perdemos vivir una vida real. En donde los abrazos, las palabras, las miradas cobran sentido y producen verdaderas emociones y sensaciones. Hasta discusiones se producen a través de ese aparato, malinterpretaciones a la orden del día. Porque al ser una pantalla en donde sólo se pueden escribir palabras, signos y emoticones, no percibimos tonos de voz, no observamos la mirada, ni la corporalidad en la expresion. Nos perdemos la comunicación real. Por esto creo que, si bien es muy beneficiosa la tecnología en nuestra vida, en este caso, podríamos acotar esas charlas sólo a cuestiones informativas. Cómo ser avisar que hemos llegado bien a destino, que llegaremos mas tarde o mas temprano de lo acordado o alguna cuestion especifica que queramos contar. Pero evitaría utilizar ese medio para comunicar situaciones serias o complejas que requieran bastante conversación e involucre posibles malos entendidos y sentimientos encontrados.

Creo que Dios nos ha dado una vida llena de posibilidades que no estamos aprovechando por estar encerrados en ese medio de comunicación tan irreal. Los aliento a fomentar la conversación en persona cuando sea posible, a mirar  a los ojos y a expresarnos en su totalidad sin intermediar una pantalla. Las relaciones humanas son una bendición y creo que es hermoso que las valoremos y les demos el espacio y la atención que se merecen. Los invito a vivir de una manera más real y no tan tecnológica cuando no sea necesario.

Autora: Marilyn

Valorar lo cotidiano

 

Hoy me gustaría reflexionar sobre el valor de la vida, sin antes detenerme en esas situaciones complicadas que parecen opacar y debilitar nuestra actitud de valoración a la propia existencia.

 

di-si-a-la-vida

Creo firmemente que las situaciones dificiles en la vida nos hacen mas fuertes y valientes, producen en nosotros una renovación tal que todo a nuestro alrededor es visto de otra forma, a través de un prisma de diferente color. Al pasar por momentos de profunda tristeza y desolación, de esos en los que la más completa oscuridad nos acompaña, donde nada tiene sentido ni aún el propio existir, donde todo parece perdido y que nada tiene solución… Todo se ve tan negativo, tan teñido de gris, personas que nos critican, que nos comparan, nos rebajan y subestiman, no somos nada valioso para nadie, o así lo entendemos. Lloramos, sufrimos en soledad, nuestro corazón se desgarra en la más profunda desesperación, y nuestro cuerpo se va consumiendo a la par de nuestra mente y nuestra alma. Y en el momento que tocamos fondo, tomamos conciencia que en realidad nunca estuvimos solos, porque esa voz en nuestro interior que nos decía que vivimos para algo, que somos valiosos, y que nuestra existencia tiene una misión única, era Dios. El Señor nos acompañaba en cada momento, y se presentaba en esas personas que nos daban un cálido abrazo, que nos reconfortaban con sus palabras de aliento o en esos momentos en los que no tomabamos el valor para hacernos daño porque sabíamos que algo nos detenía. Era el Amor de Dios, nuestro Padre.

Logramos atravesar esas situaciones y nos recuperarnos con la ayuda de Dios, de la medicina, familia, amigos y demás (porque Dios utiliza también a los profesionales de la salud y a las personas a nuestro alrededor para obrar en nosotros). Luego de vencer esos momentos, que hasta pueden ser de años de duración, notamos que han dejado una huella en nosotros, en nuestro interior mas profundo, en lo mas hondo de nuestro ser. Luego de la tormenta más oscura van apareciendo los primeros destellos de luz hasta poder deslumbrar el radiante sol en nuestras vidas. Lo podemos ver manifestado en la finalización de nuestros estudios académicos, conocer a esa persona especial que se convirtió en nuestra pareja en el camino de la vida, encontrar personas maravillosas a las que podemos llamar amigos, poder trabajar, comer, beber, ser capaces de salir, de viajar en transporte público, de movilizarnos por nuestros propios medios. Y también en la naturaleza, apreciar la belleza del canto de los pájaros al amanecer, el cielo con sus tonalidades perfectamente difuminados en hermosos atardeceres mágicos, esa brisa fresca luego de un día caluroso, esas noches de verano donde se respira el aroma del jardín húmedo luego de una llovizna fresca y renovadora, la sonrisa de los niños…

Situaciones cotidianas que pasan desapercibidas con facilidad, ensimismados en la voragine de una vida llena de actividades y compromisos. Vida autómata, donde parecemos robots que producen solamente. Dormir, comer, trabajar, viajar de regreso, y el ciclo se repite sin fin. Con un breve lapso de vacaciones, si es que nuestra mente puede descansar de esa agitación acumulada. Stress, nerviosismo, ansiedad, palabras que han llenado nuestro vocabulario moderno hoy en día. Y creo que la solución está en detenernos en algún momento a apreciar, realmente valorar y dar gracias a Dios de corazón por tener salud, vida, amor. Si pudieramos vivir asi cada día seríamos felices, y ante cada dificultad veríamos el rostro de Dios y su Amor, sabríamos que hay cosas mucho peores, y que realmente somos afortunados de ser, hacer y tener todo lo que tenemos. Por eso hoy te invito a estar atentos y apreciar los detalles de la vida y las acciones que forman parte de tu vida habitual: despertar en un acogedor hogar, ir a trabajar o a estudiar, estar rodeado de personas que nos aprecian, poder respirar, poder vivir. ….

La vida es un milagro, es lo más bello que nos pudo haber pasado, sea cual sea la situación que estés atravesando en este momento, te aseguro que todo pasará. Y si no te rindes y te aferras al Señor en tu oración, El te ayudará y pondrá en tu camino a esas personas que serán fiel reflejo de Su Presencia en tu vida. Valoremos la vida en su mas mínimo detalle de cotidaneidad, en cada pequeña accion demos gracias a Dios y disfrutemos. Dios quiso que vivamos. ¡Animo y a seguir! ¡Los quiero!

Autora: Marilyn

Dar lo mejor

Hola queridos hermanos,

Me gustaría reflexionar acerca de esa intención que tenemos de lograr la perfección en nuestro ser o en los comportamientos de nuestra vida cotidiana.

 

 

Creo que es cierto, que al elegir seguir al Señor, y compartir la fe y Su Palabra, somos vistos como personas que deben ser “perfectas”, intachables en su comportamiento. Porque sino luego vienen las criticas como: “Este es cristiano pero tuvo ese forma de reaccionar que nada tiene que ver con las enseñanzas que predica” o “Esta es religiosa pero no se comporta como tal en esa actitud que demuestra”.

Por supuesto, como personas de fe debemos cuidar nuestro comportamiento y lo que decimos, porque muchas veces somos visto como ejemplo también. Pero por otro lado, creo que es negativo el extremo de tratar de ser la “perfeccion”. En vez de ese termino, prefiero “excelencia”. Es decir, lo mejor que podamos hacer en la medida de nuestras posibilidades y sin dañar al otro. Buscar la excelencia en nuestra vida en lo que hacemos y decimos.

Conocemos la frase “Bueno, todos somos pecadores entonces siempre vamos a hacer algo mal”. Creo que en cierta parte es cierto, pero no me parece que sea pretexto  para considerar que podemos hacer las cosas de forma equivocada, aún sabiendo que es incorrecto, porque tenemos ese aval de la confesion o arrepentimiento y pensando el hecho del pecado original que atraviesa a todos como condición de la humanidad entera.

Por lo que, me parece que es bueno tener en cuenta que somos pecadores innatos al solo efecto de no buscar la “perfeccion” en la vida, sino la “excelencia”. Y para hacer lo mejor que esté a nuestro alcance para vivir en fe y transmitiendo el Amor de Dios a nuestro alrededor.

 

Bendiciones y que tengan un bello día!

Marilyn

 

 

Persevera y triunfarás

 

Hoy me gustaría reflexionar con ustedes acerca de la perseverancia. Seguir adelante en medio de las tormentas de la vida puede ser muy difícil, imposible me dirán algunos. Pero realmente cuando tenemos nuestro sostén en Dios, nada es imposible.

 

 

Te aseguro que aún pasando por las mas horribles experiencias, siempre puedes salir adelante si te lo propones y nunca te rindes. Apóyate en Dios, en la oración. Trata de sentir el gran Amor que el Señor te tiene. Y saber que Dios no es una nebulosa sin sentido, es un Ser que realmente te ama y te lo demuestra. Lo puedes sentir en ti y en tu vida si lo dejas. Me preguntarás cómo es eso. Pues bien, por ejemplo: Si de repente sientes una paz inmensa en tu corazón que alivia de tu dolor, pues ese es Dios. Si de imprevisto ves a una persona en tu camino y te ayuda justo con lo que necesitabas, ese es Dios que se manifiesta en tu vida. Si repentinamente las cosas se van acomodando para darle solución a tu conflicto, ese es Dios que quiere actuar y ayudarte en tu existir. Por eso, te animo a que estés atento a estos pequeños detalles, pues realmente Dios se manifiesta en la vida, en lo concreto, en lo cotidiano, en los pequeños detalles.

 

Te animo a seguir adelante, no importa que te haya pasado o lo mal que te sientas. Aférrate a Dios en la oración y sigue adelante, nunca te rindas. Acuérdate que luego de todas las tormentas, sale el sol. Y cuando salga el sol en tu vida va a ser tan hermoso todo que no vas a poder creer las grandiosas bendiciones que están pasando en tu vida, y ahí te acordarás de todo lo que pasaste y te sentitrás muy reconfortado porque no te haz rendido. Aunque tarden mucho tiempo…los logros siempre llegan querido hermano/a. Animo y a seguir!

 

Los quiero!

Autora: Marilyn

 

Nuestros cambios

 

Hola queridos hermanos,

Ante todo, quiero disculparme por mi ausencia del Blog en estos meses. Ha llenado mi alma de regocijo el ver tantos comentarios, que me he dedicado a responder a cada uno con total atención. Espero que sigan leyendo mi Blog y compartiéndolo para la gloria de Dios.

 

 

time for change

 

 

En esta ocasión, me gustaría reflexionar con ustedes acerca de los cambios. Creo que todos tenemos cosas para mejorar, actitudes a modificar, gestos que no son los adecuados o los mas amables. Quizás nos damos cuenta de ello cuando otra persona nos lo dice, tal vez esa persona que amamos es la que más nos hace enfrentar con la realidad de nuestras propias miserias. Porque queremos ser la mejor version de uno mismo para esa persona especial. Pero en el camino, nos olvidamos que Dios nos creó perfectos a su modo, somos creaturas hechas a imagen y semejanza de nuestro Señor. ¿Y qué quiere decir eso? Nuestra esencia es pura, sana, libre. Tenemos en nuestro interior un potencial extraordinario del cual no estamos percatados. Siempre queriendo agradar, siempre queriendo ser como los demás lo disponen. Pero el Señor nos dió la vida con un propósito, y esa misión es ser feliz con nuestras cualidades y nuestros errores.

 

Creo firmemente que es muy importante tener paciencia con uno mismo y en consecuencia, con los demás a nuestro alrededor. El amor se trata de eso también. La paciencia y la tolerancia en momentos difíciles. Poder comprender, tratar de ponernos en el lugar de la otra persona y reaccionar con todo el amor de Dios que tenemos dentro nuestro. Eso no significa ser pisoteados ni mucho menos, significa ser dignificados utilizando el respeto y la comprensión al prójimo.  Aunque sea con pequeñas actitudes de cada día, para poder ser  mejores instrumentos de Dios para brindar Su Amor. Y si lo vemos como el sentido de la vida es aún mas gratificante, puesto que siempre tendremos un motivo para levantarnos con ánimo y una sonrisa cada mañana. Sabiendo que por delante tenemos una nueva oportunidad de valorarnos, apreciarnos y trabajar en las cosas que queremos cambiar para nuestro bien y el de los demás.

 

Por eso, te animo a que cada nuevo día te propongas darle un sentido más pleno a tu jornada. Sabiendo que en cada acción que haces, por pequeña que sea, es un gran avance hacia la plenitud de tu persona. Y siempre tendrás un nuevo comenzar para poder seguir puliendo esas impurezas de tu ser, propias de la humanidad. Recordemos siempre que el Señor nos acompaña en cada paso, en cada avance, y que todo pasa por algo. Y de las dificultades y obstáculos puedes sacar mucha bendición también, aprendizaje y fortaleza. Con lo cual, no te desanimes! Sigue adelante y verás como todo toma el curso que debe tomar según la Voluntad del Señor. Entrega tu vida en Sus manos y verás como todo se clarifica y entiendes mejor en medio de tus dudas y pensamientos.

 

Dios te ama. Amate tu también.

Autora: Marilyn