Sé feliz

Expresar Amor

 

Hola queridos lectores, ¿cómo están?

Les agradezco sus visitas y comentarios. Me llana de felicidad ver los frutos de éste Blog, sea todo para la gloria del Señor. Yo sólo quiero ser un humilde instrumento en Sus manos y poder escribir para transmitir Su Amor.

 

 

Hoy me gustaría reflexionar acerca del amor. ¿Que bonito sentimiento verdad? Si bien se puede decir que es abstracto, también es tangible porque se puede sentir, experimentar y ver. El amor se siente muy dentro del corazón, inundando nuestro ser de una cálida sensación que nos transmite alegría y paz. Lo podemos experimentar en la interacción con el otro. Lo vemos en las acciones de quienes están unidos por el lazo de ese hermoso sentimiento. Se trata de expresiones de cariño en diversas formas. Es la manifestacion del Amor de Dios en nosotros, la cual podemos transmitir. Si no albergaramos Su Amor en nuestro corazón, no podría salir de allí tan puro y genuino hacia el otro. Transformándose en acciones como fidelidad, cuidado, atención, escucha, empatía, generosidad….

 

El mismo Dios es la perfecta y pura expresión del Amor. El es Amor. Su presencia se experimenta en nosotros cuando podemos amar al otro. Agradecemos al Señor habernos dado la capacidad de amar y ser amados más allá de todo impedimento físico o emocional. Todos merecemos rodearnos de amor. Los más necesitados, los pequeños, los marginados….

 

Jesús mismo es ejemplo del brindarse al otro sin importar la condición o jerarquía social. Todos y cada uno de nosotros somos valiosos ante Sus ojos. Somos únicas y hermosas creaciones de Su Amor. Fuimos dotados de razón y emoción, siendo seres maravillosos que somos capaces de sentir y pensar. Esto quiere decir, que si alguna relación en la que nos estamos ofreciendo desinteresadamente no nos significa ningún fruto, podemos analizar la situación y alejarnos en armonía. El Señor quiere nuestra felicidad, y eso significa muchas veces tomar distancia de ciertas personas o situaciones según Su Voluntad.

 

¿Cuántas veces no fuimos valorados cuando nos brindamos al otro? ¿Cuántas veces sentimos el desprecio sin causa de alguien a quien realmente admiramos? ¿Cuántas veces hemos sido rechazados? Pues bien, creo que es bueno recordar que hasta al mismo Dios le ocurrió. Cuando se presentaba ante multitudes dando a conocer verdades de fe, usualmente era abucheado o no comprendido por algunos. Así también nos puede ocurrir a nosotros, aunque la intención sea bondadosa para los demás. No lo tomemos como algo personal, es solamente que no están preparados para albergar en ellos el Amor.

 

Diversas situaciones convierten un corazón de carne en un corazón de piedra, incapaz de amar o ser amado. Dejémos que el Señor actúe en ellos y limitemos nuestro accionar a orar mientras El transforma su interior. De otra manera, es posible que nos dañemos en una relación forzada en la que uno sólo es quien se esfuerza por dar.

 

Por eso, anímate a ser amado y amar. Cuida tu corazón y el ajeno también. Transmite con tu accionar y tu pensamiento el Amor de Dios. Distribuye bondad y  generosidad siempre que tengas la oportunidad, cuidando tu persona e integridad. Eres una creación maravillosa de Dios, que merece respeto y valoración. Recuerda que la primer persona que debe cuidarse, eres tú.

 

¡Les envío un gran abrazo! ¡Bendiciones!

Marilyn

Anuncios

Nuestros cambios

 

Hola queridos hermanos,

Ante todo, quiero disculparme por mi ausencia del Blog en estos meses. Ha llenado mi alma de regocijo el ver tantos comentarios, que me he dedicado a responder a cada uno con total atención. Espero que sigan leyendo mi Blog y compartiéndolo para la gloria de Dios.

 

 

time for change

 

 

En esta ocasión, me gustaría reflexionar con ustedes acerca de los cambios. Creo que todos tenemos cosas para mejorar, actitudes a modificar, gestos que no son los adecuados o los mas amables. Quizás nos damos cuenta de ello cuando otra persona nos lo dice, tal vez esa persona que amamos es la que más nos hace enfrentar con la realidad de nuestras propias miserias. Porque queremos ser la mejor version de uno mismo para esa persona especial. Pero en el camino, nos olvidamos que Dios nos creó perfectos a su modo, somos creaturas hechas a imagen y semejanza de nuestro Señor. ¿Y qué quiere decir eso? Nuestra esencia es pura, sana, libre. Tenemos en nuestro interior un potencial extraordinario del cual no estamos percatados. Siempre queriendo agradar, siempre queriendo ser como los demás lo disponen. Pero el Señor nos dió la vida con un propósito, y esa misión es ser feliz con nuestras cualidades y nuestros errores.

 

Creo firmemente que es muy importante tener paciencia con uno mismo y en consecuencia, con los demás a nuestro alrededor. El amor se trata de eso también. La paciencia y la tolerancia en momentos difíciles. Poder comprender, tratar de ponernos en el lugar de la otra persona y reaccionar con todo el amor de Dios que tenemos dentro nuestro. Eso no significa ser pisoteados ni mucho menos, significa ser dignificados utilizando el respeto y la comprensión al prójimo.  Aunque sea con pequeñas actitudes de cada día, para poder ser  mejores instrumentos de Dios para brindar Su Amor. Y si lo vemos como el sentido de la vida es aún mas gratificante, puesto que siempre tendremos un motivo para levantarnos con ánimo y una sonrisa cada mañana. Sabiendo que por delante tenemos una nueva oportunidad de valorarnos, apreciarnos y trabajar en las cosas que queremos cambiar para nuestro bien y el de los demás.

 

Por eso, te animo a que cada nuevo día te propongas darle un sentido más pleno a tu jornada. Sabiendo que en cada acción que haces, por pequeña que sea, es un gran avance hacia la plenitud de tu persona. Y siempre tendrás un nuevo comenzar para poder seguir puliendo esas impurezas de tu ser, propias de la humanidad. Recordemos siempre que el Señor nos acompaña en cada paso, en cada avance, y que todo pasa por algo. Y de las dificultades y obstáculos puedes sacar mucha bendición también, aprendizaje y fortaleza. Con lo cual, no te desanimes! Sigue adelante y verás como todo toma el curso que debe tomar según la Voluntad del Señor. Entrega tu vida en Sus manos y verás como todo se clarifica y entiendes mejor en medio de tus dudas y pensamientos.

 

Dios te ama. Amate tu también.

Autora: Marilyn

Viva la vida!!

 

Hola queridos hermanitos!

En esta ocasión les vengo a decir que la vida es hermosa!! Arriba el ánimo! A moverse! A bailar! Fíjate las cosas lindas de la vida! Hay muchas personas que los quieren! Muchas bendiciones en tu vida que ni siquiera te pusiste a ver! Vive la vida con alegría!!!! 

 

 

Alaba a Dios cada vez que te despiertas en las mañanas porque te ha dado un nuevo día para vivir! Entrégale todo tu día al Señor! Alaba a Dios cuando te acuestes a dormir pues te ha acompañado toda la jornada!

 

Te invito a ver en los detalles las grandes bendiciones de Dios y la manifestación del Amor de nuestro Padre Celestial. El te ama tanto!!! ni te imaginas! eres tan preciado para El! Te valora mucho! El te creó, te planeó y te amó desde antes que nacieras! Animo!

 

Un abrazo grande! Los quiero mucho!!

 

Autora: Marilyn 

Gracias Señor!!

 

En este día los invito a agradecer a Dios por sus vidas y todo lo que hay en ellas. Bendito seas Señor, alabado seas por nuestras vidas!!

 

 

 
Gracias Señor por mi vida, por crearme, por querer que naciera. Gracias por mi familia. Por mis padres, por mi hermano. Por hacerme nacer en el seno de una familia unida y que me acompañan en este camino de la fe católica desde chiquita. Gracias por darme un lugar al que puedo llamar hogar.

 

Gracias por darme buena salud. Gracias por mis sentidos: vista, tacto, olfato, oído, gusto. Gracias por poder ver tu hermosa creación cada mañana, los hermosos árboles, el cielo azul profundo y el sol luminoso. Gracias por poder tocar una suave rosa y sentir su delicadeza y pureza, gracias por poder escuchar el canto precioso de los pajaritos cada mañana cuando despierto y en ese momento poder alabarte por tu creación y contemplar la lectura de la Palabra donde dices que si Tu te ocupas de los pajaritos, que son tu creación, cuánto más te ocuparás de nosotros, tus hijos. Gracias por poder degustar sabrosas comidas e infusiones, gracias por brindarme alimento todos los días, gracias por hacerme capaz de poder trabajar y estudiar.

 

Gracias por poner personas maravillosas en mi camino: mis amigos, mis compañeros de estudio y de trabajo, y también por poner en mi camino a esa persona que me brinda su amor y juntos aprendemos lo que es el amor sincero y puro de a dos. Gracias Señor por la vida de todas esas personas, gracias por crearlos y guiarlos hacia mi vida. Gracias porque sé que los cuidas. Sigue derramando Tu Espíritu Santo sobre todos ellos, que sea como un potente río de agua viva que los limpia y derriba de sus vidas todo lo que no es Tuyo. Bendícenos Señor. Te los entrego.

 

Gracias Señor por todo esto y mucho más. Sabes que mi vida es tuya, que vivo por y para Ti. Que me ofrezco cada día como un humilde instrumento por si me quieres usar, para que puedan otros conocer Tu gran Amor. Para que los que quieran conocerte lo puedan hacer a través mío si es Tu Voluntad. Que mis ojos sean Tus ojos, y se vean reflejados la bondad y la pureza de Tu Amor, que mi boca sea Tu boca, y salgan de ella palabras dulces y amorosas que transmitan la fe pura de Tu Amor, que mis pies sean Tus pies para poder caminar estar firme de pie para transmitir Tu palabra. Que mis brazos sean Tus brazos para abrazar al hermano con afecto y sienta en mi abrazo, Tu abrazo. Amen

 

Autora: Marilyn 

Dios te dice:

 

Tú dices: “Es imposible”
Dios te dice: “Todo es posible” (Lucas 18:27)

 

Tú dices: “Estoy muy cansado.”
Dios te dice: “Yo te haré descansar” (Mateo 11:28-30)

 

Tú dices: “Nadie me ama en verdad.”
Dios te dice: “Yo te amo” (Juan 3:16 y Juan 13:34)

 

Tú dices: “No puedo seguir.”
Dios te dice: “Mi gracia es suficiente”. (II Corintios 12:9 y Salmo 91:15)

 

Tú dices: “No puedo resolver las cosas.”
Dios te dice: “Yo dirijo tus pasos”. (Proverbios 3:5-6)

 

Tú dices: “Yo no lo puedo hacer.”
Dios te dice: “Todo lo puedes hacer.” (Filipenses 4:13)

 

Tú dices: “Yo no soy capaz.”
Dios te dice: “Yo soy capaz.” (II Corintios 9:8)

 

Tú dices: “No vale la pena.”
Dios te dice: “Sí valdrá la pena.” (Romanos 8:28)

 

Tú dices: “No me puedo perdonar.”
Dios dice: “Yo te perdono.” (I Juan 1:9 y Romanos 8:1)

 

Tú dices: “No lo puedo administrar.”
Dios dice: “Yo supliré todo lo que necesitas.” (Filipenses 4:19)

 

Tú dices: “Tengo miedo.”
Dios te dice: “No te he dado un espíritu de temor.” (I Timoteo 1:7)

 

Tú dices: “Siempre estoy preocupado y frustrado.”
Dios te dice: “Hecha tus cargas sobre Mi”. (I Pedro 5:7)

 

Tú dices: “No tengo suficiente fe.”
Dios te dice: “Yo le he dado a todos una medida de fe”. (Romanos 12:3)

 

Tú dices: “No soy suficientemente inteligente.”
Dios te dice: “Yo te doy sabiduría.” (Corintios 1:30)

 

Tú dices: “Me siento muy solo.”
Dios dice: “Nunca te dejaré, ni te desampararé.” (Hebreos 13:5)

 

Dios te bendiga

La ayuda de la medicina

 

Hola queridos lectores,

Hoy me gustaría recordar la importancia de la medicina en nuestra sanación, tanto física como emocional.

La importancia de la medicina

A veces pensamos que solamente la oración nos sanará esa enfermedad o dolor, esa angustia que sentimos,  depresión,  tristeza, o alguna dificultad. Es cierto que puede pasar eso, que Dios nos manifieste Su gran poder sanador y quedemos sanos al instante durante una oración (y hay muchos casos prueba de esto). Y es verdad que para Dios nada es imposible.

 

A lo que me refiero es que muchas veces seguimos con la misma dificultad, orando y orando y no vemos que la medicina también nos puede ayudar. No vemos que la medicina, los médicos y los especialistas en salud mental son instrumentos de Dios para nuestra sanación.

 

Recomiendo orar mucho antes de presentarte con un médico. Para que Dios nos ayude primero a encontrar al médico que nos ayudará a sanar. Y luego, orar antes de ir a su encuentro, para que Dios lo inspire para realizar el tratamiento adecuado de la mejor forma,  para que nos diga las palabras que necesitamos que oír y si fuera necesario, nos recete el medicamento que es el correcto para nuestra sanación.

 

Creo firmemente que la sanación proviene de dos fuentes: de Dios y de la medicina. Y creo que lo que une a esas dos fuentes es nuestra voluntad, porque por más que pidamos a Dios y vayamos al médico, tenemos que poner esfuerzo para sanar, corrijiendo e intentando lo que podamos hacer por poco que parezca (quizas empezar la modificación de algún hábito).

 

Te aseguro que Dios te va sanar, solo hay que tener paciencia, se hará en el tiempo de Dios. Hay sanaciones instantáneas por obra de la gracia de Dios, pero tambien hay procesos de sanación. Un proceso, es decir, un camino que hay que ir transitando. Ten fe, ten paciencia, se logrará.

 

Recuerda siempre que hoy en día la medicina está muy avanzada y para Dios nada es imposible, ninguna enfermedad fisica o mental es mas fuerte que el gran poder sanador y liberador de nuestro Señor.

 

Alabado seas Señor por ser nuestro Salvador!

Autora: Marilyn

Cuidar los pensamientos

 

Ten cuidado con tus pensamientos, se volverán palabra.

Ten cuidado con tus palabras, se volverán actos.

Ten cuidado con tus actos, se volverán costumbres.

Cuidado con tus costumbres, serán tu carácter.

Cuida tu carácter, será tu destino, será tu vida.

 

pensamiento positivoLos invito a cultivar pensamientos positivos. Cada vez que venga a nuestra mente algo negativo lo reemplazamos por algo positivo. Así por ejemplo, cuando pensemos que algo malo puede pasar, imáginemos todo lo bueno que podría pasar. O cuando tengamos un miedo a algo en particular y pensamos sus posibles consecuencias, cambiémos ese pensamiento por otro distinto lleno de vitalidad, alegría y libertad. Pensemos positivamente y empezaremos a ver los frutos de una vida más plena y feliz. Marilyn

 

 

LA VIDA ES UN JARDIN

Lo que siembres en ella, eso te devolverá.

Asique elige semillas buenas, riégalas y con seguridad tendrás las flores más hermosas. Cada acto, palabra, sonsrisa o mirada es una samilla. Procura entonces que caiga tu semilla en el surco abierto del corazón de los hombres y vigila su crecimiento. Procura, además, que sea como el trigo que da pan a los pueblos, y no produce espinas ni cizañas que dejan estériles las almas.

Muchas veces sembrarás en el dolor, pero esa siembra traterá frutos de gozo. A menudo sembrarás llorando, pero, ¿quién sabe si tu semilla no necesita del riego de tus lágrimas para que germine?

No tomes las tormentas como castigos. Piensa que los vientos fuertes harán que tus raíces se hagan más profundas para que tu rosal resista mejor lo que habrá por venir.

Y cuando tus hojas caigan, no te lamentes; serán tu propio abono, reverdecerás y tendrás flores nuevas.

Cada acto, cada palabra, cada sonrisa, cada mirada es una semilla. Procura hacer siempre “una siembra de amor”

Autor desconocido

 

PD: Los invito también a visitar el post “6 claves para ser feliz”  https://sentirsefeliz.wordpress.com/2012/04/15/6-claves-para-ser-feliz/

1 2 4