El compromiso

Hola queridos lectores,

Hoy me gustaría reflexionar con ustedes acerca del compromiso. Qué opinan acerca de este tema? Muchos piensan que es algo anticuado, ya pasado de moda. Sin embargo, he visto parejas que se han comprometido y me parece muy bonito realmente.

man in black long sleeved shirt and woman in black dress

El compromiso como gesto de amor 

En mi país, Argentina, se suele usar que el novio entregue a la novia un anillo plateado de compromiso como muestra de amor y deseo de casarse con ella. Generalmente se fija una fecha de boda luego de ese acto.  Algunos piensan que si no se tiene una fecha de boda entonces es innecesario. A mi me parece bonito ese gesto, aún sin tener una fecha.

Pienso que el tema de las parejas es complejo, más hoy en día donde hay tanta exposición en los medios de libertinaje, descontrol y falsa “diversión”. Además, actualmente hay mucha liviandad entre las personas, es decir, el pre concepto de lo temporal, lo “del momento”. Esas actitudes creo que siguen fomentando una realidad en donde vemos parejas de novios que están juntos hace años pero no toman el siguiente paso de comprometerse para casarse luego.

Además, considero que el hecho de querer casarse es un acto de mucha valentía. Puesto que la boda por Iglesia significa una unión para siempre, hasta que la muerte los separe, frente al mismo Dios como testigo de esa promesa.

En mi país, se acostumbra primero casarse por civil (legal) y luego por Iglesia (religión). Para luego realizar un festejo, en la medida de las posibilidades de cada pareja, que consiste en reunir a los seres queridos (familia, amigos) y disfrutar de una noche de banquete y baile.

Creo que desde pequeñas, soñamos con el príncipe azul que viene en un caballo blanco a llamarnos desde la pradera fijando su vista en lo alto, en la torre donde nos encontramos encerradas. Viene a rescatarnos y a proponernos matrimonio para vivir felices por siempre en el castillo encantado. Creo que esas imágenes perjudican mas de lo que benefician, porque si bien es lindo creer y soñar a ese príncipe azul que nos vendrá a rescatar, creo que nosotras mismas debemos ser quienes nos rescatemos y nos amemos de tal forma que nuestra felicidad no depende de otra persona sino de nosotras mismas.

Colocar  las expectativas de nuestra propia felicidad en otra persona no creo que sea la forma adecuada para poder lograr el objetivo que buscamos. Si usamos a otra persona como bastón y algún día se va, quedamos sin poder  caminar. Nunca hemos aprendido a poder trasladarnos por nuestros propios medios. Por lo que, mas que buscar apoyo y aprobación de una pareja, creo que debemos trabajar en nosotros mismos, para poder ser quienes nos alentemos y nos amemos de tal forma que no “necesitamos” a la otra persona para poder ser felices y plenos, sino que “elegimos” a la otra persona para que nos complemente y aliente en la vida.

Por eso, querido hermano/a, si estás en pareja, te aliento a que tengan momentos de conversación sincera y abierta en cuanto a qué espera y que piensa cada uno de esa relación. Conocer las expectativas puede ayudarnos a analizar qué es lo que queremos nosotros realmente y si compatibilizamos con el otro o no.

Hace poco, conocí a un matrimonio de hace muchos años de casados, que ayudan juntos en la coordinación de un grupo de oración al que asisto. Cuando les dije que me parece que ellos son un ejemplo de matrimonio en fe, la señora me respondió “tenemos nuestras diferencias, como toda pareja, pero siempre digo que nuestro matrimonio es de tres: él, yo y Dios en medio”. 

Confíen en Dios. Apóyense en El en momentos de dificultad. Sepan que nada es imposible par El. Todo lo podrán superar siempre que haya amor, respeto y fe. 

Amen!!

La autora: Marilyn

Anuncios

He regresado!

Hola queridos lectores, cómo han estado?

Les pido mil disculpas que no he estado este tiempo en el Blog. Los he abandonado….. Ha sido un tiempo en donde no sentía que podría escribir cosas positivas o útiles para ustedes. Pero me he dado cuenta que aún en esos momentos uno puede expresarse también, y quizás mis palabras ayuden a quienes las lean, ese es mi deseo.

Por eso, les quiero contar que he vuelto! Y ahora si, realmente me comprometo a mantener actualizado mi blog, lleno de reflexiones y mensajes positivos y de amor para compartir con ustedes!. Al menos dos veces por semana estaré actualizando el blog. Espero me acompañen en este regreso!

Hoy me gustaría reflexionar con ustedes sobre esos momentos en los que sentimos que estamos estancados, que todo nos sale mal, que nada tiene sentido. Pues, te quiero decir que eso no es así. Quizás parecen utópicas mis palabras, pero te aseguro que no es así. Yo misma he pasado por momentos muy difíciles, de mucha oscuridad en mi vida, donde no tenia ganas de nada, ni ganas de vivir. Por eso querido amigo/a, hermano/a, te hablo con conocimiento de experiencia propia. A mi nadie me contó como es estar deprimido, o sin ganas de hacer nada, lo he vivido… Y en esa situación he querido ayudar igualmente, y fue cuando creé este blog, con palabras de aliento y llenas de optimismo para todos ustedes. Escribía lo que me hubiera gustado que me digan en ese momento.

Palabras llenas de fe, de amor, de fortaleza. Dios y Su infinito amor me ha salvado. Ha puesto personas maravillosas en mi vida que me han acercado a Su Amor. Y no es algo fantasioso, vuelvo a repetir. He conocido personas llenas de Luz y Amor que me han acercado a la fe de una manera impresionante. Empecé a participar en la Iglesia en diversos grupos de oración, hasta incluso a ayudar en la coordinación de muchos de ellos. Además en esos momentos estaba muy adolorida de la columna, casi inmovilizada, y siendo una joven bastante activa y hasta haciendo danza a nivel profesional, eso ha sido un golpe fuerte para mi, en todo sentido. Pero igualmente comenzaba a ir al grupo de oración, y era como un bálsamo de agua fresca a mi alma. Y mi corazón comenzó a recuperarse, al igual que mi cuerpo y mi mente. Fue cobrando fuerza, durante un proceso que duró años. Pero he aquí ahora, el fruto de mi esfuerzo se nota. Pude recibirme de la carrera que he estudiado, he conocido a una maravillosa persona que está a mi lado desde hace cuatro años, hemos construido una hermosa relación en fe con él que espero continúe según la Voluntad de Dios. He podido mejorar la relación con mi familia, y he podido armar un precioso grupo de amistades que son la luz de mis ojos. Personas que siempre me acompañan, me quieren y siento que Su Amor es reflejo del amor de Dios.

Incluso he tenido problemas con mi peso, cuestiones de alimentación, porque no quería comer lo suficiente, al punto que mi médica me ha dicho “o comes o te mueres”. Hoy en día puedo decir que estoy en mi peso ideal, aún un poco más je. Eso me llena de orgullo porque he superado muchas pruebas, muchos obstáculos, y aún sigue habiendo pruebas en mi vida. Por supuesto que las hay. Pero puedo decir que a lo largo de estos años pude mantenerme firme y no hundirme en ese pozo de oscuridad y depresión en el que me vi sumergida en algún momento. Puedo decir que hoy en día se ve mi vida florecida, cosechando las semillas que he plantado y cuidado años atrás.

Debo admitir que fue un proceso largo, por eso quiero animarte a que si estás pasando un momento parecido, no te rindas. Pero quiero que sepas que puede ser un proceso largo, que lleve tiempo. La clave está en no desistir, por más que quieras, por más que sientas que ya no tienes más fuerzas para seguir. Una vez leí en un libro de fe, que cada pequeño logro que hacemos por mas chiquito que sea es festejado por Dios con una gran celebración con su coro de ángeles. Cada  pequeño logro o avance que hacemos en nuestra vida, El lo ve como algo super valioso y grande. Así como un avión avanza miles de millas pero nosotros desde acá lo vemos como muy poquita distancia que recorre. De la misma forma Dios nos ve a nosotros. Ve cada pequeño avance como miles de millas que avanzamos!

Por eso, sigue avanzando! No te detengas! Y si has retrocedido, vuelve a avanzar. Y si te has caído, vuelve a levantarte. Y si te has alejado (como me ha pasado a mi), vuelve a acercárte! Nunca es tarde para volver a empezar….

 

Los quiero y les envío un gran abrazo de reencuentro!

La autora: Marilyn

Pentecostés: ¿Qué significa?

Hola queridos lectores, cómo han estado?

Como sabrán, hoy se celebra el día de Pentecostés. En este día, recordamos el momento en el cual los discípulos se encontraban reunidos encerrados, atemorizados, temían tener la misma suerte que Su Maestro. Pero fueron llenos del Espíritu Santo, el Señor les concedió una fortaleza y valentía enorme para poder salir y ser auténticos portadores de la Buena Nueva. Con esa fuerza interior, esa Paz que los colmó se sintieron seguros y confiados para salir al mundo y continuar la Obra del Señor. Repasemos juntos el pasaje bíblico al respecto:

“Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en el mismo lugar. De repente vino del cielo un ruido, como de una violenta ráfaga de viento, que llenó toda la casa donde estaban, y aparecieron unas lenguas como de fuego que se repartieron y fueron posándose sobre cada uno de ellos. Todos quedaron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía que se expresaran (…) y cada uno los oía hablar en su propia lengua. Todos quedaron muy desconcertados.” (Hecho de los Apóstoles 2, 1-6)

Si bien, siempre ha sido representada con figuras tales como una paloma, brisa suave o fuego, en realidad no dejan de ser meras representaciones. En verdad, el Espíritu Santo es Dios. Sabemos que según dogma de fe, Dios es Trino, es decir, tiene tres “personalidades”: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Es uno de los misterios mas difíciles de poder llegar a razonar con la lógica humana limitada con la que contamos. Una vez en un retiro espiritual al que asistí, nos explicaron este Misterio de una forma muy amena y comprensible, que deseo compartir con ustedes en este momento. Así como nosotros tenemos tres “partes” en nuestro ser: mente, cuerpo y alma, Dios también: mente (Padre), cuerpo (Hijo) y Espíritu Santo (alma).

Es así como cuando entregamos nuestro corazón en una oración sincera y de real apertura al poder renovador de Dios, podemos experimentar en nuestro ser Su Presencia. Mas allá de las sensaciones físicas que podamos tener (calor, frío, etc), lo realmente importante son los frutos que deja en nosotros recibir la Presencia Divina en nuestro ser (Paz, Gozo, Tranquilidad, Alegría, Confianza, etc). Así como nosotros lo podemos recibir si tenemos un corazón dispuesto y abierto a dejar actuar la Gracia del Señor, de la misma manera lo recibieron esos discípulos temerosos y escondidos en esa época lejana de la que relata la Sagrada Escritura.

Hoy en día, nosotros somos esos Discípulos atemorizados y encerrados en nuestras casas. Deprimidos, tristes, angustiados con los vaivenes de la vida. Con dudas, incertidumbres, planes que hacemos pero no sabemos si se podrán concretar. Discusiones entre nuestros seres queridos, familias, amistades. Falta de confianza, de amor propio. Falta de seguridad y valentía.

Hoy te vengo a decir que te animes! que el Espíritu Santo ha llegado a tu vida! y si le abres tu corazón en actitud humilde y receptora, podrás experimentar lo mismo que aquellos discípulos de los que habla el Evangelio. Y ya no tendrás mas miedos ni inseguridades, porque muy en el fondo de tu ser, sabrás que el Señor esta dentro de Ti. Que con Su Espíritu te ha colmado de Su Fortaleza y Seguridad, que ha inundado tu Ser de una Paz indescriptible, que ha aliviado tu mente y tus pensamientos, que puedes experimentar como tu ser reposa sobre Su Presencia.

Entregas en El todas tus preocupaciones  y temores. Sal y sé Luz, eres un digno discípulo del Señor, y ya tienes la Fortaleza y la Valentía para poder extender su Paz y Amor al mundo, con tus gestos, acciones, palabras. Para que puedas ser una Luz en la Oscuridad, un Faro en medio de la nostalgia, envión para ti mismo y para los que te rodean. Te animo a salir con la frente en alto y la seguridad plena que Dios Espíritu Santo te cuida y te proeje de todo mal y te inunda de Su Amor para poder seguir. No te rindas! Amen! 

Autora: Marilyn.

Saber defendernos con bondad

Hola queridos lectores, cómo han estado?

Hoy los invito a reflexionar sobre saber defendernos conservando la bondad y la fe. Creo que muchas veces somos juzgados como personas “perfectas” que no sería bien visto enojarse, “defenderse” o “poner limites” ante el maltrato del otro. Olvidamos que Jesús mismo atravesó situaciones en las que tuvo que defender la fe en el nombre del Señor, como aquella vez en la que gran cantidad de vendedores se habían asentado en el Templo como si fuera un comercio común sin tener respeto ni consideración del lugar sagrado.

 

“Miren que los envío como ovejas en medio de lobos. Por tanto, sean astutos como las serpientes e inocentes como las palomas.” (Mateo 10,16)

 

 

Sentimos enojo por ser sobrepasados de actitudes altaneras, maliciosas y aprovechadoras. Somos subestimados por nuestra tranquilidad y bondad. Al ser personas de fe, buscamos armonía y tratamos que haya paz y evitamos las discusiones. Pero me he dado cuenta que el hecho de ser “demasiado buenos” hace que los demás nos consideren débiles de carácter o muy inocentes y por lo tanto sin capacidad de respuesta ni defensa.

Es importante tener la debida “astucia” sin perder la inocencia innata de hijos de Dios. Es común ver situaciones en donde se abusan de la bondad de una persona. Tenemos muy presente la sabia enseñanza “amaras a tu prójimo como a ti mismo” (Mt 22, 39). Lo que olvidamos es que debemos amar a los demás COMO a nosotros mismos. Y defendernos cuando corresponde es amarnos también. Somos hijos/as preciadas del Señor, el Rey de Reyes, Señor de Señores. Somos príncipes y princesas a Sus Ojos. Debemos ser tratados como tales, como nos ama el Señor, sin importar preparación académica, situación socio-económica ni ninguna otra característica de nuestra persona. Por el solo hecho de existir ya somos milagros de Dios. Nuestra vida es un Tesoro. Como tal debemos ser tratados.

Los invito a agradecer de corazón al Señor por haber traído a nuestra vida a esas personas que son verdaderos Instrumentos de Su Amor y Misericordia, quienes nos ayudan a poder transitar esos difíciles momentos con más tranquilidad y seguridad. Pidamos por sus intenciones y sus vidas, para que puedan seguir siendo Luz en el camino de tantos otros en esos momentos donde es necesario poner un limite y defenderse. Los animo también a poder ayudar a nuestros hermanos que mas les cuesta atravesar estas situaciones quizás por timidez, miedo o necesidad. Hagamos saber con nuestras palabras de apoyo que somos capaces de decir basta y plantarnos con la frente en alto y la dignidad de ser Hijas e Hijos de Dios. Sabiendo que El nos protege y está a nuestro lado como el Guardián de Guardianes. AMEN!!

 

Los quiero muchísimo!! Gracias!!

La autora: Marilyn 

 

Cómo vivir la fe en el mundo actual

Hola queridos lectores, cómo han estado?

He vuelto! Saben que mi deseo mas profundo es que cada vez mas jóvenes puedan acercarse a Dios y puedan experimentar Su Amor y Su Paz. Y si es a través de los escritos en mi Blog, bienvenido sea! Con que un sólo joven se sienta motivado a cuestionarse y acercarse a la fe al leer alguno de mis post, estoy mas que feliz! Y agradezco a Dios la posibilidad del Internet y el poder comunicarme con ustedes!

Hoy me gustaría reflexionar sobre cómo ser cristiano en el mundo juvenil actual.

 

Podemos vivir con normalidad, haciendo actividades como cualquier joven: estudiar, trabajar, salir con amistades, salir a pasear… y también poder tener un corazón puro y bondadoso que haga que nuestras acciones y palabras lleven paz y tranquilidad a donde vayamos, transmitiendo nuestra fe en los momentos que tengamos oportunidad. Cuando una persona pasa un mal momento en su vida, o se siente superado por las situaciones que le tocan vivir, es ideal para hablarle de Dios y de la oración, del poder de la fe. Poder acercarles nuestro testimonio de vida también. No hace falta tener un vocabulario erudito ni mucho menos, ni ser expertos en teología. Con solo compartir nuestra experiencia de fe o darle alguna palabra de aliento o de conocimiento podemos ser de gran ayuda.

 

Y quizás nos preguntemos: para qué voy a ayudar a las personas? Si tal vez, ellos en mi lugar no lo harían… pues bien, creo que mas que una obligación es una misión. Al menos yo lo experimento de esa forma. El tener la oportunidad de llevar un mensaje de fe de alguna forma en cualquier situación que pueda presentarse y sea admisible para ello, significa que mi vida tiene sentido. Siento que Dios me ha dado vida en este mundo para poder ser reflejo de Su Amor, y poder darlo a conocer. Y eso no quiere decir que sea una persona perfecta ni mucho menos. Soy una joven común como cualquier otra. Al menos en mi caso, eso le da un significado a mi existencia, no se trata solo de estudiar, ganar dinero, ir logrando objetivos…

 

El haber tenido la bendición de conocer al Señor a través de grupos de oración y personas de fe que se han cruzado en mi camino, me hace poder ver la vida de otra manera. Valorando mas los detalles sencillos, como poder salir, caminar, estudiar, trabajar, tener amistades y personas que me quieran a mi alrededor. Cuestiones tan simples que las personas suelen pasar de largo y no detenerse a observar. Porque es la normalidad, es lo que siempre está en su vida, por eso existe la frase “no valoras lo que tienes hasta que lo pierdes”.

 

Creo que Dios se vale de nosotros también en los momentos mas simples y comunes de la vida. Y tal vez, esos son los momentos mas importantes, porque en una Iglesia, o en un grupo destinado a tal fin, las personas se acercan por propia voluntad para estar con el Señor, pero en la vida cotidiana somos nosotros los “pescadores de hombres” como Jesús le ha dicho a Pedro en su momento. Somos Su Luz en el mundo, como un faro en donde los demás pueden ver en nosotros el reflejo de Su Amor. Ver con nuestro ejemplo  y nuestras acciones o simplemente con nuestra mirada de pureza y bondad, el amor de Dios.

 

Los animo a ser Testigos del Señor en el mundo que nos toca vivir, Es mi mas profundo deseo, hacer resurgir en todos ustedes ese mismo ímpetu de poder extender en este mundo la bondad y la fe, para que muchas mas personas puedan acercarse al Amor tan inmenso y puro que nos ofrece el Señor mediante la oración o la simple intención de estar en Su Camino.

 

Confiemos en la Voluntad del Señor, y que el bien siempre vence y la maldad se hace evidente en algún momento y se destapa frente a todos para ser apartada. No dudes en tu bondad, no dudes que el bien siempre termina ganando, aunque pienses que los malvados se regocijan en sus riquezas o éxitos aparentes. El mayor éxito viene en la bondad, porque es bendecida por el Señor y traerá muchos frutos en tu vida y en tu entorno.

 

Les deseo una grandiosa semana llena de oportunidades de transmitir la fe y el Amor del Señor en sus vidas con sus acciones y palabras. Los quiero mucho!

 

Saludos desde Argentina!

Autora: Marilyn

El teléfono celular

 

Hoy en día nos vemos con el celular en la mano a todo momento, escribiendo mensajes, viendo las redes sociales y demás. Viajamos en transporte público y todos están absortos en esa burbuja informática, tanto que varios han sufrido robos a casusa de esto. También es común verlos caminando sin mirar de frente o de costado quien viene o que pasa alrededor. He visto a un deportista corriendo mirando su celular con los auriculares puestos, y no se percató que enfrente de él había unos obreros acarriendo grandes ramas de árboles a un camión, y casi se los lleva por delante y se choca. Afortunadamente uno de ellos lo esquivo y entonces no colisionaron. Es común también ver reuniones de amigos/as en las que cada persona está de esa forma también, hablando con otros amigos, con su pareja o con familiares escribiendo en el celular. Ya casi no miran a los ojos a quienes tienen enfrente. He visto también a parejas que mientras están sentadas en algún bonito restaurant están también escribiendo y hasta sacando fotos al lugar y a la comida a cada momento. Almuerzos de trabajo o de estudio en donde no se mira a los ojos y se conversa, sino que miran ese pequeño aparatito en sus manos. Y el común denominador de todos es esa expresion de leve sonrisa o hasta una estruendosa carcajada que les produce esas conversaciones. Una emoción producida a través de un aparato telefónico, cuando tienen personas reales enfrente de ellos, con las que podrían estar hablando, riendo, escuchando….

capture

Creo que al estar tan absortos así, nos perdemos vivir una vida real. En donde los abrazos, las palabras, las miradas cobran sentido y producen verdaderas emociones y sensaciones. Hasta discusiones se producen a través de ese aparato, malinterpretaciones a la orden del día. Porque al ser una pantalla en donde sólo se pueden escribir palabras, signos y emoticones, no percibimos tonos de voz, no observamos la mirada, ni la corporalidad en la expresion. Nos perdemos la comunicación real. Por esto creo que, si bien es muy beneficiosa la tecnología en nuestra vida, en este caso, podríamos acotar esas charlas sólo a cuestiones informativas. Cómo ser avisar que hemos llegado bien a destino, que llegaremos mas tarde o mas temprano de lo acordado o alguna cuestion especifica que queramos contar. Pero evitaría utilizar ese medio para comunicar situaciones serias o complejas que requieran bastante conversación e involucre posibles malos entendidos y sentimientos encontrados.

Creo que Dios nos ha dado una vida llena de posibilidades que no estamos aprovechando por estar encerrados en ese medio de comunicación tan irreal. Los aliento a fomentar la conversación en persona cuando sea posible, a mirar  a los ojos y a expresarnos en su totalidad sin intermediar una pantalla. Las relaciones humanas son una bendición y creo que es hermoso que las valoremos y les demos el espacio y la atención que se merecen. Los invito a vivir de una manera más real y no tan tecnológica cuando no sea necesario.

Autora: Marilyn

Valorar lo cotidiano

 

Hoy me gustaría reflexionar sobre el valor de la vida, sin antes detenerme en esas situaciones complicadas que parecen opacar y debilitar nuestra actitud de valoración a la propia existencia.

 

di-si-a-la-vida

Creo firmemente que las situaciones dificiles en la vida nos hacen mas fuertes y valientes, producen en nosotros una renovación tal que todo a nuestro alrededor es visto de otra forma, a través de un prisma de diferente color. Al pasar por momentos de profunda tristeza y desolación, de esos en los que la más completa oscuridad nos acompaña, donde nada tiene sentido ni aún el propio existir, donde todo parece perdido y que nada tiene solución… Todo se ve tan negativo, tan teñido de gris, personas que nos critican, que nos comparan, nos rebajan y subestiman, no somos nada valioso para nadie, o así lo entendemos. Lloramos, sufrimos en soledad, nuestro corazón se desgarra en la más profunda desesperación, y nuestro cuerpo se va consumiendo a la par de nuestra mente y nuestra alma. Y en el momento que tocamos fondo, tomamos conciencia que en realidad nunca estuvimos solos, porque esa voz en nuestro interior que nos decía que vivimos para algo, que somos valiosos, y que nuestra existencia tiene una misión única, era Dios. El Señor nos acompañaba en cada momento, y se presentaba en esas personas que nos daban un cálido abrazo, que nos reconfortaban con sus palabras de aliento o en esos momentos en los que no tomabamos el valor para hacernos daño porque sabíamos que algo nos detenía. Era el Amor de Dios, nuestro Padre.

Logramos atravesar esas situaciones y nos recuperarnos con la ayuda de Dios, de la medicina, familia, amigos y demás (porque Dios utiliza también a los profesionales de la salud y a las personas a nuestro alrededor para obrar en nosotros). Luego de vencer esos momentos, que hasta pueden ser de años de duración, notamos que han dejado una huella en nosotros, en nuestro interior mas profundo, en lo mas hondo de nuestro ser. Luego de la tormenta más oscura van apareciendo los primeros destellos de luz hasta poder deslumbrar el radiante sol en nuestras vidas. Lo podemos ver manifestado en la finalización de nuestros estudios académicos, conocer a esa persona especial que se convirtió en nuestra pareja en el camino de la vida, encontrar personas maravillosas a las que podemos llamar amigos, poder trabajar, comer, beber, ser capaces de salir, de viajar en transporte público, de movilizarnos por nuestros propios medios. Y también en la naturaleza, apreciar la belleza del canto de los pájaros al amanecer, el cielo con sus tonalidades perfectamente difuminados en hermosos atardeceres mágicos, esa brisa fresca luego de un día caluroso, esas noches de verano donde se respira el aroma del jardín húmedo luego de una llovizna fresca y renovadora, la sonrisa de los niños…

Situaciones cotidianas que pasan desapercibidas con facilidad, ensimismados en la voragine de una vida llena de actividades y compromisos. Vida autómata, donde parecemos robots que producen solamente. Dormir, comer, trabajar, viajar de regreso, y el ciclo se repite sin fin. Con un breve lapso de vacaciones, si es que nuestra mente puede descansar de esa agitación acumulada. Stress, nerviosismo, ansiedad, palabras que han llenado nuestro vocabulario moderno hoy en día. Y creo que la solución está en detenernos en algún momento a apreciar, realmente valorar y dar gracias a Dios de corazón por tener salud, vida, amor. Si pudieramos vivir asi cada día seríamos felices, y ante cada dificultad veríamos el rostro de Dios y su Amor, sabríamos que hay cosas mucho peores, y que realmente somos afortunados de ser, hacer y tener todo lo que tenemos. Por eso hoy te invito a estar atentos y apreciar los detalles de la vida y las acciones que forman parte de tu vida habitual: despertar en un acogedor hogar, ir a trabajar o a estudiar, estar rodeado de personas que nos aprecian, poder respirar, poder vivir. ….

La vida es un milagro, es lo más bello que nos pudo haber pasado, sea cual sea la situación que estés atravesando en este momento, te aseguro que todo pasará. Y si no te rindes y te aferras al Señor en tu oración, El te ayudará y pondrá en tu camino a esas personas que serán fiel reflejo de Su Presencia en tu vida. Valoremos la vida en su mas mínimo detalle de cotidaneidad, en cada pequeña accion demos gracias a Dios y disfrutemos. Dios quiso que vivamos. ¡Animo y a seguir! ¡Los quiero!

Autora: Marilyn