Motivos para estar feliz

 

Cuando no encuentres razones para estar feliz, y veas todo gris en tu vida, te invito a recordar estos verdaderos motivos de felicidad:

*Por el milagro de la vida.

*Por los logros alcanzados.

*Por los pequeños pasos de superación que damos.

*Por la alegría y gratitud que despertamos en otros.

*Por el trabajo bien hecho y realizado con amor.

*Por la sonrisa y los gestos amables de los niños.

*Por la familia, quienes estan junto a nosotros siempre, sin condiciones.

*Por los amigos y amigas, luces en el camino que nos ayudan en momentos grises y comparten nuestra alegría  en momentos de esplendor.

*Por la suave brisa que podemos sentir acariciando nuestro rostro.

*Por el cálido sol iluminando nuestra vida.

*Por el esplendoroso y magnífico cielo que podemos contemplar.

*Por las hermosas estrellas luminosas y la luna también.

* Por poder disfrutar un espacio al que llamamos “hogar”.

*Por tener la posibilidad de estudiar.

*Porque nuestra existencia es importante para otras personas.

*Porque una palabra nuestra puede cambiar una vida.

*Porque un gesto nuestro puede alegrar a una persona.

*Porque podemos ser solidarios ante el dolor ajeno.

*Porque somos útiles instrumentos de Dios en la construcción de Su Reino.

*Y…Porque Dios nos ama!

 

Autora: Marilyn

Anuncios

Eres muy afortunado!

 

Los invito a valorar tu vida tal cual es ahora.

 

Ayer vi una pelicula. Se trataba de una chica de 16 años que quería ser grande, y pensaba que de  mayor iba a ser mas feliz, y tendría todo lo que quisiera y todo estaría bien. Por estar pensando asi todo el tiempo, no se daba cuenta que en realidad su verdadera felicidad se encontraba justo ahi, en ese momento, con sus 16 años. Se dio cuenta que ser adulto en realidad no era tan lindo como lo pensaba: vivir sola, la independencia, pagar la renta, etc. Eran todas responsabilidades que a esa edad no las tenía, pero no se daba cuenta.

 

 

Esa pelicula me hizo reflexionar… Nosotros somos jóvenes, quizas estés en la secundaria o en la universidad, y piensas que todo será mejor cuando termines los estudios, cuando seas “grande”, “independiente”.

 

Pero te invito a detenerte un momento, y mirar a tu alrededor: tu familia, tus amigos, tu espacio en tu casa, tu habitación, la posibildad de estar con tu familia todos los días, de contar con tiempo para estudiar, la oportunidad de tener la suficiente salud y vitalidad para salir a pasear, la suficiente energía para bailar, el lindo momento que te puedes tomar para ver una pelicula cómodamente en tu cama. Son todas cosas que no le damos importancia, pensamos que son cosas comunes, que todo el mundo las tiene, pero no es así. Muchisimas personas darían todo lo que tienen para tener tu vida. Piénsalo, reflexiona….

 

Y luego disfruta cada momento que vives, cada momento que tienes es un regalo de Dios, cada persona que está en tu vida es un ángel que  te envía Dios. Por eso trata de ver las cosas positivas de la vida.

Disfruta tu vida tal y como es ahora. Eres afortunado.

 

Un abrazo,

Marilyn.

6 claves para ser feliz

 

1) CULTIVAR PENSAMIENTOS POSITIVOS

Si controlas tu pensamiento, controlas como te sientes. Es increible!! Pero es verdad, lo estoy poniendo en práctica y funciona.

Si estás pensando algo negativo sobre tu persona, sobre tu vida o los demás. Identifica ese pensamiento y en ese mismo momento cámbialo por lo mismo pero en positivo. Es decir, si estás pensando “No sirvo para nada”, cambia el pensamiento y piensa “Tengo muchas capacidades únicas”. Si estas pensando “La vida es horrible, no hay nada lindo en ella”, cambia y piensa “La vida es hermosa, hay muchas cosas lindas en ella”. Si piensas “soy inútil” cambia y piensa “Soy muy útil” …. Tiene que ser en el momento. Haz la prueba… ¿Qué estás pensando ahora? ¿Te gusta ese pensamiento? ¿Quieres que se haga realidad?

Lo que pensamos genera sensaciones, sentimientos, impacta en el cuerpo. Muchas de las enfermedades tienen su origen en el pensamiento. Si una persona está llena de rencor y odio, lo puede manifestar en su interior, en su cuerpo, se hace una “implosión” y se enferma. Al no poder expresarlo en palabras, eso queda dentro y enferma. Por eso es muy importante expresar lo que sentimos, ponerlo en palabras. Y al mismo tiempo trabajar en cambiar los pensamientos negativos  a positivos.

 

 

2) HACER ALGO QUE TE GUSTA TODOS LOS DÍAS

 

Otra clave importante para generar buenos sentimientos y ser feliz es hacer algo que nos gusta todos los días, aunque sea un momento del día, reservalo para hacer lo que te hace feliz. Puede ser el arte, la música, salir a caminar, o simplemente estar relajado en un sillón o mirando el cielo.

 

 

3) VER EL LADO BUENO DE LAS COSAS

Otra cosa que podemos hacer es ver el lado bueno de las cosas y de las personas. En vez de estar criticando a las personas que están a tu alrededor, trata de pensar las cosas buenas que tienen, aunque te cueste encontrar algo bueno, todas las personas tienen aunque sea una partecita buena. Ver las cosas positivas de las situaciones, de las personas…

Sé que puedes decir que a veces hay situaciones que son muy difíciles de cambiar, como por ejemplo el dolor ante una enfermedad, ante la pérdida de un ser querido, etc…. Pero en esos momentos puedes recordar las cosas bonitas que viviste con esa persona, o en el caso de la enfermedad, puedes utilizarla como un impulso para seguir adelante, y no como un obstáculo. Que esa situación te impulse a seguir y no a detenerte.

 

 

4) SER PERSEVERANTE

Seguir a pesar de todo, pasándo los obstáculos. Y si hay fracaso, pues bien, de él aprenderás. Y entonces sacarás algo positivo. No le tengas miedo al fracaso, muchas personas éxitosas pasaron por esa situación y siguieron adelante. Y ahora se ríen de esos momentos , porque de esa experiencia aprendieron, y les dió impulso para seguir.

 

 

5) ALÉJATE DE LAS “PERSONAS TÓXICAS”

Otra cosa importante que deberías hacer es sacar de tu vida a esas “personas tóxicas”, aléjate de ellas. Me refiero, personas con celos, odios, quejosas, negativas, que llenan de culpa y rencor, que siempre te “tiran para abajo”, y dicen siempre cosas que tú no estás de acuerdo, es decir, personas que no comparten tus ideales. Parece brusco decirlo asi, epro es verdad, es la única solución, porque sino esas personas luego te arrastran a hacer o decir las cosas que ellos hacen o dicen. Las personas con las que tenemos trato influyen en nuestra forma de ser, como dice el dicho: “Dime con quien andas y te diré quien eres”

 

 

6) SER AGRADECIDO

Y por último, sé agradecido con todas las cosas bonitas que hay en tu vida. Piensa en todas las personas que no tienen lo que tú tienes. Piensa en los chicos hambrientos, (y tú te quejas con tu plato de comida), en las personas sin abrigo (y tú te quejas porque no tienes el abrigo de última moda), en las personas solas sin familia (y tú te quejas por tu familia)….. Sé agradecido.

 

 

 

EJEMPLO DE PENSAMIENTO POSITIVO:

El experto en motivación Og Mandino insiste en la importancia de perseverar hasta terminar un trabajo y dice:

“Jamás aceptaré la derrota. Retiraré de mi vocabulario las palabras y frases como darse por vencido, no puedo, no soy capaz, imposible, no se puede, improbable, fracaso, no se puede implementar, no resultará y me retiro. Evitaré la desesperación, pero si esta enfermedad de la mente me llegara a infectar, entonces seguiré adelante aunque esté desesperado. Trabajaré y resistiré. Haré a un lado los obstáculos y pondré los ojos en mis metas, porque sé que donde termina el árido desierto, está el verde pasto… Olvidaré los acontecimientos del dí que se fué, sean buenos o sean malos, y daré la bienvenida al nuevo sol con la confianza de que éste será el mejor día de mi vida”.

 

 

Autora. Marilyn

Sentirse feliz

Nos centramos en lo oscuro de nuestro alrededor. Y no sabemos aprovechar todas las bendiciones que hay en nuestra vida. Como estamos acostrumbrados, no les prestamos atención a lo que nosotros creemos que son detalles: como tener un hogar, una familia, alguien que te cuida, alguien que te aconseja, poder ir a la escuela, etc.

Nos quejamos. Cada quien puede tener sus motivos, pero  siempre habrá alguien que gozaría viviendo nuestra situación, o teniendo lo que nosotros desechamos.

“La gente más feliz no es la que tiene lo mejor de todo sino la que hace lo mejor con lo que tiene” (J. Brown)

Decidir ser feliz

En cierta ocasión durante un seminario para novios, le preguntaron a un joven: “¿Te hace feliz tu novia? ¿Verdaderamente te hace feliz?”

En ese momento ella levantó ligeramente el cuello en señal de seguridad, sabía que diría que sí, pues el jamás se había quejado durante su noviazgo. Sin embargo el joven respondió con un rotundo: “No… no me hace feliz”

Y ante el asombro de la novia… continuó: “No me hace feliz. ¡Yo soy feliz! El que yo sea feliz o no, eso no depende de ella, sino de mí.

Yo soy la única persona, de quien depende, mi felicidad.

Yo determino ser feliz en cada situación y en cada momento de mi vida, pues si mi felicidad dependiera …de alguna persona, cosa… o circunstancia. … sobre la faz de esta tierra, yo estaría en serios problemas.

Todo lo que existe en esta vida, cambia continuamente: el ser humano, las riquezas, mi cuerpo, el clima, los placeres… Y así podría decir una lista interminable.

A través de toda mi vida, he aprendido algo: decido ser feliz y lo demás lo llamo; experiencias,amar,perdonar,ayudar,comprender,aceptar,escuchar,,,

Hay gente que dice:

“No puedo ser feliz … porque estoy enfermo, porque no tengo dinero, porque hace mucho calor, porque alguien me insultó, porque alguien ha dejado de amarme, porque alguien no me valoró…”

Pero …lo que no sabes es que ….PUEDES SER FELIZ.…..
aunque… estés enfermo,
aunque… haga calor,
aunque… no tengas dinero,
aunque …alguien te haya insultado,
aunque …alguien no te amó ,
o no te haya valorado .

Ser feliz es una actitud ante la vida, que cada uno decide.

La vida es como andar en bicicleta, te caes, solo si dejas de pedalear.

La felicidad no se compra

Nadie sabe dar una respuesta demasiado clara cuando se pregunta por la felicidad. ¿Qué es de verdad la felicidad? ¿En qué consiste realmente? ¿Cómo alcanzarla? ¿Por qué caminos?

Ciertamente no es fácil acertar a ser feliz. No se logra la felicidad de cualquier manera. No basta conseguir lo que uno andaba buscando. No es suficiente satisfacer los deseos. Cuando uno ha conseguido lo que quería, descubre que está de nuevo buscando ser feliz.

También es claro que la felicidad no se puede comprar. No se la puede adquirir en ninguna planta de ningún gran almacén, como tampoco la alegría, la amistad o la ternura.

Con dinero sólo podemos comprar apariencia de felicidad.

Por eso, hay tantas personas tristes en nuestras calles. La felicidad ha sido sustituida por el placer, la comodidad y el bienestar. Pero nadie sabe cómo devolverle al hombre de hoy el gozo, la libertad, la experiencia de plenitud.

Nosotros tenemos nuestras «bienaventuranzas». Suenan así: Dichosos los que tienen una buena cuenta corriente, los que se pueden comprar el último modelo, los que siempre triunfan, a costa de lo que sea, los que son aplaudidos, los que disfrutan de la vida sin escrúpulos, los que se desentienden de los problemas…

Jesús ha puesto nuestra «felicidad» cabeza abajo. Ha dado un vuelco total a nuestra manera de entender la vida y nos ha descubierto que estamos corriendo «en dirección contraria».

Hay otro camino verdadero para ser feliz, que a nosotros nos parece falso e increíble. La verdadera felicidad es algo que uno se la encuentra de paso, como fruto de un seguimiento sencillo y fiel a Jesús.

¿En qué creer? ¿En las bienaventuranzas de Jesús o en los reclamos de felicidad de nuestra sociedad?

Tenemos que elegir entre estos dos caminos. O bien, tratar de asegurar nuestra pequeña felicidad y sufrir lo menos posible, sin amar, sin tener piedad de nadie, sin compartir… O bien, amar… buscar la justicia, estar cerca del que sufre y aceptar el sufrimiento que sea necesario, creyendo en una felicidad más profunda.

Uno se va haciendo creyente cuando va descubriendo prácticamente que el hombre es más feliz cuando ama, incluso sufriendo, que cuando no ama y por lo tanto no sufre por ello.

Es una equivocación pensar que el cristiano está llamado a vivir fastidiándose más que los demás, de manera más infeliz que los otros. Ser cristiano, por el contrario, es buscar la verdadera felicidad por el camino señalado por Jesús. Una felicidad que comienza aquí, aunque alcanza su plenitud en el encuentro final con Dios.

Sean felices…




“Jesús, al ver toda aquella muchedumbre, subió al monte. Se sentó y sus discípulos se reunieron a su alrededor. Entonces comenzó a hablar y les enseñaba diciendo:

Felices los que tienen el espíritu del pobre, porque de ellos es el Reino de los Cielos.

Felices los que lloran, porque recibirán consuelo.

Felices los pacientes, porque recibirán la tierra en herencia.

Felices los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados.

Felices los compasivos, porque obtendrán misericordia.

Felices los de corazón limpio, porque verán a Dios.

Felices los que trabajan por la paz, porque serán reconocidos como hijos de Dios.

Felices los que son perseguidos por causa del bien, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Felices ustedes, cuando por causa mía los insulten, los persigan y les levanten toda clase de calumnias. Aléngrense y muéstrense contentos, porque será grande la recompensa que recibirán en el cielo. Pues bien saben que así persiguieron a los profetas que vinieron antes de ustedes”

(Mt 5, 1-12)